Recetas de farmacia ecológicas

Gracias a una base de datos que comprende más de 1.100 sustancias, los médicos suecos pueden recetar medicamentos saludables tanto para el ser humano como para el medioambiente. La Unión Europea está estudiando este modelo para adaptarlo a su sistema sanitario.

Los ríos están contaminados. En sus aguas se encuentran sustancias relacionadas con los residuos de medicamentos, tales como antibióticos, antidepresivos o estrógenos, que no pueden ser eliminados en las depuradoras.

En Suecia parecen haber hallado una solución al problema: los médicos pueden optar por prescribir medicamentos en función de su potencial contaminante. Este plan comenzó en la región de Estocolmo, donde se afanaron en la tarea de clasificar las sustancias farmacéuticas según su toxicidad y la persistencia de sus agentes, una tarea que fue todo un éxito y que rápidamente se extendió a todo el territorio nacional. La Unión Europea está trabajando para clasificar sus medicamentos según su peligrosidad medioambiental y poder así elaborar una herramienta que agrupe todos los datos recogidos.
La Asociación sueca de la Industria Farmacéutica creó un modelo de clasificación y una base de datos que colgó en un portal al que los médicos suecos tienen acceso y donde pueden consultar las más de 1.100 sustancias catalogadas, 60% de las cuales contienen información relativa a su impacto medioambiental. Para 2010 se espera poder contar con una base de datos aún más exhaustiva que servirá de herramienta medioambiental para que los médicos suecos puedan diferenciar los compuestos basándose en su poder contaminante.
La Unión Europea ha mostrado interés en adoptar este método sueco e implantarlo en el viejo continente. En 2006, varios estudios mostraron la presencia de moléculas farmacéuticas en las canalizaciones de agua de ríos y lagos y en los circuitos de agua potable en varias ciudades europeas. Su presencia se explica de forma sencilla: estas moléculas llegan al agua mediante las excreciones humanas que transitan por los desagües antes de alcanzar los ríos. Los riesgos de este tipo de contaminación son aún desconocidos.
Algunas empresas de parafarmacia muestran un interés creciente en la denominada “œquímica verde”. Representantes de la industria, de los gobiernos y de la comunidad científica se encontraron en la Primera Conferencia sobre Farmacia Sostenible en Alemania el pasado mes de abril para discutir sobre cómo producir medicamentos más respetuosos con el medioambiente. En EEUU, las grandes empresas se han unido a la mesa redonda sobre química farmacéutica verde de la Sociedad Química Americana. Según afirmaba esta en un artículo, sin la química verde, “œla industria encontrará más y más dificultades para vender sus productos”.
Fuente: ladyverd.com (Vía http://www.environmentalhealthnews.org/ehs/news/benign-drugs-by-design)
Más información: Sociedad Química de Los Estados Unidos de America (American Chemical Society ” ACS)

Seguici in Facebook