140 países se comprometen a controlar el peligroso mercurio y eliminarlo paulatinamente

images-2.jpg

Con el apoyo de Estados Unidos

Este metal pesado amenaza la salud y la vida de cientos de millones de personas en el mundo.

Naciones Unidas, 26/2/2009, (Ecoestrategia).- La comunidad internacional alcanzó recientemente, un sorpresivo consenso, con el apoyo incluido de los Estados Unidos, para regular el uso del mercurio, un metal altamente tóxico, a escala global. Esta decisión, que había sido reclamada durante años por las organizaciones no gubernamentales, fue adoptada en días pasados en el marco de una reunión de Ministros del ramo convocada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en Nairobi, capital de Kenya.

Los gobiernos acordaron ocho puntos en los que trabajarán. Entre ellos figuran mejorar la capacidad de las naciones de almacenarlo de manera segura y reducir su uso en productos como los termómetros, y en algunos procesos de fabricación. También se propusieron concienciar sobre los peligros del mercurio en la minería artesanal, actividad que expone a unos 10 millones de mineros y a sus familias, sobre todo en los países en desarrollo.

Este es la primera fase de un proceso que tomará unos dos años hasta que esté elaborado un marco legal para sacar del mercado este metal pesado, debido a que su inhalación, ingestión o contacto es dañino al ser humano ya que al calentarse produce vapores tóxicos y corrosivos.

Según datos difundidos en la cumbre de Nairobi, unas 6.000 toneladas de mercurio -dañino al sistema nervioso humano y causante de pérdida de memoria o falta de visión- entran cada año en el medio ambiente. Otros efectos que produce son daños al hígado, pérdida de memoria o falta de visión. Unas 2.000 toneladas proceden de la quema de carbón en fábricas y hogares.

A este respecto, la Unión Europea (UE) se ha mostrado satisfecha y a favor de medidas legalmente vinculantes para regular el ciclo de vida completo del mercurio, que supone una gran amenaza para el ser humano, los animales y los ecosistemas, porque considera que las iniciativas voluntarias son insuficientes, según indicó la propia Comisión Europea (CE) en un comunicado tras conocer la decisión oficial adoptada en la reunión ministerial de Nairobi.

Mercurio Cero

Para los ambientalistas este consenso “œcorona los esfuerzos del Grupo de Trabajo Mercurio Cero/Zero Mercury Working Group”, en el que participa la ONG española Ecologistas en Acción, y que lleva cinco años abogando por un tratado internacional en este sentido. La participación de los delegados del gobierno español también ha sido fundamental para que la iniciativa llegara a buen puerto.

El tratado incluirá actuaciones encaminadas a reducir la oferta y demanda de mercurio y su uso en productos y procesos industriales, así como las emisiones mundiales de origen intencional. El Comité Intergubernamental de Negociaciones del tratado se creará este mismo año y las negociaciones empezarán en 2010, antes y durante la presidencia española de la Unión Europea en el segundo semestre de 2010.

El acuerdo ha sido posible entre otras cosas por el cambio de presidencia en Estados Unidos, ya que la administración Obama prestó su apoyo a la creación de un instrumento vinculante desde el primer momento y tramitó el proceso en menos de un mes. La administración Bush se había opuesto obstinadamente a cualquier actuación obligatoria.

En la discusión acerca de la necesidad de prohibir este metal pesado destaca muy positivamente el cambio de discurso de Estados Unidos, país que hasta el momento había bloqueado toda posibilidad de prohibición del metal.

Los ecologistas no dudan en afirmar que tomar medidas para eliminar el mercurio en el mundo es fundamental sobre todo por su creciente presencia en el pescado de consumo. Un estudio publicado este mes por el Grupo de Trabajo Mercurio Cero, que incluye análisis de pez espada y atún comprados en supermercados españoles, demuestra los elevados niveles de este metal pesado en el pescado de todo el mundo.

El mercurio es extremadamente tóxico y su volatilidad lo hace presente en el medio ambiente mundial; se acumula en los peces predadores y en el organismo humano, y es especialmente peligroso para los niños y niñas y las mujeres en edad fértil.

Un veneno mortal cuyo uso venía creciendo

“œTodos estamos de acuerdo en que debemos tener una directiva vinculante”, declaró Nick Nuttall, portavoz del Programa de Naciones Unidas para Medio Ambiente (PNUMA), de ello se encargará hasta el año 2011 un comité especializado. Nuttall enfatizó que “œel mercurio es uno de los venenos más mortales que existen”.

Lo peor de todo es que últimamente su empleo ha crecido sobre todo debido a su utilización en centrales térmicas de carbón. Achim Steiner, director del PNUMA y subsecretario general de la ONU, instó a los ministros de Medio Ambiente reunidos en Kenya a tomar una decisión histórica sobre el mercurio después de siete años de conversaciones.

La estrategia que eliminaría esta amenaza a la salud en todo el planeta incluirá una reducción de su utilización en procesos industriales “como el procesamiento del carbón y el oro- y en productos como lámparas como fuentes de luz ultravioleta, en espejos, termómetros, fluorescentes. También en pilas y baterías.

Para las baterías “dado que contienen otros metales como plomo y cadmio- existe en la UE desde septiembre 1998 una directiva que estipula cuotas anuales para su recolección: cada país debe encargarse de la recolección de un 35 por ciento de las baterías producidas en un año y encargarse del reciclaje del 25 por ciento de ellas hasta el 2012. Una prohibición del uso del mercurio también incidirá en este gran mercado.

Aunque algunos países -como India y China- preferirían un acuerdo voluntario, el veto a la utilización del mercurio ya no tiene vuelta atrás. El subsecretario de Estado estadounidense para Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Daniel Reifsnyder, dio aseguró: “œHemos llegado a un punto en el que hay un llamamiento para unirnos y lanzar un comité intergubernamental de negociación para desarrollar un acuerdo internacional sobre el mercurio. Estados Unidos se une ahora a ese llamamiento”.

El documento de este acuerdo puede leerse (en inglés) en:
http://www.unep.org/pdf/Draft_decisionapproved.pdf

Seguici in Facebook