Weleda y Banco de Bosques, juntos al rescate de la selva misionera

POR: PATRICIA MELGAREJO

“El encuentro entre nuestra ONG y Weleda no fue casual. Pudimos conocer sus campos de cultivo en Córdoba, en donde trabajan con métodos orgánicos, y nos alegramos de saber que al igual que nosotros se interesaban por preservar la Naturaleza”, dijo Emiliano Ezcurra, director de Banco de Bosques, quien junto a Stefan Niewind, CEO y gerente general de la empresa Weleda, llevan a cabo una iniciativa para salvar la selva nativa misionera, y visitaron el estudio de NOTICIAS POSITIVAS en FM Palermo, para hablar de ella.

“Saber que ellos querían trabajar por los bosques fue fenomenal, fue amor a primera vista y empezamos a hacer cosas juntos”, comentó Ezcurra, refiriéndose al inicio de la alianza entre la compañía de cosmética natural y orgánica y la ONG ecologista.

Por su parte, Niewind destacó que para la compañía es muy valioso “cuidar el medio ambiente y hacer algo visible para motivar a la gente a sumarse al proyecto de cuidar la tierra”. Weleda, que acaba de cumplir 90 años de vida –en la Argentina está presente desde 1964–, está desarrollando proyectos parecidos en otros países a modo de celebración.

La empresa y Banco de Bosques se encuentran trabajando activamente en el proyecto Caá Porá (‘selva linda’, en guaraní), nombre de una propiedad en la foresta misionera, que tiene como eje la protección del jaguar o yaguareté, especie en extinción. La propiedad está dentro del parque provincial Urugua-í, de 84 mil hectáreas, el área protegida más grande de todo Misiones. “Pero al ser una propiedad privada sí o sí tiene que tener un acceso. Y eso es un problema porque permite la entrada de furtivos hacia el corazón del parque, y justamente en los alrededores de Caá Porá es donde más yaguaretés mataron en los últimos cinco años. Incluso hasta a uno con un collar que le habían puesto investigadores del Conicet”, explica el ambientalista.

“Con este proyecto, convertimos en minorista algo que era para mayoristas. En la Argentina sólo podían comprar bosques los millonarios o un fondo de inversión, ya que las hectáreas son baratas pero o comprás 1000 o no comprás nada. Lo que hicimos fue decirle a la gente que nos podemos juntar entre mil y comprar una hectárea cada uno. En relación, es una donación. Con el aporte de Weleda avanzamos muchísimo”, prosigue el director de la ONG.

El aportante puede controlarlo desde una grilla a través de Internet: los cuadraditos rojos significan zonas destruidas; los amarillos, en peligro; y en verde, restauradas, en las que aparece el nombre del donante. Con 14 pesos por mes, se puede salvar un cuadradito en el mapa, que equivale a 10m2 reales.

“Muchas comunidades viven en los bosques y de los bosques. Tiene un alto contenido social; si destruimos un bosque, destruimos también culturas”, destacó Emiliano Ezcurra, quien también explicó el porqué de proteger especialmente al yaguareté: la presencia de jaguares en el lugar es un indicador de la salud del ecosistema, quiere decir que las poblaciones de sus presas (chanchos de monte, antas, venados, tatús) están bien. Y si estos herbívoros están en buenas condiciones, la vegetación también. La red de biodiversidad está sana. “Estamos salvando para siempre los bosques que son tan importantes”, destacó también Emiliano.

Por su parte, Niewind comentó que “en lugares como la Capital Federal no vivimos rodeados de una naturaleza como en Misiones o Chaco, y por eso no vivimos día a día la destrucción. Es importante entonces comunicar a más gente para concientizarla sobre el cuidado del medio ambiente”.

NOTICIAS POSITIVAS celebra esta unión, porque cuantos más seamos más significativos serán los cambios positivos que podamos generar.

+INFO: www.bancodebosques.org

Seguici in Facebook