Primera ciudad libre de carbono en el paraíso petrolero

images-15.jpg

Por Meena Janardhan

DUBAI, jun 2007 (IPS) – Una ciudad sin automóviles, pensada para peatones, que funciona con fuentes de energía renovable y está rodeada de granjas eólicas y fotovoltaicas aparecerá cual espejismo en medio del desierto rico en petróleo.

El plan de 5.000 millones de dólares, digno de una película de ciencia ficción, se implementará en Abu Dhabi, capital de Emiratos Árabes Unidos, y será lo más cercano a una ciudad sin carbono y sin desperdicios, cuando en 2009 se termine su construcción.

Con los principios de planificación típicos de una ciudad amurallada y la tecnología existente que favorece el desarrollo sustentable, esta extensión de seis kilómetros cuadrados albergará una comunidad energética, científica y tecnológica.

El ambicioso plan para erigir una ciudad verde llamada Iniciativa Masdar (fuente, en árabe), está a cargo de la Compañía de Energía Futura de Abu Dhabi, propiedad de Mubadala Development Company, una firma de inversiones del gobierno de Abu Dhabi.

“En tanto que la primera gran nación productora de hidrocarburos en dar ese paso, Abu Dhabi adoptó una posición de liderazgo con el lanzamiento de Masdar”, señaló el director general de Masdar, sultán Ahmed Al Jaber.

“Se tratará de una plataforma cooperativa global de amplio compromiso con la búsqueda de soluciones para los temas más preocupantes de la humanidad como seguridad energética, ambiente y verdadero desarrollo humano sostenible”, explicó.

En Abu Dhabi se encuentran más de 90 por ciento de los recursos petroleros de Emiratos, y las reservas del país, superiores a los 100.000 millones de barriles, se ubican en el tercer lugar del mundo.

En la ciudad verde se instalará el Instituto Masdar de Ciencia y Tecnología, creado en forma conjunta con el estadounidense Instituto Tecnológico de Massachussets, y contará con laboratorios de primera, área comercial para las compañías del sector y un selecto conjunto de inquilinos que invertirán, desarrollarán y comercializarán técnicas avanzadas en materia de energía.

Allí también se encontrarán las oficinas de Masdar, habrá alojamiento para el personal, museo de ciencia e instalaciones de entretenimiento educativo. Al principio podrá albergar a unas 50.000 personas y luego hasta unas 100.000.

“Creamos un ambiente de sinergias. Se trata de un verdadero grupo en materia de energía alternativa con investigadores, estudiantes, científicos y personas vinculadas al negocio de inversiones. Combinará talento, experiencia y recursos para posibilitar grandes avances tecnológicos”, explicó Al Jaber a IPS.

Para que la iniciativa concite atención a pesar de las duras condiciones climáticas y las altas temperaturas, que alcanzan 50 grados en julio y agosto, se previeron, pensando en los peatones, calles estrechas y senderos sombreados.

La mayor distancia para acceder a cualquier instalación probablemente no supere los 200 metros y se complementará con un sistema de transporte rápido y personal.

Esta ciudad autosustentable ofrecerá un paquete de incentivos a más de 1.500 empresas que incluirán un programa de compras integrado de servicios estatales, leyes transparentes, total acceso a la propiedad por parte de extranjeros, zona libre de impuestos, protección de patentes y proximidad de manufacturas, proveedores y mercados.

Mohammed Raouf, del Centro de Investigación del Golfo, con sede en Dubai, señaló que la iniciativa de Abu Dhabi puede copiarse y mejorarse. “Necesitamos algo más que ideas e investigaciones, necesitamos implementarlas de forma efectiva. Con suerte la iniciativa atraerá a otros en esta región”, indicó.

Pero el ambientalista se mostró escéptico sobre la meta de “cero de emisiones de carbono. Pero sin duda el proyecto contribuirá a reducirlas en forma drástica”, añadió.

De acuerdo con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático, la acumulación atmosférica de gases de efecto invernadero provocará en Medio Oriente un aumento de temperaturas de entre uno y dos grados en los próximos 25 años.

La ciudad verde forma parte de una decisión política adoptada por Abu Dhabi en abril de 2006 a favor de tecnologías renovables y sustentables.

Emiratos marcó en marzo el comienzo de un gran programa sobre emisiones de dióxido de carbono, uno de los gases invernadero a los que la mayoría de los científicos atribuyen el recalentamiento del planeta, y anunció la creación de una red nacional de captura y acopio de ese gas.

Se estima que la red puede reducir las emisiones en casi 40 por ciento, elevar la producción de petróleo en más de 10 por ciento y liberar grandes cantidades de gas natural. Esto se lograría aislando el gas de fuentes vinculadas a actividades industriales y energéticas y transportándolo a los yacimientos para mejorar la recuperación de hidrocarburos.

Al anunciar el plan, el príncipe heredero de Abu Dhabi, jeque Mohammed bin Zayed al Nahyan, dijo: “Somos uno de los mayores proveedores de energía del mundo. Por ello debemos actuar, y así lo hacemos, con responsabilidad en la búsqueda permanente y la incorporación de tecnología para que el suministro sea más eficiente en la protección del ambiente”.

Abu Dhabi también planea invertir 350 millones de dólares en una planta de energía solar con una capacidad de 100 megavatios y aprovechar la tendencia mundial de inversores preocupados por el ambiente. La central podrá ampliarse a 500 megavatios con el objetivo de suministrar energía a unos 500.000 hogares.

“Como ambientalista estoy dispuesto a pagar para vivir en un lugar mejor. Pero a los ciudadanos comunes, en especial a los de bajos ingresos, no les importa o no lo entienden. Por ello es importante que el costo del desarrollo ‘verde’ se mantenga a niveles accesibles”, dijo Raouf a IPS.

“Al tratar de crear la primera ciudad libre de carbono del mundo, Masdar demuestra su compromiso con cambiar la forma en que el mundo entiende la utilización de fuentes sustentables de energía”, añadió.(FIN/2007)

Seguici in Facebook