Vinculan a las multinacionales textiles con la contaminación fluvial en China

EFE Día 14/07/2011

Greenpeace señala que las fábricas denunciadas en el documento podrían no ser casos aislados, y advierte de que las dos fábricas tienen relaciones comerciales con firmas como Adidas, Calvin Klein, Converse, H&M, Lacoste, Li Ning, Cortefiel o Puma. Las marcas de ropa emplean dos sustancias prohibidas en la UE, y que pueden producir cambios hormonales en seres vivos, para elaborar sus productos, asegura Greenpeace.

Un grupo de activistas de Greenpeace ha desplegado una pancarta gigante en la madrileña plaza de Callao para protestar contra la contaminación que generan en muchos ríos de China las marcas textiles a la hora de elaborar sus productos.

Los ecologistas han desplegado un tendedero gigante de 40 metros de largo sujeto por dos cuerdas del que cuelgan varias pancartas con forma de ropa deportiva. Asimismo, otros miembros de la organización han portado un cartel con el lema «Nike y Adidas: es posible un futuro sin tóxicos».

Greenpeace presentó ayer, con un acto de protesta en Pekín, el estudio «Dirty laundry» (Trapos sucios, pdf). Tras un año de investigación, la organización analizó aguas residuales junto a dos fábricas abastecedoras de importantes marcas, Youngor Textile (cerca de Shanghái, en el delta del río Yangtsé) y Well Dyeing Factory (junto a Hong Kong, en la desembocadura del Perla), y encontró altos niveles de dos contaminantes: nonilfenol y PFC, sustancias prohibidas en la Unión Europea y que pueden producir cambios hormonales en seres vivos (alteran el sexo de los peces y pueden reducir el esperma en los hombres).

Seguici in Facebook