Pediatra todo orgánico durante tres años

images-15.jpg

Ecoticias.com 11/12/08
A través de un fascinante experimento, realizado sobre sí mismo, el doctor Alan Greene, pediatra y escritor de Danville, California, decidió volverse 100% ecológico.

Tres años después, dice que tiene más energía y se despierta antes. Como pediatra, está expuesto regularmente a los niños enfermos, por lo que estaba acostumbrado a contraer varias enfermedades al año. Ahora, dice, raramente está enfermo. Su orina es de un amarillo brillante, un síntoma de que está ingiriendo más vitaminas y nutrientes.
Durante los últimos tres años, el doctor Greene no ha comido nada más que alimentos ecológicos. “œFue mucho más problemático de lo que pensaba, y eso que pensaba que sería duro. Hubo días donde no podía encontrar nada ecológico”, dice.

Los agricultores ecológicos no emplean métodos convencionales para fertilizar el suelo, controlar las malas hierbas y las plagas o impedir las enfermedades del ganado. Llevan a costes más altos, y los consumidores pueden pagar el doble por los alimentos de esta categoría que por los productos convencionales.

Para rebajar el coste de una dieta ecológica, el doctor Greene dijo que había reducido el consumo de carne. “œSiempre que asciendes en la cadena de alimentación, los costes se acumulan”, dice. “œSi no comes carne en todas las comidas, si la carne se convierte en un plato auxiliar y no en la pieza central, puedes llenar el plato con comida ecológica saludable más o menos por el mismo precio”, concluye.

El doctor Greene dijo que se le ocurrió iniciar una alimentación ecológica tras hablar con un granjero de productos lácteos que había notado que el ganado enferma menos después de haber introducido estas prácticas ecológicas en su alimentación y cuidado. Se preguntó si hacerse 100% ecológico podría mejorar su propia salud.

El doctor Greene llegó a la meta de los tres años en octubre, pero su dieta sigue siendo ecológica. Todavía no ha decidido si seguir comiendo completamente de esta forma o suavizarla en interés del precio y la comodidad. En su último libro, Raising Baby Green: The Heart-Friendly Guide to Pregnancy Childbirth and Baby Care (Jossey-Bass), defiende un enfoque “œestratégico”, urgiendo a los padres a insistir en las versiones ecológicas de unos cuantos alimentos principales, como la leche, las patatas, las manzanas y los alimentos infantiles.

La mayor sorpresa de toda la experiencia, dice, fue que mucha gente todavía no sabe lo que significa “œecológico”. “œMe sorprendió el que poca gente sabe que ecológico significa sin pesticidas, antibióticos ni hormonas”, dice. “œEn las tiendas o restaurantes de todo el país, si preguntas si tienen algo ecológico, la mitad de las veces te responderán: ¿quiere decir vegetariano?”.

fuente: Johnt Tierney – www.gaceta.es

Seguici in Facebook