Salud entre cuatro paredes: ¿cómo nos afectan los edificios?

Dichosa adorada modernidad….

A menudo reflexionamos sobre los efectos que puede tener el medio ambiente en la salud, pero no es tan habitual pararse a pensar sobre cómo nos afecta, tanto a adultos como a niños, el estar dentro de un edificio concreto. Y eso que el estilo de vida actual hace que pasemos más de un 80% de nuestro tiempo entre cuatro paredes: en casa, en la oficina u otros centros de trabajos, en espacios de ocio o en la escuela.

Pues no siempre resultan espacios seguros. Varias enfermedades pueden derivarse de la calidad de los materiales de construcción, de las sustancias con que están hechos muebles y productos de limpieza, o de la presencia de campos electromagnéticos. De todo esto se ha hablado estos días en el primer Congreso de Bioarquitectura: arquitectura, clima y salud que se ha celebrado en el Collegi d’Arquitectes de Barcelona.

Diversos expertos han explicado que el aire del interior de los edificios puede tener entre dos y cinco veces más contaminantes que el exterior, sobre todo en los casos en que no se renueva de manera adecuada y en los que no existen ventanas que faciliten una buena circulación del aire. Poder ventilar y hacerlo a menudo es fundamental, también para eliminar los iones positivos que se acumulan después de una tormenta eléctrica. Las consecuencias de un aire contaminado dentro de los edificios pueden ser tanto o más graves que las del aire de la calle: afecciones respiratorias, infecciones, o malestar general. Y se estima que el 10% de los cánceres de pulmón tienen su origen en una calidad de aire interior inadecuada, que también se ve afectada por los elementos tóxicos provenientes de las pinturas, los materiales de construcción, detergentes o ambientadores. Todo esto nos lleva a hablar del “Síndrome de los Edificios Enfermos”, o que nos pueden enfermar. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud de 1984, afecta a uno de cada tres edificios del planeta. Y se calcula que ahora el porcentaje es todavía más alto.

Más allá del aire, hay muchos otros factores relacionados con las edificaciones y que inciden en la salud, como la temperatura, la humedad, y la presencia de luz solar, que se ha destacado como imprescindible: es necesaria para obtener vitamina D y, si tenemos en cuenta que precisamente pasamos la mayor parte de horas de sol dentro de los edificios, es necesario que la luz esté muy presente en las viviendas, en las escuelas y en los puestos de trabajo.

Los expertos en salud han hecho un llamamiento a los arquitectos para que consideren dejar entrar al sol y el aire dentro de las construcciones y para deshacer la ruptura extrema entre arquitectura y naturaleza que ha predominado en las últimas décadas, sobre todo en edificios de oficinas y centros comerciales, pero también en algunas viviendas. La casa es la tercera piel de las personas y hay que cuidarla para garantizar la salud de nuestro cuerpo.

Pero no siempre es fácil. Las descripciones inmobiliarias no acostumbran a aportar, por ejemplo, información sobre los campos eléctricos y electromagnéticos que afectan a un edificio, ni de los que provienen del terreno ni de los derivados de líneas de alta tensión o antenas de telefonía. Y a esto hay que sumar los que añadimos con redes wifi, móviles y microondas. Los estudios sobre los efectos de todas estas ondas son todavía contradictorios, pero cada vez hay más evidencias de que nos afectan de manera negativa, a los adultos, y sobre todo a los niños, y se empieza a hablar de la necesidad de garantizar la “higiene energética” de los lugares en los que vivimos.

En general, los efectos de la arquitectura sobre la salud no son directos, evidentes y con una relación clara de causa-efecto. Se trata más bien de la acumulación de pequeñas dosis de todos estos componentes que, en algunas personas, pueden llegar a causar enfermedades. Y no sólo afecta al bienestar físico, sino también al emocional. La luz, los colores, la orientación y la armonía de los diseños influyen en la estabilidad y en el estado de ánimo, sobre todo en el caso de los más pequeños.

Las soluciones para desarrollar una arquitectura saludable ya existen: materiales lo más naturales posible, protecciones contra los campos eléctricos (o situar las zonas donde pasamos más horas, como los dormitorios, donde haya una menor influencia de éstos) y facilitar la ventilación y la entrada de sol, entre otros. El solo hecho de mejorar el aislamiento y la eficiencia energética, y garantizar una temperatura y humedad adecuadas, tiene beneficios directos sobre la salud de los niños y niñas, especialmente entre los que padecen asma, tal y como demuestra un estudio realizado en Nueva Zelanda y que recoge la guía sobre salud infantil y medio ambiente editada por la Fundació Roger Torné.

Los especialistas en Bioarquitectura pueden recomendar las mejores opciones en cada caso, tanto al hacer una casa nueva como para adecuar y rehabilitar las ya existentes. Seguro que en los próximos años oiremos hablar mucho de ellos, porque parece que ha llegado la hora de integrar los criterios ambientales y de salud también en este ámbito.

Fuente: Fundació Roger Torné por Anna Boluda. [ VER ]

Más información:

Guía ¿Mi oficina está enferma? La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón, en colaboración con ECODES, editó esta guía con propuestas para mejorar los problemas frecuentes en edificios de oficinas. [ VER ]
Información en la web del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. [ VER ]
Información sobre la Calidad del aire interior en GreenFacts. [ VER ]

Seguici in Facebook