Jeremy Rifkin: España liderará la 3ª Revolución Industrial en la UE e Iberoamérica

images-2.jpeg images2.jpeg
27/05/2008 efe
“España no sólo liderará la Tercera Revolución Industrial en Europa, sino que también será el faro que iluminará toda América Latina, desde México hasta Chile”, en opinión del economista estadounidense Jeremy Rifkin, quien asesora a la UE y al presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, en esta materia.

El experto norteamericano ha hecho este pronóstico hoy en una rueda de prensa celebrada en San Sebastián, junto al diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, momentos antes de pronunciar una conferencia en el marco de las Jornadas Tolosa Naturaldia, que se celebran en esta localidad con el apoyo de la Diputación foral.

En su comparecencia, Rifkin ha presentado la Tercera Revolución Industrial, basada en las energías renovables y su almacenamiento en forma de hidrógeno, como una oportunidad para que la Unión Europea se convierta en “la economía más potente del mundo”.

Este especialista internacional ha recordado que el presidente Zapatero “ha convertido la Tercera Revolución Industrial en un punto clave de su estrategia para el desarrollo de España” que, en su opinión, llegará a colocarse en la cabeza de Europa en esta materia, al tiempo que las naciones latinoamericanas comenzarán a “colaborar” con nuestro país en este campo.

“Iremos viendo con el tiempo cómo se establecen alianzas desde la frontera de México con Texas hasta Chile”, ha augurado Rifkin, para quien “todas las regiones” españolas tienen ahora “una oportunidad” de convertirse en una referencia mundial porque algunas comunidades autónomas, como el País Vasco, “están muy por delante de muchos otros territorios en la explotación y en el desarrollo de la tecnología basada en el hidrógeno”.

El economista norteamericano ha opinado asimismo que si la UE consigue liderar este proceso, los Estados Unidos, China y la India también tendrán que preguntarse “dónde quieren estar dentro de quince años”, si en el “crepúsculo” de una economía basada en un petróleo cada vez más caro o en el inicio de la Tercera Revolución Industrial.

Para Rifkin, este nuevo proceso estará basado en cuatro pilares básicos como las energías renovables; su recolección en todo tipo de edificios capaces de abastecerse de ellas de forma autónoma y de generar excedentes; su almacenamiento en forma de hidrógeno, y su distribución en una red universal similar a internet.

De esta forma, el mundo pasará de un sistema con un flujo energético “centralizado y jerárquico” a una “generación distribuida” en la que cada edificio toma la energía del sol, el viento, el agua y otras fuentes limpias para abastecerse y compartir sus excedentes en “una gran red eléctrica inteligente”.

Ha puesto como ejemplo de ello las experiencias que ya se desarrollan en el parque tecnológico Walqa de Huesca, que produce sus propias energías renovables, o un edificio de la empresa Acciona que se abastece de ellas íntegramente.

El panorama que ha dibujado el economista en caso de que la Tercera Revolución Industrial no llegue a fructificar es desolador ya que, en su opinión, las consecuencias del cambio climático, que podría elevar la temperatura del planeta entre tres y diez grados por el efecto de los combustibles fósiles, serían impredecibles.

A su juicio, “esta es la primera vez que el mundo está en peligro en manos de la raza humana” y la salvación de la civilización como hoy la entendemos dependerá de las decisiones que adoptemos “en una ventana de oportunidad de entre seis y nueve años” en la que nuestras acciones “determinarán el futuro del planeta”.

Seguici in Facebook