El silencio de los pájaros


Salvador Herrando Pérez
Quercus 30/05/2011

En los años sesenta, la bióloga Rachel Carson hizo temblar a los sectores político y empresarial de los Estados Unidos con su libro La Primavera Silenciosa, un contundente ensayo sobre el impacto ambiental de los plaguicidas. La metáfora de aquel libro –una primavera sin cantos de pájaros– sigue vigente medio siglo después debido a la sostenida reducción de las aves en los campos de cultivo europeos, a merced de prácticas agrícolas poco sensibles con los servicios que la biodiversidad ofrece.
No hay pájaro más común que el gorrión… Lo vemos por todas partes en ciudades, pueblos, campos, montañas y playas. Estos pequeños emplumados se cuelan hasta en los centros comerciales y te sobrevuelan con la patata frita que acaban de birlar de un plato abandonado. Sin embargo, el deterioro de sus poblaciones ha sembrado preocupación entre los políticos europeos y el conjunto de la sociedad.

A título de ejemplo, en el año 2002 la revista Nature publicaba un estudio encabezado por David Hole (Universidad de Oxford) sobre cuatro poblaciones genéticamente aisladas de gorrión común (Passer domesticus) en las granjas del condado de Oxfordshire (1). El número de individuos de una de las poblaciones disminuyó un 80% entre 1960 y 2000, mientras que las otras tres se mantuvieron estables. A las cuatro poblaciones se les suministró comida durante los meses más fríos y se contó el porcentaje de supervivientes entre inviernos consecutivos antes y después de dispensarles esa ayuda. Al finalizar el experimento, el aporte de comida sólo coincidió con un aumento en el número de supervivientes en la población en declive.

Los biólogos británicos concluyen que la histórica merma de esa población radica en la alta mortalidad por escasez de alimento, ocasionada a su vez por la intensificación de la agricultura. Es sólo un caso entre los numerosos estudios que ya evidencian que el incremento de cosechas mediante intensa irrigación, abonado y protección química está sustrayendo recursos vitales para muchas especies de pájaros.

Así, en las tres últimas décadas los censos de aves comunes en las regiones agrícolas de la Unión Europea, unas 120 especies, han arrojado un continuo descenso. También desde Oxford, John Krebs habla de una “Segunda Primavera Silenciosa” (2), en alusión a la metáfora de Rachel Carson.

Seguici in Facebook