El “ecologismo español” insta al MARM a paralizar la Refinería Balboa (Badajoz) -por muchas razones

images-253.jpg images-31.jpg

Ecoticias.com. Diciembre 2008

El “ecologismo español” advierte de una posible “catástrofe ecológica” en Doñana (Huelva) como consecuencia de la instalación del oleoducto. El interés del Gobierno de Extremadura (del PSOE) por este proyecto industrial tan contaminante contrasta con las declaraciones y compromisos electorales del Sr. Rodríguez Zapatero a favor de las energías renovables y en contra del cambio climático.

Un grupo de representantes de las organizaciones Greenpeace, Ecologistas en Acción, SEO-Bird Life, la Red WWF-Adena y Adenex instó hoy al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) a emitir una Declaración de Impacto Ambiental “negativa” para el proyecto de la refinería de petróleos que el Grupo Gallardo pretende instalar en la localidad de Los Santos de Maimona (Badajoz).

Esta petición surge de la consideración de estos grupos ecologistas respecto a los “gravísimos riesgos” que el conjunto de infraestructuras de esta industria, incluido un oleoducto de 500 kilómetros de longitud, podría acarrear para catorce espacios naturales protegidos por el programa europeo Red Natura 2000, además de las repercusiones sanitarias.

El responsable de la campaña contra la contaminación de Greenpeace, Julio Barea, afirmó que la “lucha” contra la instalación de la Refinería Balboa “ha dejado de ser sólo de Extremadura”, y adelantó que en caso de no obtener una respuesta favorable a su petición por parte del ministerio, trasladarán el caso a Bruselas.

En palabras de Barea, el proyecto del Grupo Gallardo es “ambiental, social y sanitariamente inviable en una zona de interior como Extremadura” y, en esta línea, criticó el “encabezonamiento” de sus promotores, que “con un apoyo político clarísimo, por parte de la Junta y del Gobierno de España” busca dar luz verde a “una completa atrocidad”.

Barea hizo estas declaraciones hoy en el transcurso de una rueda de prensa que se celebró en Mérida y en la que estuvo acompañado del coordinador estatal de Ecologistas en Acción, Luis González; la técnico de la Red WWF-Adena Cristina Rabadán; el delegado de SEO-Bird Life en Extremadura, Marcelino Cardalliaget; y por los portavoces de Adenex y de la Plataforma Refinería No, Jesús Valiente y Leonardo Clemente, respectivamente.

“DESASTRE ECOLÓGICO” EN DOÑANA

Según detalló la técnico de la WWF-Adena la refinería, al estar contemplada para una zona territorial del interior del país, implica la construcción de un oleoducto “muy largo”, en cuyo trayecto atravesará un total de siete espacios protegidos, entre ellos, el Parque Nacional de Doñana en Huelva, “afectando su biodiversidad”.

A su parecer, este parque “corre un gran riesgo de vertidos”, al tener que instalarse una nueva toma de agua junto a la que existe ya para la refinería onubense. “Es muy probable que en la zona de Doñana se pueda producir una catástrofe ecológica muy importante”, afirmó.

Explicó que el “peligro” para este espacio “no solo” estaría ligado al “desbroce” de la vegetación, que será cortada para dar paso del oleoducto, sino, “sobre todo, por el continuo trasiego de petroleros, en un espacio que es el más importante para la biodiversidad española”, indicó.

Además, el resto de instalaciones asociadas a la refinería “perjudicaría” a otros siete espacios naturales, localizados en la zona de influencia del proyecto.

Una de las especies que, dijo, podría quedar “sensiblemente afectada” por la instalación de la refinería de petróleos sería el lince ibérico, “el felino más amenazado del mundo”. Las consecuencias también serían “graves”, afirmó, para algunas variedades de cetáceos, aves y peces que viven en los espacios naturales en cuestión.

CO2 POR ENCIMA DE LA MEDIA

Por su parte, el coordinador estatal de Ecologistas en Acción, Luis González, se refirió a las posibles repercusiones que el proyecto tendría para el nivel de emisiones de C02, pues está previsto, aseguró, que la refinería lance al ambiente en torno a 1,5 millones de toneladas de este gas al año.

A esta cantidad, explicó, hay que sumar las 19 toneladas de gas metano, “30 veces más potente que el C02”, y las 21,5 toneladas de óxido nitroso que esta instalación emitiría anualmente; así como los gases producto de la combustión de los 5,4 millones de toneladas de carburantes que se refinarán en la industria del Grupo Gallardo.

Según explicó, entre el año 1990 y el actual, Extremadura ha aumentado un 67 por ciento sus emisiones de C02, un incremento que supera a la media del resto del Estado, que durante el mismo período, registró un crecimiento de este tipo de emisiones en torno al 50 por ciento, afirmó.

Las emisiones por habitante y año en Extremadura “también son superiores a la media estatal”. González comentó que en la región  cada habitante produce anualmente “unas 8,3 toneladas de C02, una cantidad que duplica las registradas en otras comunidades autónomas como, por ejemplo, Madrid, con 4,7 toneladas de C02 por habitante y año”.

“TRISTE RÉCORD DE HUELVA”

Por otro lado, y en relación a los “riesgos sanitarios” que para los grupos ecologistas podría acarrear la instalación de la refinería en Los Santos de Maimona, el representante de Greenpeace se refirió al “triste récord” de Huelva, la ciudad española que tiene el “mayor porcentaje” de fallecimientos por cáncer del país.

“El proyecto incidirá en la salud de las personas y tenemos un ejemplo clarísimo sobre los efectos que este tipo de instalaciones llevan aparejados contra la salud. El polo químico de Huelva tiene el triste récord de ser la zona de España con mayor índice de mortalidad por cáncer, y esto, lógicamente se podría reproducir en Extremadura con esta instalación”, afirmó.

Además, comentó que la refinería podría “afectar” a la “capacidad productiva” de los viñedos plantados en la zona de influencia del proyecto, y “especialmente” a los de Tierra de Barros, dijo. “Lejos de conseguir incrementar el empleo, lo que se va a conseguir es destruir puestos de trabajo a nivel neto, vía la destrucción de la principal fuente de subsistencia de los ciudadanos de la zona”, aseguró.

Por otra parte, el delegado de SEO-Bird Life en Extremadura, Marcelino Cardalliaget, advirtió sobre las posibles “afecciones” que podrían sufrir más de 65 cursos de agua, situados en las cercanías del conjunto de las instalaciones del proyecto Balboa.

“Los oleoductos y poliductos siempre tienen pérdidas regulares, especialmente con el paso del tiempo y esto incrementa el riesgo de vertidos en los más de 65 cursos de agua que atravesará el proyecto, muchos de ellos de gran importancia medioambiental”, afirmó.

“NO SE INSTALARÁ”

Por su parte, el portavoz de Adenex, Jesús Valiente, aseguró que el “ecologismo español” confía en que la refinería del Grupo Gallardo “no saldrá adelante” y que, finalmente, “el sentido común acabará imponiéndose”.

“A pesar de que el proceso de participación pública ciudadana en torno al proyecto ha sido muy deficiente, la respuesta social en toda la región está siendo de enorme importancia”, destacó.

En esta misma línea, el portavoz de la Plataforma Refinería No, Leonardo Clemente, recordó que el MARM “aún no ha aprobado” la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto y aseguró que la refinería “no se instalará”.

“El 15 de febrero de 2005, Juan Carlos Rodríguez Ibarra anunció que las obras empezarían en 2006 y que la industria estaría refinando petróleos en 2008. Ya la hemos parado una vez y volveremos a pararla, porque estoy seguro que el proyecto no va a salir”, concluyó.

Seguici in Facebook