El medio ambiente se puede convertir en la víctima de la crisis económica

contaminacion02.jpg

Según informó el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se minimizarán los trámites para la obtención de licencias ambientales en obras públicas y se eliminará el impuesto de patrimonio dando un balón de oxígeno a la industria inmobiliaria.

Madrid, 14/8/2008, (Ecoestrategia).- El Consejo de Ministros aprobó hoy un paquete de medidas que pretende hacer frente a la crisis económica que vive España. Diversos grupos ecologistas, entre ellos Greenpeace y Ecologistas en Acción (EA), han manifestado su más profundo rechazo ante el anuncio de las medidas planteadas por el presidente del Gobierno, entre las que se incluye reducir los trámites de las declaraciones de evaluación del impacto ambiental para poner en marcha las obras públicas, y la eliminación del impuesto de patrimonio.

Las organizaciones ecologistas consideran que reducir los trámites de las declaraciones de impacto ambiental convertirá al medio ambiente en una nueva víctima de la crisis económica. Este trámite es fundamental para salvaguardar los valores naturales presentes en el territorio y su reducción pondría en grave peligro numerosos habitats, muchos de los cuales son vitales para la supervivencia de especies en peligro.

Greenpeace consideró que el mes de agosto es el más inadecuado para una propuesta de este calibre y muestra que el Gobierno tiene un escaso respeto e interés en la protección del medio ambiente.

Erróneas medidas anti-crisis

“œEstamos muy sorprendidos ante este nuevo paso de Zapatero en contra del medio ambiente. Es una muestra más de lo poco que el Presidente valora sus promesas electorales y viene a continuar la trayectoria que se inició con la desaparición del Ministerio en la práctica”, declaró Juan López de Uralde, director de Greenpeace.

“œEl medio ambiente no puede ser el pagano de la crisis económica. La economía basada en la Investigación y la Innovación que dice promover Zapatero está muy alejada de seguir promoviendo el cemento y el hormigón a cualquier precio”, agregó el director de Greenpeace.

Por su parte, Ecologistas en Acción considera que el Gobierno demuestra su clara apuesta por la insostenibilidad al aprobar un plan de medidas que promocionan el crecimiento en detrimento del entorno. Para EA, la única opción de garantizar las necesidades de la población, sin esquilmar el entorno ni hacerlo a costa del resto de la humanidad, es olvidarse de la obsesión por el crecimiento y avanzar con el decrecimiento: vivir mejor con menos.

Ajuicio de las ONG, la supresión del impuesto de patrimonio pretende dar un balón de oxígeno al desinflado sector inmobiliario. Para ellos “œes inconcebible que, un Gobierno que presume de ecologista, pretenda recuperar el ritmo destructor del territorio que ha supuesto la burbuja inmobiliaria, máxime cuando existe en la actualidad un millón de viviendas construidas y sin vender”.

La segunda medida fuertemente criticada por los ecologistas es la de agilización de las declaraciones de impacto ambiental para acelerar la puesta en marcha de obras públicas. Temen que bajo el eufemismo de “œagilizar” probablemente se esconda un menor peso y valor de las declaraciones de impacto ambiental.

Menos crecimiento y más calidad de vida

Por otra parte, los ambientalistas señalan que la aceleración de la puesta en marcha de las obras públicas en curso, fundamentalmente del PEIT (Plan Estratégico de Infraestructuras de Transporte) supondrá una mayor fragmentación del territorio, además de un aumento importante de las emisiones de CO2, que alejarán aun más al país del cumplimiento de su compromiso en el Protocolo de Kioto. A su juicio, la aceleración del PEIT es, probablemente, la peor noticia que puede recibir el medio ambiente español.

Asimismo, advierten que otra serie de medidas que va a tomar el Gobierno, como la transposición de la Directiva Europea de Servicios, que persigue liberalizar aun más los mismos, también apuntan claramente a que se está sacrificando a la sociedad y el entorno en el altar del crecimiento.

Ecologistas en Acción considera que la única opción de garantizar las necesidades de la población española, sin esquilmar el entorno ni hacerlo a costa del resto de la humanidad, es olvidarse de la obsesión por el crecimiento y avanzar con el decrecimiento: vivir mejor con menos. Apostar por un incremento del consumo de recursos y de energía, como hace este Gobierno, en un planeta limitado es, simplemente, suicida.

Greenpeace y Ecologistas en Acción reiteran que “œesto se concreta en que, en lugar de apoyar la construcción de más viviendas, se debería poner en circulación las ya construidas. También hay que recordar que España es el país europeo con más kilómetros de autovías y autopistas, y el tercero del mundo. Y la mayor parte de las autovías previstas por Fomento se plantean en itinerarios que no llegan ni de cerca al número mínimo de vehículos que recomiendan los manuales de ingeniería para desdoblar una carretera. Es decir, se trata de un tremendo despilfarro de fondos públicos que sólo conseguirá aumentar el consumo de petróleo”.

Las nuevas medidas económicas pueden consultarse en: www.la-moncloa.es

Seguici in Facebook