Narbona dice que por cada euro que se invierta en combatir el cambio climático se evitarán 20 euros de costes sanitarios

images-11.jpg

05/03/2009

La embajadora de España ante la OCDE y ex ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, apostó ayer por desarrollar nuevos modelos energéticos más saludables con el medio ambiente tras defender que, por cada euro que se invierten en combatir el cambio climático, como por ejemplo la apuesta por las energías renovables, se ahorran 20 euros en los sobrecostes que generan los efectos nocivos para la salud y el medio ambiente del cambio climático.

En un encuentro con la prensa en Sevilla, en el marco del ‘XIII Congreso de la SESPAS’, Narbona aseguró que el cambio a políticas que respeten el medioambiente “no sólo no suponen una pérdida de competitividad económica para las empresas que apuesten por este sector, sino que, además, son las que más están creciendo en los últimos años”.

Según Narbona, en este enfoque del coste del cambio climático ya trabajaba la OCDE “desde hace varios años, antes inclusive de que se comenzase a hablar de forma generalizada de los efectos del cambio climático”.

En la misma línea, la directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, apostó por incentivar lo que denominó una ‘nueva economía verde’, de la que dijo “tienen que participar todas las administraciones desde la transversalidad”.

En cuanto a la relación del cambio climático con la salud de las personas, ambas expertas coincidieron en afirmar que su vinculación está “fuera de toda duda”. De hecho, aseguraron que anualmente se producen en el mundo unas 600.000 muertes pro enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica, de las que 16.000 se registran en España.

A modo de ejemplo, Neira aludió a los efectos sanitarios que en España ha provocado el aumento de la temperatura media, “como por ejemplo el incremento de enfermedades de tipo tropical”, un extremo que achacó en parte “al desplazamiento de ciertos especies animales que antes no vivían en España o a los conocidos como golpes de calor”.

De igual modo, aludió a las descompensaciones de las patologías de base que con frecuencia se da en las poblaciones más vulnerables a los cambios de temperatura, principalmente personas ancianas, niños y enfermos polimedicados.

Cuestionada sobre la existencia de ciertos sectores que niegan que se esté produciendo un cambio climático, Narbona dijo respetar “a los escépticos”, si bien también pidió a los ‘negacionistas’ “que no se frivolice con este tema”, tras sostener que las recomendaciones del Panel Intergubernamental de Cambio Climático “son concluyentes: si no reducimos las emisiones de CO2 la temperatura subirá y con ellas los problemas para la salud”.

De hecho, destacó que “países como EEUU, que tradicionalmente se han opuesto a estas recomendaciones y que han negado y manipulado datos, están cambiando ya de actitud, como ha ocurrido como el nuevo gobierno de Obama”.

Por su parte, el director general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Ildefonso Hernández, mostró el “compromiso absoluto” de su departamento en esta nueva estrategia de salud y medio ambiente tras anunciar una pronta puesta en marcha de una ‘Oficina de Salud y Cambio Climático’ vinculada al ministerio y cuya principal función será la de nutrir de propuestas a los distintos agentes que participan en el nuevo modelo.

Seguici in Facebook