Alertan de la presencia de toxinas y metales pesados en peces del río Jerte (Extremadura)

images2.jpg

fuente : Ecologistas en Acción  |  3 Noviembre 2008

Preocupados por la creciente degradación del río Jerte, Ecologistas Plasencia consideró conveniente el pasado verano realizar análisis sobre muestras de pescado para comprobar si la contaminación de las aguas está teniendo efectos acumulativos sobre la fauna del río. Para ello se envió a un laboratorio autorizado de Mérida un ejemplar de barbo (barbus vulgaris) de unos treinta centímetros de longitud y cuatrocientos gramos de peso. Se pidió que se analizaran pesticidas, metales pesados y micotoxinas.

El análisis demostró la presencia en el pescado de Cadmio, Plomo, Mercurio y micotoxinas del tipo aflatoxinas.

Por lo que respecta al Cadmio y al Mercurio, aunque sus niveles se encuentran por debajo de cifras consideradas como peligrosas, resulta cuando menos llamativo encontrarlos ya en peces del río Jerte.

En cuanto al Plomo, las cantidades de este metal pesado sí que se pueden considerar alarmantes, ya que se encuentran dentro de los intervalos regulados como máximos por el Decreto CE 78/2005, que es aplicable a todos los elementos analizados por la Asociación ecologista.

Por lo que se refiere a las aflatoxinas, su presencia en el río es de lo más inquietante, ya que todas las recomendaciones en vigor insisten en que sus valores deben de ser inexistentes debido a sus efectos nocivos, aun en cantidades mínimas.

Ecologistas Plasencia desea advertir a la ciudadanía sobre el efecto acumulativo de este tipo de sustancias, ya que su cantidad aumenta conforme crece el tamaño del ejemplar, al igual que puede ocurrir, de ingerir estos, en unas cantidades determinadas, en los seres humanos.

Por falta de recursos económicos, la Asociación desconoce el comportamiento de otras especies que se encuentran en el río Jerte; por ello invita a las instituciones a que realicen los oportunos análisis generales para esta y otras especies.

Como causa de esta contaminación silenciosa que poco a poco está envenenando uno de los ríos más emblemáticos de Extremadura, Ecologistas Plasencia apunta a lo que puede estar ocurriendo aguas arriba de la ciudad, ya que existen en toda la cuenca distintas industrias (destilerías, aceituneras, talleres”¦), plantaciones diversas que son tratadas fitosanitariamente, depuradoras que a veces funcionan y a veces no, vertederos incontrolados.

Para todo ello piden mayor vigilancia y una implicación efectiva de las instituciones a la hora de aplicar la ley.

El análisis en detalle

Cadmio: se han encontrado niveles inferiores a 0,01mg/Kg. Su potencialidad lesiva está en que su eliminación es muy lenta. Tiende a acumularse en los riñones por esta lentitud en su eliminación. Por esta lentitud en la excreción y su persistencia biológica hace que, aunque se encuentre en cantidades muy pequeñas, sea necesario limitar mucho más las cantidades de ingestión, para evitar efectos perniciosos a largo plazo. Directiva (466/2001). Algunos compuestos que contienen Cadmio son los abonos fosforados y los residuos urbanos.

Mercurio: se han encontrado niveles de 0,05mg/Kg. También por debajo de las dosis máximas de ingestión reguladas, que son de, 0,5mg/Kg. Este compuesto inorgánico se transforma en un compuesto muy toxico al integrarse en el aparato digestivo del pescado, el cual posteriormente será capturado e ingerido. Es un compuesto que afecta al Sistema Nervioso humano. Fuentes de Mercurio vuelven a ser los pesticidas y herbicidas que los aportan como un elemento más dentro de su compleja formula. También queda una proporción atribuible a la que se origina a mucha distancia, en las centrales térmicas y otras empresas que quemen carbón y que el viento y posteriormente la lluvia, lo precipitan a los suelos, siendo arrastrados más tarde a los ríos.

Plomo: este metal es el que en más alta dosis se ha encontrado, entrando, ya si, en el intervalo máximo recomendado por la directiva Europea, en la que, al igual que para los anteriores elementos, se distingue entre tallas grandes y pequeñas, siendo más restrictivos cuanto menor es el tamaño.La cantidad de metal ha sido de 0,22mg/kg. El Plomo en exceso suele causar hipertensión y otras patologías cardiovasculares. Se acumula en riñón, hígado y huesos sobre todo.

Aflatoxinas: estas sustancias por su marcado carácter carcinogénico, no tienen un intervalo de dosis máxima recomendado, fomentando la CEE mediante su directiva 98/53/CE su deseo que sus cifras sean lo más cercanas a cero. Tienen capacidad de inducir cáncer hepático.

Seguici in Facebook