Se detecta en España radiación procedente de Japón. Allí 11.500 toneladas de agua radiactiva de Fukushima serán arrojadas al mar


EL PAÍS – Bilbao – 01/04/2011

La estación de vigilancia radiactiva de Bilbao detectó la pasada semana un aumento de los niveles de los isótopos yodo 131, cesio 137 y cesio 134 debido a las emisiones procedentes de la central japonesa de Fukushima. Aún así, los valores se mantuvieron “muy bajos” y no fueron peligrosos para la salud humana, según informó ayer el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) a través de una nota y en su página de Internet.

Entre los días 25 y 28 de marzo, la estación de Bilbao registró unos niveles de yodo 131 de 0,900 milibecquerelios por metro cúbico. Los segundos más elevados de los registrados en España durante el mismo período, pero muy lejos de los 16.000 en los que está fijado el límite de dosis para la población humana. Los valores se redujeron el martes a una tercera parte.

El patrón se reprodujo casi con total fidelidad en el caso del cesio 137, que llegó entre los días 25 y 28 de marzo a 0,077 milibecquerelios por metro cúbico, cuando el límite para la salud humana se sitúa en 3.000. La presencia de cesio 134, por su parte, se situó 0,073, frente a un máximo tolerable que se eleva hasta los 6.100 milibecquerelios por metro cúbico. La semana anterior, los niveles de estos isótopos radiactivos en Bilbao figuraban por debajo del límite inferior de detección.

Datos “previsibles”
El CSN recalcó ayer que estos niveles de isótopos radiactivos en la atmósfera, detectados también en Barcelona, Cáceres y Sevilla, “no tienen significación desde el punto de vista de la protección radiológica” y tampoco en lo que a la afección medioambiental respecta. Según argumentó, los resultados son similares a los recogidos en otras ciudades europeas y eran “previsibles” por los datos meteorológicos de los días anteriores, que indicaban que iba a llegar “la nube procedente de Fukushima”.

El Consejo de Seguridad Nuclear solo informó ayer de los datos de isótopos radiactivos de seis de sus más de cuarenta estaciones de vigilancia repartidas por España. Entre estas figuraba Bilbao, pero no San Sebastián y Vitoria, donde el departamento vasco de Industria dispone también de centros de medición conectados al CSN. La consejería, por su parte, dio a conocer las mediciones de rayos gamma detectados, que fueron normales al situarse en 0,076 en Bilbao, 0,078 en Vitoria y 0,087 en San Sebastián, las tres más bajas de España.

La convención de seguridad nuclear, a revisión .Japón reconoce que habrá filtraciones radiactivas varios meses. Hallan muertos a dos operarios de TepcoTodo sobre el terremoto y la crisis nuclear de Japón

La empresa japonesa TEPCO, operadora de la maltrecha planta nuclear de Fukushima, ha anunciado que a partir de este martes martes, planea lanzar al Océano Pacífico hasta 11.500 toneladas de agua radiactiva procedente de la central.

Tokyo Electric Power (TEPCO) afirma que la concentración de radiactividad del agua es cien veces mayor al límite legal, lo que consideró relativamente bajo.

Según la página web del diario japonés ‘Yomiuri’, 10.000 toneladas proceden de depósitos especiales de la planta nuclear, mientras que otras 1.500 se encontraban en el interior de los reactores 5 y 6.

El objetivo es habilitar espacio en esos lugares para poder trasladar allí el agua con una radiactividad aún más elevada que inunda los edificios de turbinas de los reactores 1, 2 y 3, y que dificulta seriamente las labores de los operarios de TEPCO para enfriarlos.

Filtración precocupante

Desde hace días se está produciendo una filtración de agua contaminada al mar desde Fukushima que, por su elevado nivel de radiactividad, se sospecha proviene del núcleo del reactor 2.

Este lunes los operarios de TEPCO vertieron líquido con colorante en un túnel cercano a ese reactor para tratar de determinar la ruta por la que el agua radiactiva se filtra al mar.

El líquido, de color blanco, fue introducido en un túnel que conduce a la fosa donde este sábado se detectó una grieta de unos 20 centímetros, que permite que agua con una elevada radiactividad se escape al mar.

La filtración se intentó detener sellando la grieta con hormigón e inyectando polímero en polvo para absorber el agua, pero ninguno de esos recursos tuvo éxito.

TEPCO baraja varias posibilidades para detener la filtración al mar, como tratar de tapar la grieta con productos químicos o instalar una barrera en el litoral para contener el agua radiactiva.

La planta de Fukushima se quedó averiada el pasado 11 de marzo por el fuerte terremoto de 9 grados en la escala Richter y posterior tsunami, que inundó la central con olas de hasta 14 metros.

Desde entonces los trabajadores de TEPCO intentan refrigerar los seis reactores de la planta, pero sus esfuerzos se han visto dificultados por constantes problemas, como la excesiva radiactividad en el agua que inunda parte de las instalaciones, y ahora una de sus prioridades es drenarla.

‘No tenemos elección’

“Nosotros no tenemos otra elección que la de arrojar este agua contaminada en el océano, como medida de seguridad”, ha manifestado el portavoz del gobierno, Yukio Edano, la televisión.

En medio de la preocupación general por la evolución de la delicada situación de la planta nuclear de Fukushima, a partir de este lunes se celebra en Viena a la quinta reunión de revisión de la Convención de Seguridad Nuclear (CSN).

El objetivo de esta cita es crear “instrumentos de incentivo, basados en el interés común de conseguir un nivel superior de seguridad”.

Seguici in Facebook