Sensibilidad Química y Ambiental Múltiple. Sobrevivir en un entorno tóxico


por Gloria Valdivia el 9 de marzo del 2011
El pasado 2 de marzo se presentó en Barcelona el libro “œSensibilidad Química y Ambiental Múltiple. Sobrevivir en un entorno tóxico”, de los doctores del Hospital Clínico de Barcelona, Joaquim Fernández-Solà, del área de Medicina Interna, y Santiago Nogué Xarau, de la Unidad de Toxicología Clínica.

La Sensibilidad Química Múltiple (SQM) es una enfermedad nueva y poco conocida, pero que afecta hoy en día de forma más o menos grave al 15% de la población en áreas industrializadas y se estima que su incidencia va en aumento. Esta patología produce en quienes la sufren la pérdida progresiva de la tolerancia a agentes químicos diversos y muy comunes en nuestra vida cotidiana: productos de limpieza, colonias, disolventes, ciertos alimentos y medicamentos, cambios de temperatura o radiaciones electromagnéticas.

Las personas con SQM padecen dolor de cabeza, náuseas, fatiga extrema, mal estado en general y otra serie de síntomas de diferente gravedad. Pero además, y sobre todo, estos enfermos sufren la incomprensión e invisibilidad de su entorno familiar, social y también del personal médico y sanitario que los atienden y que suelen diagnosticarlos erróneamente.

El libro “œSensibilidad Química Ambiental Múltiple” pretende dar respuesta a muchas de las incógnitas de las personas afectadas por esta enfermedad. Preguntas relacionadas con el diagnóstico, la sintomatología, el tratamiento”¦ pero por encima de todo, sus autores confían en que este libro ponga sobre la mesa un problema que padecen cada vez más personas y que necesitan soporte, tanto para afrontar su enfermedad desde el punto de vista fisiológico, como desde el punto de vista social.

“œNuestra salud depende de la calidad ambiental”, afirma en el prólogo del libro el domoterapeuta[1] Carlos M. Requejo. En la Fundació Roger Torné nunca nos ha cabido la menor duda de que eso es así y, de hecho, numerosos estudios científicos -algunos, como el Proyecto INMA, financiados por nuestra entidad- lo están demostrando.

Para nosotros, igual de importante que dar visibilidad al hecho de que los factores medioambientales inciden en la salud y, en especial, en la de los más vulnerables, los niños, es ofrecer soluciones y transmitir a la sociedad que está en nuestra mano, a través de nuestros hábitos y conductas, cambiar el impacto nocivo que ejercen estos factores en nuestra salud y la de nuestros hijos.

Cada una de nuestras decisiones, a la hora de adquirir productos, construir casas, escoger el lugar donde vivimos, tener aparatos electrónicos, móviles, etc., tiene una incidencia en nuestra salud. El caso extremo es el de las personas con SQM. Y la pregunta que nos hacemos desde la Fundación es: “œÂ¿estamos haciendo suficiente para evitar problemas futuros en la salud de los niños y niñas?” “œÂ¿cómo se puede compatibilizar el progreso con la prevención de enfermedades?”. Nuestra tarea consiste en responder a estas preguntas y, para ello, seguimos organizando conferencias, jornadas, talleres y todo tipo de actividades con objeto de dar a conocer el problema y ofrecer soluciones.

Conscientes de lo importante que es la difusión en nuestro trabajo, hemos querido dar un lugar a este libro en nuestras páginas de Inspira, ya que también supone un paso adelante en mostrar esta realidad que va en aumento y que expone la forma en que los factores ambientales pueden provocar efectos nocivos en la salud.

[1] Experto en Domoterapia: Medicina del Hábitat, que procura una buena calidad ambiental cuidando los criterios ecológicos y biológicos en la construcción.

Seguici in Facebook