Juegos Olímpicos Verdes/España a la cola de Europa (pero no tan mal)

Tana Oshima, Natura 13 sept 2008
España se queda en el puesto número 30

Podríamos hacerlo mejor. En los Juegos Olímpicos Verdes, en las que los grandes ganadores han sido Suiza y los países escandinavos, España se ha colocado en el puesto número 30, de un total de 149 Estados. El Índice de Actuación Ambiental (Environmental Performance Index o EPI), elaborado por las universidades de Yale y Columbia (EEUU), nos ha dado una puntuación general de 83,1 sobre 100. El EPI se basa en 25 indicadores -no todos igual de importantes- que miden la situación de cada país con respecto a unos objetivos marcados en materia de salud ambiental y vitalidad de los ecosistemas. Nuestro país estaría cumpliendo un 83,1% de los objetivos, lo cual, aunque suene bien, lo sitúa a la cola de Europa e incluso por debajo de países como Colombia, Costa Rica, Ecuador o Chile. A continuación desglosamos algunos de los indicadores.

98%. Salud ambiental y sus efectos sobre el hombre
. España ha conseguido su mejor puntuación en esta categoría, como ha ocurrido con el resto de países industrializados. El nivel de desarrollo hace que en nuestro país apenas haya enfermedades provocadas por la contaminación del medio; que la pureza del aire sea bastante buena, que el agua sea potable y que las partículas urbanas estén en un nivel admisible. Con estos resultados, España cumple al 98% sus metas en este campo, semejantes a algunos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas. Estas cifras se sitúan al mismo nivel que la media de la región y ligeramente por encima de la media de los países con el mismo nivel económico.

94%. La contaminación del aire y sus efectos sobre los ecosistemas
. Los árboles y los animales del territorio español respiran aire limpio. España se ha colocado en el podio también en esta categoría, que es uno de los indicadores para medir la vitalidad de los espacios naturales. La ‘prueba’ en la que España ha brillado más ha sido la del ozono en el medio ambiente, donde ha conseguido 99,3 puntos, mientras que las emisiones de dióxido de sulfuro han logrado 88 puntos. En total, la calidad del aire para los seres vivos alcanza el 94% de los objetivos, por encima del 89% de la media europea y del 81% de promedio de los países con la misma renta ‘per capita’. Esto sería como ganar una medalla de plata en las Olimpiadas Verdes.

64%. El agua y sus efectos sobre los ecosistemas. Como era de esperar, España flojea en esta categoría. Los ya conocidos problemas de escasez de agua (estrés hídrico) han alejado mucho a nuestro país del podio, aunque sí ha estado a la altura en cuanto a la calidad del agua que afecta a los ecosistemas. Los resultados pobres en materia de disponibilidad del agua para los seres vivos hacen que la puntuación total baje. Así, sólo cumplimos el 64% de los objetivos en cuanto a calidad (69,8%) y cantidad (59,1%) de agua, muy por debajo de la media de Europa y de los países de su mismo nivel económico, donde los ecosistemas experimentan mucho menos estrés hídrico.

29%. Biodiversidad y hábitats. España es el país con mayor biodiversidad de Europa gracias a un gran número de endemismos. Sin embargo, es en esta categoría donde ha obtenido su puntuación más baja, con tan sólo un 29% de los objetivos deseados. El motivo es la escasa protección de áreas marinas, donde nuestro país se ha quedado en tan sólo seis puntos (que corresponden a una protección sólo del 6% de las zonas de explotación económica exclusiva española). Por otra parte, la actuación en el campo de la conservación deja mucho que desear, con un mero 23%. Con todo, aunque nos situamos por debajo de la media europea, el fracaso es compartido, pues Europa no ha obtenido, en promedio, más que 40 puntos.

84%. Recursos naturales productivos
. Mantener un estado de recursos naturales pletóricos es ya imposible en el mundo de hoy. Sin embargo, España no sale mal parada en esta competición: a pesar de obtener unos resultados que se alejan del ‘oro’, la situación es ligeramente mejor que la media europea en cuanto a la intensidad de los cultivos, la agresividad de la pesca de arrastre (¡sorprendentemente!) o los subsidios agrícolas, y no se aleja tampoco mucho de la media regional en materia de suelo quemado, ya que los incendios también ocurren en otros países mediterráneos. También saca buena nota en la regulación de pesticidas -no se ha tenido en cuenta la última normativa, en vigor desde el pasado 1 de septiembre-, común para todos los países miembros de la UE.

74%. Cambio climático. Ésta es una de las pruebas en las que se pueden lucir países como Yemen, que cumple con el 100% de los objetivos establecidos de emisiones de CO2. Pero la mayoría de los países en desarrollo se quedan atrás: es fácil que España supere, por ejemplo, a Zambia en objetivos de lucha contra el cambio climático, pero la valoración real de la actuación española se mide comparándola con los países con un desarrollo económico similar, incluyendo Norteamérica, Australia y Japón. En este sentido, nuestro país lo está haciendo algo peor, aunque no muy alejado de la media europea.

Seguici in Facebook