¿Son seguros los biberones?

images15.jpg

Por Vanessa Sánchez
soitu.es 28-09-2008

Nuevas investigaciones arrojan dudas sobre la seguridad para la salud del uso de recipientes de plástico con Bisphenol A (BPA), un químico comúnmente presente en biberones, envases y botellas utilizados en la alimentación. Las agencias de seguridad alimentaria afirman que no existe riesgo para la mayoría de la población, pero recomiendan seguir una serie de consejos en el caso de los bebés cuando se trata de biberones de plástico.

El último estudio científico que advierte de los riesgos del Bisphenol A apareció recientemente en la prestigiosa revista médica ‘Journal of the American Medical Association’ (JAMA).

El trabajo estaba firmado por un grupo de investigadores de Reino Unido y Estados Unidos y concluía que la presencia elevada en la orina de Bisphenol A puede asociarse a un aumento en la prevalencia de diabetes, enfermedades cardiovasculares, angina de pecho y ataques de corazón.

Con todo, los investigadores indicaban que sus resultados no son una prueba fehaciente de la peligrosidad de la sustancia, puesto que no permiten llegar a conclusiones concretas respecto a si existe o no una relación causal entre Bisphenol A y las enfermedades mencionadas. Sin embargo estos resultados son relevantes en la medida en que se está hablando de una exposición muy común y de posibles consecuencias serias.

Hace unos meses el Gobierno de Canadá (“Health Canada”) publicaba un proyecto de evaluación del riesgo de Bisphenol A, principalmente en niños recién nacidos y lactantes de 18 meses de edad, los más susceptibles al daño de esta sustancia, a través de su exposición por utilización de botellas y biberones de polibicarbonato. Los científicos determinaron que la ingesta diaria de la mayoría de la población está muy por debajo de los niveles a los que se presentan efectos negativos para la salud.
Algunas recomendaciones

Aún así, el Gobierno canadiense determina que el actual margen de seguridad debe ser mayor, sobre todo en la alimentación de los recién nacidos, y ofrece diferentes alternativas y buenas prácticas como: sustituir envases de polibicarbonato por envases de vidrio (con protector) o, en caso de seguir utilizando este tipo de recipientes, no poner agua hirviendo en su interior, sino hervir y preparar el alimento en un envase seguro y una vez enfriado transferirlo al biberón. Además advierten de que los biberones no deben ser calentados en el microondas. Estas medidas deben extremarse para bebés menores de seis meses y en cualquier caso recomienda la lactancia como la mejor opción para la alimentación de los bebés.

Tanto la Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea (EFSA) como la ‘U.S. Food and Drug Administration’ (FDA) consideran que el Bisphenol A es seguro para la población en general y garantizan que continuarán actualizando sus investigaciones e informando de los resultados obtenidos. Eso sí, también han destacado que los consumidores deberían saber que existen otras alternativas al uso de biberones de polibicarbonato, como los biberones de vidrio.

*Vanessa Sánchez es ambientóloga y trabaja en la Fundación Global Nature

Seguici in Facebook