Los expertos alertan de los viajes sin control de chatarra radiactiva

images-3.jpg Valdecaballeros
02/03/2009

Fuente: elpais.com

La presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Carmen Martínez Ten, ha presentado el pasado viernes en una rueda de prensa celebrada en la Universidad Rovira i Virgili, las conclusiones de la conferencia internacional sobre el control de materiales radiactivos en la chatarra que durante toda esta semana ha tenido lugar en Tarragona. “Se ha visto que el principal problema viene de las importaciones de chatarra de otros países. Sobre todo para países pequeños con menores recursos”, ha dicho Martínez Ten.

“De momento no hay ningún instrumento legal internacional que cubra los temas transfronterizos en relación al material radiactivo encontrado en la chatarra. Además los países tienen diferentes criterios de aceptación de presencia de radionucleidos en la chatarra”, ha añadido. En este encuentro internacional, se ha puesto de relieve que el problema es global y por tanto la solución debe ser global, según ha señalado el CSN en un comuniado. “Trasladar las experiencias nacionales, al ámbito internacional, no es fácil, pero las lecciones aprendidas de la experiencia española son válidas”, añade el organismo.

Los participantes han sido unánimes al reconocer los beneficios que resultarían de establecer alguna forma de acuerdo internacional obligatorio entre gobiernos para unificar este proceso.

En algunos países, este tipo de chatarra se acepta por la industria local del acero, sin embargo requiere de una gran confianza entre ambas partes. Tanto la industria nuclear y como la del acero tienen muchos temas que poner en común y resolver, pero hay pocas ocasiones para conseguirlo. Una manera de solucionarlo sería crear un Foro que ayude a ver que es un tema que les incumbe a ambas partes e impulsar la confianza mutua.

Más chatarra

Otro tema resaltado ha sido el reciclaje del metal que proviene de la industria nuclear, que aumentará previsiblemente en los próximos años debido al desmantelamiento de las centrales nucleares.

La presidenta del CSN, subrayó que una muestra de ese aprendizaje es el Protocolo que se puso en marcha en España en 1999 tras la fundición, de forma accidental, de una fuente radiactiva en una acería. “Es un modelo inclusivo, que ha hecho de todos los sectores implicados parte de la solución”.

Desde que comenzó a aplicarse el protocolo, hace 10 años, se han producido 1.100 detecciones, de las cual 189 eran fuentes radiactivas y el resto de ellas correspondían a la categoría NORM, esto es, contaminación natural.

Martínez Ten hizo hincapié en las consecuencias de aplicación del protocolo tales como la detección de las fuentes que evita así su fundición y posible contaminación, la disminución de los residuos radiactivos, así como el retorno rápido a la actividad industrial gracias a la prevención precoz reduciéndose así las consecuencias económicas que podrían repercutir por este motivo.

“Tanto la prevención como la detección requieren esfuerzos de todas las partes implicadas. La industria del metal, del acero, los organismos reguladores y las organizaciones que gestionan los residuos radiactivos”, señala el comunicado.

Seguici in Facebook