El filón del Lince ibérico

foto14.thumbnail.jpg

  |  .
Acabamos de leer la noticia de la muerte por electrocución de una hembra de lince (El Mundo, 09.10.08), en el centro de La Olivilla (Jaén), que había sido capturada de la libertad para ser sacrificada a ese monumento al descaro y a la incompetencia que son los planes de cría en cautividad del lince, para lo que han robado ya de sus camadas 52 animales que tenían muchas posibilidades de supervivencia en su medio natural.

Las noticias sobre muertes de linces (las que salen a la luz, claro) son una constante, aunque de la mayoría de las muertes o mutilaciones (o incluso algún aborto en el momento de la captura) no nos enteramos. Valgan como muestra los siguientes párrafos de una carta particular: “œTengo una viña en la Sierra de Andújar en la zona más importante, los veo muy a menudo, hasta el punto de haber visto a los linces entrar a comer conejos, cazados por ellos, a mi corral buscando la seguridad de los muros. El proyecto lince instala continuamente capturaderos con palomos para los linces, pues bien, yo he presenciado la muerte por deshidratación e inanición de un lince capturado en una jaula situada a pleno sol que, por lo visto no se visitó en 4 o 5 días. Cuando se dieron cuenta estaba ya agonizando y no pudieron salvarlo. En fin, tendría más cosas que contarte que no se están haciendo bien. Hay mucho incompetente que no tiene ni idea en el manejo de estos animales.”

O este otro párrafo: “œa finales de 2007, en una finca de la Carretera del Santuario de la Virgen de la Cabeza (Andújar), construyeron un pequeño recinto alambrado en el que apresaron dos linces”¦pero olvidaron proporcionarles comida y agua. Y aparecieron muertos”. Esto es lo cotidiano desde hace treinta años, en lo que al lince se refiere. Solo se habían mantenido las poblaciones de los que quedaban en fincas particulares, fuera del alcance de actuación de los investigadores de la Estación Biológica de Doñana y del Programa Life. Pero acabados los linces en Doñana, a costa de subvenciones, claro, inventaron los Programas de Cría en Cautividad y se trasladaron a Sierra Morena, y otros puntos, iniciándose el robo de linces de fincas en los que estaban sobreviviendo en condiciones aceptables, a pesar de que se trata incluso de cotos de caza, para utilizarlos en el programa de cría en cautividad. ¿Para qué? Pues para, en el supuesto de que se reproduzcan, reintroducirlos en los lugares, como Doñana, en donde los linces desaparecieron a causa precisamente de la manipulación de estos investigadores. La rueda continúa, con fondos públicos (exterminar/reintroducir). Está claro que no se trata de proyectos para la supervivencia del lince sino para la supervivencia del Lobby del Lince.

Tengo a mano un listado de 152 “œtrabajos” realizados por el grupo que encontró en el lince un filón para hacer dinero, publicaciones, curriculos, viajes, conferencias, asesorías, ascensos”¦Los nombres se repiten (encabezados por Delibes, están Palomares, Beltrán, Ferreras, Rodríguez”¦con pequeñas concesiones a la participación en el festín de otros). Porque al lince, en contra de lo que pueda pensarse, no se le ha protegido sino que se le ha investigado (y mal porque ni siquiera conocen el número de linces que hay). Se llenaron de trampas sus territorios, siendo capturados durante muchos años con cepos acolchados, que dejaron mutilados, heridos o lesionados al 60% de los que cayeron en esos cepos. Los marcaron con collares rígidos y coloreados provistos de antena, que los imposibilitaron para la caza, no solo por aprisionarles el cuello sino por eliminar su principal arma, adquirida a lo largo de miles de años de evolución: el mimetismo. Lo estudiaron todo sobre el lince, reiteradamente: saliva, esperma, jugos gástricos, parásitos gastrointestinales, sangre, áreas de campeo, madrigueras, requerimientos tróficos durante la lactancia, tuberculosis, dieta, dispersión juvenil, matriz heterogénea, mortalidad no natural, copulaciones, alumbramientos, lactancia”¦ ¡hasta las lágrimas! Y hasta la extenuación, porque como vengo manteniendo, el lince es tratado como una pobre rata de laboratorio. Por si no fuese suficiente, se sumó a la nómina un gran tinglado del Programa LIFE/J.A., llenando de trampas y cámaras su territorio y robando ejemplares de los lugares en donde sobrevivían, dirigidos por el ínclito Sr. Simón (que después de tanto lince muerto tenía que haber sido cesado fulminantemente) y Dña. Astrid Vargas, Directora del Programa de cría en Cautividad. Fondos europeos para acabar con una especie protegida en la U.E.

En este largo y tenebroso culebrón hay más de 1.000.000.000 de pts. en proyectos sobre el lince, anteriores a 1990, solo en Doñana. A los que hay que sumar “œtrabajos sobre el lince” del 93 al 97 por importe de 64.260.110 pts., y más de 500.000.000 de pts. de la U.E./LIFE “entre 1996-1998-, “œpara la conservación del lince ibérico” (Crónica de El Mundo, 1.3.1998). Y subvenciones de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, de empresas públicas como TRAGSA y EGMASA, de empresas privadas, como la Glaxco Welcome, Lubricantes Visco, de la Fundación Botín (de esta 600.000 €), Fundación BBVA etc. A la fase del programa 2003-2006, le asignaron 30.000.000 € “œpara la conservación” del lince (el Mundo, 10.10.2002). En el debate que se planteó en el Senado sobre la supervivencia del lince se habló de 5.500.000.000 millones de pts. para la salvación de este mamífero, lo que, según las cuentas de la oposición, saldría a unos 20.000.000 de pts. por cada uno de los ejemplares que se estima que aún sobreviven. Pero es mucho más. Otros recientes “œtrabajos” sobre esta especie alcanzaron los 676.353 €. Etc. Los resultados están a la vista.

Proteger al lince es respetarlo, dejarlo en paz, pero esto no da dinero. Lo que estos investigadores llaman “œgestión del lince” es mucho más rentable. Así nos va, así le va al pobre y

Seguici in Facebook