El Centro de Recursos Ambientales presenta un nuevo sistema permeable para la gestión del agua de lluvia

21 Ottobre 2006 · Architettura / Arquitectura

El Centro de Recursos Ambientales presenta un nuevo sistema permeable para la gestión del agua de lluvia

Madrid, 30 may 2006 (Terra).- El Centro de Recursos Ambientales de Navarra, fundación adscrita al Departamento de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Vivienda del Gobierno de Navarra, ha presentado recientemente a través de su área de Demostraciones Tecnológicas un nuevo producto que permite la captación, gestión y reutilización del agua de lluvia mediante la aplicación de sistemas permeables.

La tecnología, denominada ‘Sistemas permeables Atlantis para la eco-gestión de pluviales’, es comercializada en Navarra por la empresa Desarrollos Urbanos Sostenibles (DURSO) y tiene como principales ventajas el control y tratamiento de la escorrentía urbana, la proporción de nuevos recursos hídricos, la reducción del volumen de agua contaminada, y de sobrecargas y descargas de sistemas de saneamiento. Asimismo, reduce los costes estructurales de transporte y depuración, contribuye a reducir los consumos energéticos y de efecto invernadero y permite una mayor eficiencia del uso del suelo y del agua.

Se trata de un producto que pueda aplicarse principalmente en los sectores de la construcción, edificación, urbanismo, obra civil, instalaciones deportivas, paisajismo, agricultura, etc. En la actualidad en España existe ya varias instalaciones de Atlantis en urbanizaciones, carreteras, edificios, parques y jardines, instalaciones deportivas, sistemas de depuración en viviendas unifamiliares y parques industriales.

En concreto, los sistemas permeables para la eco-gestión de pluviales ‘Atlantis’ se proyectan mediante la utilización de celdas de drenaje, tuberías específicas, canales depósitos y pavimentos permeables.

Diferentes aplicaciones

Con la aplicación de estas técnicas se consigue construir un diseño urbano que contribuye a no alterara la hidrología previa al proceso de urbanización. De esta forma, la lluvia filtrada a través de las estructuras superficiales es captada y gestionada a través de celdas, canales y depósitos enterrados. Posteriormente el agua puede ser percolada al terreno para la recarga del acuífero o conducida hacia estanques o humedales, revalorizando el aspecto paisajístico y lúdico del entorno reutilizada para riego y otros usos públicos o vertida directamente y en buen estado al medio receptor. Para ello, este tipo de estructuras han de ser diseñadas para adaptarse a las características del suelo, tipo de lluvia y demás condicionantes del lugar.

Para la retención, tratamiento y gestión en origen del agua de lluvia cada parcela se dota con sistemas para retener el agua de lluvia de un periodo de retorno determinado y se practican retenciones en azoteas (mínimo 50 litros por metro cuadrado), en depósitos permeables y en depósitos para reciclado. Se practica la filtración, retención y tratamiento en viarios y zonas de aparcamiento, y el exceso es dirigido hacia depósitos y estanques en zonas verdes con agua apta para ser reutilizada, infiltrada al terreno o vertida a cauce libre de contaminación.

La aplicación de las celdas de drenaje permite la recuperación de agua en campos deportivos y paisajismo, de tal forma que drena en segundos, genera una superficie de juego consistente bajo cualquier condición metereológica, mantiene niveles de humedad óptimos, reduce compactaciones no deseadas y retiene y administra los nutrientes eficazmente.

Mediante la utilización de depósitos modulares, se permite la retención, reciclado o infiltración de pluviales. Se trata de instalaciones rápidas y sencillas que no exigen ningún tipo de mantenimiento, proporciona agua de calidad, mejoran el drenaje de las zonas ajardinadas, reducen las necesidades de riego de las zonas verdes y la duración de la instalación.

Otra de las aplicaciones de Atlantis consiste en los sumideros y canales permeables como sistemas de recogida y canalización del agua, que permiten evitar una de las formas más comunes de contaminación derivadas del arrastre o escorrentía de la lluvia por las superficies impermeables de la ciudad. Mientras los sistemas tradicionales de desagüe y alcantarillado recogen y acumulan la mayor parte de agentes contaminantes generados por las urbes, de esta forma se permite la depuración del agua captada mediante procesos naturales de filtración y oxidación.

Además de éstas, algunas utilizaciones más destacadas del sistema son los parkings de superficies permeables, conversiones de cunetas en sumideros permeables transitables, la construcción de canales ecológicos para agua pluviales, etc.

Seguici in Facebook