¡Arquitectos del mundo, uníos contra el “todo vale”!

21 Ottobre 2006 · Architettura / Arquitectura

Viernes 20 de junio de 2003, número 305

¡Arquitectos del mundo, uníos contra el “todo vale”!

la “Declaración de Barcelona” fomenta la construcción sostenible y denuncia los excesos del mercado inmobiliario
L. A.

Poner “un poco de moralidad” en la construcción en los tiempos de los presuntos escándalos político-inmobiliarios.Ése es uno de los propósitos que defiende la llamada Declaración de Barcelona, un documento que compromete a algunas de las organizaciones de arquitectos más importantes del mundo a defender maneras constructivas respetuosas con el medio ambiente y el ciudadano.
Entre los firmantes de la declaración, que se presentó en Barcelona durante la última edición de la feria Construmat, se encuentran asociaciones tan significativas como la Unión Internacional de Arquitectos (UIA), el Royal Institute of British Architects y, también, el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE).

Carlos Hernández Pezzi, presidente del Consejo y promotor del texto, explica que la Declaración de Barcelona “quiere ser un manifiesto optimista, pero también una denuncia de la precariedad de un sistema que cada vez lo lleva todo más hasta el límite”.

De hecho, Hernández Pezzi anda estos días “bastante deprimido” con las noticias que afectan al sector. “Y no sólo me refiero a los casos de corrupción. Los últimos datos de licitación de vivienda que se han presentado me parecen increíbles; estamos construyendo el doble de casas que Francia o Alemania y no parece que eso le preocupe a nadie.Lo mismo ocurre con los niveles de endeudamiento de las familias o con la política territorial que se sigue en España. En la Costa del Sol, por ejemplo, ya sólo queda un 30% de litoral sin urbanizar”.

Para combatir esta realidad, los firmantes de la Declaración de Barcelona han prometido fomentar la colaboración entre arquitectos y el resto de agentes de la construcción “para la creación y la distribución de conocimientos”, la promoción de soluciones constructivas “que fomenten una arquitectura global que aplique la Definición Brundtland de sostenibilidad” (por el documento que aprobó la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en 1987) y a educar a arquitectos, constructores y promotores en la labor “de hacer un mundo más seguro”.

PROCESO ACRÍTICO

“Hablar de construcción sostenible y de materiales reciclables ante un problema que es tan amplio puede parecer que es ir a la anécdota, ponerle un moño al asunto…”, explica Hernández Pezzi, “pero es necesario no participar en este proceso acrítico que es tan peligroso”.

Seguici in Facebook