La Unión Europea (UE) debe incluir con urgencia los viajes por avión en su programa contra el cambio climático

images7.jpg

Ir en tren, no en avión, por David Cronin

BRUSELAS, 4 sep 2007 (IPS) – La Unión Europea (UE) debe incluir con urgencia los viajes por avión en su programa contra el cambio climático, si el bloque aún tiene intenciones de cumplir sus promesas sobre reducción de emisiones de gases invernadero, advirtieron científicos británicos.
Desde 1990, las emisiones de dióxido de carbono en los aeropuertos europeos se incrementaron a una tasa de 2,5 por ciento anual, en el caso de los vuelos domésticos, y 4,5 por ciento anual en los internacionales. Este medio de transporte fue el que más rápidamente contribuyó al fenómeno del cambio climático, según el estudio divulgado este martes, elaborado por el Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático de la británica Universidad de Manchester.

A pesar de este crecimiento exponencial, la aviación fue excluida del programa de la UE que fija límites a las emisiones de gases invernadero en la industria, conocido por las siglas en inglés ETS. En diciembre de 2006, la Comisión Europea, rama ejecutiva del bloque, propuso terminar con esa excepción. Pero, de acuerdo con ese plan, la medida entrará en vigor para todos los vuelos que arriben o salgan de los aeropuertos de los 27 países sólo en 2012. El informe destaca que entonces será demasiado tarde y reclama que se reduzca el plazo, como mínimo, en dos años. El número de pasajeros en la UE crece a una tasa de entre seis y siete por ciento anual.

El estudio señala que las autoridades de la UE estarían bajo el efecto de una ilusión. El autoengaño sería creer, advierte el informe, que el ETS ayudará a cumplir con la promesa hecha por los gobiernos de la UE de asegurar que la temperatura del planeta no aumentará más de dos grados centígrados sobre los niveles de la era preindustrial. El director del programa de energía del centro Tyndall, Kevin Anderson, afirmó que la propuesta para incluir la aviación en el programa “debe incluir disposiciones mucho más severas para reducir la tasa de crecimiento de las emisiones y forzar la adopción de tecnologías más eficientes”.

Además de recomendar un adelanto de la fecha de puesta en vigencia del programa a 2010, el estudio sostiene que los permisos para emitir una cierta cantidad de dióxido de carbono deberían tener un costo para las aerolíneas en lugar de otorgárselos gratis. Esto se aparta del plan de la Comisión Europea, que contempla ceder 97 por ciento de esos permisos sin cargo, basándose sobre el desempeño ambiental de las compañías en el pasado. Organizaciones ambientalistas proponen que sólo las aerolíneas que mejoren la eficiencia en el uso de energía de sus aviones a una tasa de 3,5 por ciento anual deberían estar autorizadas para comprar permisos de emisión de carbono.

También están presionando para que se adopte un nuevo criterio en la fijación de las tarifas aéreas. Proponen que el costo de reservar un pasaje tome en cuenta el impacto ambiental de la aviación, introduzca una tasa a la aeronafta y aplique a los vuelos el impuesto al valor agregado. “Incluir a la industria (el transporte aéreo) en el ETS es un primer paso”, dijo a IPS Matthias Duwe, de la Red Europea de Acción sobre el Clima. “Pero tiene que ser parte de una serie de políticas.”

Las aerolíneas de bajo costo son especialmente problemáticas, afirmó Nicholas Stern, del centro universitario británico London School of Economics, en un informe sobre cambio climático que preparó el año pasado para el gobierno británico. Alientan, afirmó, los viajes “frívolos”. Según Duwe, las compañías de aviación “disfrutan toda clase de pequeños privilegios, que pertenecen a otra época, cuando los gobiernos trataban de establecer sus aerolíneas de bandera. Esto es muy anticuado”.

El Parlamento Europeo discutirá numerosas modificaciones al esquema de los ETS. La versión final podría ser aprobada por los 27 miembros de la UE en 2008. El eurodiputado del Partido Liberal británico, Chris Davies, llamó a sus pares a establecer regulaciones más estrictas. “Los planes de la Comisión Europea apenas arañan la superficie del problema. No van a producir las necesarias reducciones en las emisiones”, afirmó.

Pero las compañías de aviación más importantes pretenden que el acuerdo para reducir la contaminación no se limite a la UE, para no quedar en desventaja frente a sus competidores de otras partes del mundo. El portavoz de la Asociación de Aerolíneas Europeas, David Henderson, dijo que no veía la ventaja de adelantar la fecha de entrada en vigor de los ETS para el sector. Las empresas rechazarán un aumento de la carga impositiva, dijo a IPS. “Si el esquema está bien diseñado, más impuestos no serán necesarios”, argumentó.

Richard Dyer, un experto en aviación de la organización ambientalista Amigos de la Tierra, dijo que la UE necesita adoptar un enfoque amplio, que incluya un freno a la expansión de los aeropuertos. “Las propuestas actuales son totalmente inadecuadas para responder a la amenaza que el aumento de las emisiones plantea a los esfuerzos para afrontar el cambio climático”, señaló al pedir medidas más estrictas. Entre ellas mencionó la aplicación del impuesto al valor agregado a los pasajes, otro impuesto a la aeronafta y la prohibición de construir nuevas pistas de aterrizaje. Amigos de la Tierra promueve el uso del ferrocarril como alternativa más amigable con el ambiente. Señala que se podría usar este medio para llegar a la mitad de los principales 10 destinos cubiertos desde aeropuertos de Londres, si se mejoran las conexiones entre Gran Bretaña y Europa continental para los trenes de alta velocidad.
REINO UNIDO
PROTESTAS EN HEATHROW POR LAS EMISIONES DE CO2 DE LOS AVIONES

EDUARDO SUÁREZ / Londres

Natura / El Mundo sept. 2007

Movimiento ciudadano… Alrededor de un millar de personas acamparon a mediados de agosto en los aledaños de Heathrow. La excusa era protestar contra la construcción de una tercera pista, que multiplicará por dos el tráfico del aeropuerto, que es ya el de más tráfico del mundo. Sin embargo, el campamento trascendió lo concreto y se convirtió además en una llamada de atención sobre la perniciosa contribución al cambio climático del sector aéreo.

Al hilo de la protesta, los principales diarios británicos han argumentado estos días a favor o en contra de ideas como gravar los billetes de avión con nuevos impuestos, paralizar la construcción de aeropuertos o fomentar transportes más limpios como el ferrocarril o la bicicleta.

En Heathrow se dieron cita tecnófobos, ecologistas, concejales y vecinos afectados en una reunión que trascendió los límites del activo movimiento verde británico. Durante una semana se impartieron talleres y conferencias sobre el cambio climático y se preparó la ‘jornada de acción directa’, que terminó con decenas de detenidos pero sin incidentes graves. Los elementos más radicales habían amenazado con colapsar el aeropuerto, pero al final la protesta no recayó sobre los clientes sino contra las oficinas de la propietaria de Heathrow, BAA, propiedad de la empresa española Ferrovial.

Seguici in Facebook