Revuelo por la utilización de pesticidas prohibidos en pimientos

Alemania, el Reino Unido y Holanda detectaron los productos contaminados

Las autoridades agrícolas harán lo que sea necesario para recobrar la confianza de los consumidores europeos.

Málaga, 15/1/2007, (Ecoestrategia).- La agricultura convencional andaluza y española empezó mal el nuevo año. El pasado 28 de diciembre el Gobierno alemán informó a España de que había detectado residuos de un pesticida no autorizado en pimientos procedentes de la provincia de Almería, en Andalucía, lo cual provocó que el producto fuera retirado de los supermercados alemanes y el precio de esta hortaliza española cayese en un 40% en ese país.

Posteriormente, el día 5 de enero, la Comisión Europea informó a todos los países de la UE de la presencia de restos del plaguicida no autorizado “isofenfus-metilo” en algunas partidas de pimientos procedentes de Almería por medio de su Sistema de Alerta Rápida de Alimentación y Comida (RASFF por sus siglas en inglés) después del hallazgo de los mismos en Alemania, Reino Unido y Países Bajos.

El Departamento de Investigación Animal y Química de Stuttgart había hallado residuos de pesticidas en los pimientos, tras análisis minuciosos entre noviembre y diciembre del 2006, se determinó la presencia en pimientos de origen español de restos de un insecticida no permitido.

Desde mediados de noviembre, este departamento aseguró haber analizado 35 muestras de pimientos, de las que 15 procedían de Almería. Según la información facilitada por las autoridades alemanas, “œen nueve de las quince pruebas se han determinado residuos”.

Lo más grave es que seis de esas nueve muestras infectadas tuvieron un resultado positivo por encima del límite máximo para sustancias no autorizadas, que es de 0,01 miligramos por kilo. Concretamente, las pruebas realizadas revelaron contenidos entre los 0,005 y los 0,18 miligramos por kilo de pimiento.

Los responsables de Agricultura reaccionan

La información de las autoridades alemanas provocó que el Gobierno nacional notificase de forma oficial a las consejerías andaluzas de Salud y Agricultura la necesidad de identificar la procedencia de los lotes de pimiento afectados y las posibles sanciones que se interpondrían a los agricultores implicados.

Tanto la ministra de Sanidad, Elena Salgado, como el consejero andaluz de Agricultura y Pesca, Isaías Pérez Saldaña coincidieron en su petición de tranquilidad, puesto que las cantidades de pesticida prohibido detectadas por las autoridades alemanas no suponían ningún riesgo para la salud, ya que sería necesario ingerir 14.000 kilos de pimiento para producir una dosis letal.

Al poco tiempo, las delegaciones provinciales de Salud y Agricultura en Almería aseguraron que los técnicos de la Junta lograron identificar los invernaderos de los que provenían las partidas de pimientos. A partir de ese momento, el gobierno autonómico andaluz precintó de manera cautelar decenas de invernaderos para analizar los cultivos y comprobar si contenían el pesticida.

Inmediatamente comenzaron a tramitarse los correspondientes expedientes sancionadores a los propietarios de los cultivos de pimiento que tenían restos del pesticida no permitido, que implican multas de hasta 120.000 euros y el estudio por parte de la Fiscalía para la imputación de un presunto delito contra la salud pública.

El delegado de Agricultura en Almería, Juan Deus, aseguró que “será una sanción ejemplar”. “No vamos a parar hasta sacarlos del sistema”, añadió, porque “unos pocos pueden hacer un daño muy importante a la agricultura y contribuir a crear una mala imagen en los mercados exteriores”. Almería exporta el 90% de la producción de pimientos, por lo que el mercado internacional es fundamental.

Analizarán todo el pimiento que salga de Almería

Posteriormente, la Delegación del Gobierno en Almería dio a conocer que todas las partidas de pimiento que salgan de esta provincia tendrán obligatoriamente que acreditar que no contienen restos de pesticidas ilegales, a través del certificado los laboratorios homologados por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

Para la Delegación del Gobierno se trata de una situación “œmuy cercana” a la de la alerta sanitaria que se temía al principio, y que finalmente ha quedado en el envío de un “œaviso” por parte de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA), dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, a la Junta de Andalucía, en el que le reclama información para responder a la denuncia transmitida por Alemania a la UE.

El delegado del Gobierno, Juan Callejón, precisó que existe “œmuy poca diferencia” entre una alerta sanitaria y la solicitud de información a España efectuada por el Gobierno alemán a través de la UE, y que éste no es sino el paso previo a que se decrete. De hecho, no descartó que de detectarse nuevas partidas de pimiento en Almería con materias activas no autorizadas se inmovilice la exportación.
Además, la Junta anunció que se van a intensificar las inspecciones aleatorias en la producción, la comercialización y los canales de distribución de pimiento y otros productos hortícolas, en colaboración con las federaciones de cooperativas y alhóndigas Coexphal y Ecohal.

Junto a ello, Juan Callejón reveló que el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil intensificará la búsqueda y rastreo de puntos de venta ilegales de fitosanitarios no autorizados. Según informó, durante el pasado año y éste, el Seprona ya habría “œimputado a algunas personas este tipo de sustancias”.

La industria fitosanitaria pide contundencia contra los infractores

A raíz de este suceso, la industria fitosanitaria española reclamó una mayor contundencia y eficacia en la persecución de todos los infractores, tras subrayar que las medidas adoptadas han sido las adecuadas para proteger a los consumidores y a la agricultura española.

La Asociación Empresarial para la protección de las plantas (AEPLA) pidió a la Administración “œuna mayor y más sostenido esfuerzo en el tiempo para controlar y prevenir de un modo eficaz el creciente tráfico ilegal de productos fitosanitarios”. “œEs imprescindible perseguir y castigar con dureza a toda la cadena de infractores, especialmente a los traficantes y organizadores de las redes mafiosas existentes”, subrayó la AEPLA.

La Asociación se mostró convencida de que, en muchos casos, el usuario final no es el principal responsable, ya que, a su juicio, la mayoría de los agricultores hacen bien su trabajo, actúan con responsabilidad y están “œseriamente” afectados por esta competencia “œdesleal y fuera de la ley”.

La industria ya ha advertido en numerosas ocasiones de que se podía producir un caso como el ocurrido en Almería e insistió en que “œha llegado el momento de poner los medios para evitar que se repitan este tipo de situaciones”, por lo que ha iniciado recientemente un conjunto de acciones para combatir el tráfico ilegal.

AEPLA reiteró su compromiso en el estricto cumplimiento de los requisitos necesarios para la autorización y comercialización de productos fitosanitarios y aseguró que continuará colaborando con todas las administraciones involucradas en su deber de controlar que los distintos actores del mercado cumplan la ley.

No obstante, desde hace tiempo la organización Ecologistas en Acción venía denunciado la alta peligrosidad de los residuos de los invernaderos del “œmar de plástico” de Almería, que según ellos, en muchos casos, provocan serios problemas de salud por la combustión de los plásticos, lanzan al aire elementos cancerígenos y utilizan plaguicidas no controlados o incluso prohibidos.

Para mayor información sobre la situación ambiental de los invernaderos de Almería se puede consultar el informe de la Fundación Tierra:
http://www.terra.org/html/s/econoticia/reportajes/

Seguici in Facebook