La Francia de Sarkozy: reducir a la mitad del uso de pesticidas y aumentar la producción ecológica

images4.jpg

Varios. 26/10/07.

El uso de pesticidas en Francia deberá reducirse a la mitad y los alimentos
ecológicos triplicarán en cinco años su peso relativo en la producción
agrícola, según los objetivos consensuados hoy en la última jornada de
concertación para definir la política medioambiental del país.

El texto obtenido en la reunión de concertación que presidía el ministro de
Ecología, Jean-Louis Borloo, fijó ‘un objetivo de reducción de la mitad en
el uso de pesticidas acelerando la difusión de métodos alternativos’, pero
no marcó ningún plazo preciso, cuando en el proceso negociador se había
hablado de diez años.

El ministro de Agricultura, Michel Barnier, propuso empezar prohibiendo las
47 sustancias ‘más preocupantes’, de ellas 30 en 2008, diez suplementarias
en 2010 y el resto antes de 2012.

Con respecto a los cultivos ecológicos, los participantes en la concertación
pactaron como objetivo aumentar su peso relativo en el conjunto de la
producción agrícola del 2 por ciento actual al 6 por ciento en 2012 y al 20
por ciento en 2020.

A falta de un compromiso sobre los transgénicos, cuestión que enfrentaba las
organizaciones ecologistas con el mayor sindicato de agricultores, Borloo
anunció la congelación del cultivo de la única planta OGM autorizada en
Francia, una variedad de maíz de Monsanto, hasta la elaboración de una ley a
comienzos del año próximo.

La ley debe clarificar las condiciones para experimentar cultivos de
organismos genéticamente modificados (OGM) y la delimitación de
responsabilidades en caso de diseminación de esos transgénicos en campos
próximos, en particular si son de agricultura ecológica.

Estos y otros compromisos alcanzados en los últimos días se presentan esta
tarde en un acto solemne en el que intervienen el presidente francés,
Nicolas Sarkozy, el Premio Nobel de la Paz y ex vicepresidente
estadounidense, Albert Gore, y el presidente de la Comisión Europea, José
Manuel Durao Barroso.

En la jornada de ayer se habían tomado para el transporte dos medidas
estrella, la primera la creación de una ‘ecotasa’ para los camiones que
circulen por las carreteras del país, pero no en las autopistas de peaje, y
que afectará igualmente a los transportistas extranjeros que circulen por
Francia.

La segunda es una ‘ecopastilla’ que modulará el nivel de impuestos de los
coches nuevos en función del nivel de emisiones de dióxido de carbono (CO2)
por kilómetro.

En el campo de la vivienda, no hubo demasiadas dificultades para lanzar un
programa que defina medidas mucho más exigentes en las nuevas construcciones
en términos de eficiencia energética, y para la renovación de las antiguas,
con una partida de 20.000 millones de euros en préstamos bonificados en
cinco años.

Los ecologistas esperan todavía que Sarkozy se decante por la instauración
de una tasa sobre los productos de consumo en función de las emisiones de
carbono generadas en su producción o en su transporte, pero el Gobierno se
ha mostrado hasta ahora remiso por el temor de que un nuevo impuesto afecte
al poder adquisitivo.

Seguici in Facebook