El Consejo de Seguridad de la ONU advierte de los peligros del cambio climático sobre la paz mundial

images-2.jpg images-3.jpg

El calentamiento global supone una amenaza mayor a largo plazo para la humanidad que el terrorismo.

Naciones Unidas, 19/4/2007, (Ecoestrategia).- El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuyo objetivo principal es impedir los conflictos bélicos y preservar la paz mundial, se reunió durante el pasado martes 17 de abril para analizar la creciente amenaza del cambio climático, provocado por el consumo masivo de combustibles fósiles, sobre la estabilidad política y socioeconómica mundial.

Ya en otras ocasiones, este organismo había tratado temas ajenos a su agenda habitual, como la igualdad de género y el Sida (Síndrome de inmunodeficiencia adquirida), pero desde una perspectiva relacionada con situaciones de conflicto o con la seguridad internacional.

El fin de la Guerra Fría en las postrimerías del siglo XX hizo redefinir el panorama mundial de los conflictos internacionales y el concepto de seguridad global. Según el Departamento de Gobierno y Políticas de la Universidad de Maryland las grandes guerras entre estados naciones que en la pasada centuria se cobraron la vida de más de 100 millones de personas entre combatientes y civiles son poco probables. Ahora los retos para la paz mundial son otros, tal como la protección del medio ambiente, tema que ha llamado la atención en esta semana del Consejo de Seguridad de la ONU.

Que la paz mundial pasa por alcanzar la paz ambiental es una afirmación prácticamente indiscutible. Tal como lo aseguró el ex ministro canadiense de Medio Ambiente, David Andersen, al señalar que “el calentamiento global supone una amenaza mayor a largo plazo para la humanidad que el terrorismo, porque puede expulsar a cientos de millones de sus hogares y desencadenar una catástrofe económica”.

Por su parte, la ambientalista Catherine Pearce, de la organización Amigos de la Tierra Internacional, aseguró que “vemos al cambio climático como un peligro que va mucho más allá de lo ambiental. Es también una amenaza humanitaria, económica y de seguridad”.

Un “œclima bélico”

Durante esta reunión el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, advirtió que el cambio climático podría generar violencia en el futuro, ya que la falta de agua o de energía creará tensiones entre los países para conseguir estos recursos. Y agregó que los desastres naturales debilitan a los Estados social y económicamente.

“œLas cosas son fáciles en tiempos de abundancia. Pero cuando los recursos escasean, nuestros frágiles ecosistemas se resienten al igual que los medios de subsistencia. Esto puede generar una ruptura de los códigos de conducta e, incluso, conflictos”, subrayó el Secretario General.

Por su parte, Margaret Beckett, Secretaria del Foreign Office británico (nación que promovió esta reunión específica en el seno del Consejo de Seguridad) enfatizó que “œEl cambio climático está provocando desórdenes económicos potenciales de la escala de las dos guerras mundiales y de la Gran Depresión (la crisis económica mundial de los años 1930). Esto tendrá inevitablemente un impacto en la seguridad de todos, países desarrollados y en vías de desarrollo”.

Los efectos del calentamiento planetario, como la escasez de agua potable, el sumergimiento de áreas densamente pobladas, el creciente número de refugiados ambientales y las enfermedades vinculadas con los climas cálidos conspirarán para amenazar la paz y la seguridad nacionales, regionales y globales, advirtió Anwarul Karim Chowdhury, subsecretario general de la Naciones Unidas.

Incluso los servicios de inteligencia destacan la necesidad de desarrollar estrategias tendientes a la preservación del entorno y los recursos naturales frente a esta amenaza. A este respecto el ex director de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA), John Deutchs, ya había declarado anteriormete que: “Los sistemas de reconocimiento nacionales, que hacen un seguimiento del movimiento de tanques a través del desierto, pueden, al mismo tiempo, hacer un seguimiento del desplazamiento del propio desierto”.

No todos estuvieron de acuerdo

Aunque la mayoría de los 50 delegados que intervinieron durante la jornada de discusión sobre el cambio climático en el Consejo de Seguridad de la ONU reconocieron que el calentamiento terrestre puede alterar la paz mundial, otros cuestionaron el debate dentro de este organismo.

Tal fue el caso del representante chino, quien consideró que el Consejo no era el foro apropiado para una discusión sobre el tema del cambio del clima. “œLos países en vías de desarrollo creen que el Consejo de Seguridad no tiene la capacidad técnica para abordar el problema ni tiene el derecho de decidir sobre una negociación extensa para llegar a unas propuestas aceptables”, consideró el delegado de China, país con asiento permanente en el Consejo de Seguridad.

Por su parte, el portavoz de Paquistán, hablando a nombre del “œGrupo de 77″, un bloque de países en vías de desarrollo, afirmó que el deber primordial de este organismo era mantener la paz y seguridad internacionales, y que otras cuestiones, incluyendo las relacionadas con el desarrollo económico y social, ya fueron asignadas al Consejo Económico y Social y a la Asamblea General de la ONU.

Sin embargo, el Ministro de Asuntos Exteriores de Eslovaquia, Ján Kubi_, aclaró que ahora había un consenso eficaz entre los científicos del mundo entero sobre la perceptible influencia humana sobre el clima y la relación entre la concentración del dióxido de carbono y el aumento en temperatura. Y por lo tanto, era el momento de considerar las dimensiones políticas del cambio del clima.

En una serie de informes anteriores elaborados por la ONU sobre la prevención de conflictos, el Secretario general anterior, Kofi Annan, había señalado las amenazas que provenían de la escasez de los recursos naturales y la degradación ambiental.

El secretario general actual, Ban Ki-Moon, concluyó que la “œdegradación ambiental tiene el potencial de desestabilizar regiones que ya son propensas al estallido de conflictos, especialmente aquellas que no poseen un acceso equitativo a los recursos naturales”, y animó a los Estados miembros a renovar sus esfuerzos para definir acciones que permitan a toda la humanidad vivir de forma sustentable dentro de las posibilidades que ofrece el planeta.

Para más información, se puede consultar el documento National Security and the Threat of Climate Change (en inglés), elaborado por altos militares retirados y que analiza las proyecciones del calentamiento global como un “œfactor amplificador” de los riesgos en las regiones del mundo que ya están en situación de fragilidad, donde aumentarían la condiciones que favorecen la eclosión del extremismo y del terrorismo.

Seguici in Facebook