Uno de cada cinco caballitos del diablo y libélulas está en extinción en el mediterráneo

1254240614_0-2

Caballito del diablo azul sobre una hoja. | Javier Ara Cajal.

Efe | Madrid 29/09/2009

Uno de cada cinco caballitos del diablo y libélulas del Mediterráneo está en peligro de extinción debido a la escasez de agua dulce, el cambio climático y la degradación de los hábitats por el cambio en el uso del suelo, según la lista roja de especies amenazadas.

El informe, elaborado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), evalúa 163 especies de libélulas y caballitos del diablo del Mediterráneo. En total, cinco especies se encuentran en peligro crítico de extinción, trece en peligro, otras trece son vulnerables y 27 están casi amenazadas, mientras que cuatro especies ya han sido clasificadas como extintas en la región mediterránea.

Aunque algunas especies ya son objeto de medidas de protección a través de la legislación internacional, otras no están protegidas pese a su alto riesgo de extinción, advierte el informe.

“Es probable que la situación de estas especies únicas no haga sino empeorar, a medida que el cambio climático y el aumento de la demanda de agua tengan un efecto negativo sobre ellas”, ha declarado Jean Pierre Boudot, miembro del Grupo de Especialistas de Libélulas UICN y coautor del informe.

El 67 por ciento de las libélulas mediterráneas, “buenas indicadoras de la calidad del agua”, se ven amenazadas por la alteración de sus hábitats y la contaminación, según el informe. En concreto, la libélula ‘Sympetrum depressiusculum’, común hasta hace algún tiempo en el Mediterráneo, se encuentra ahora en la categoría “vulnerable” y en declive a causa de la intensificación agrícola en los arrozales.
Ecosistemas de agua dulce

El 14 por ciento de estos insectos vive sólo en los ecosistemas mediterráneos de agua dulce, entre los que están algunos de los hábitats más amenazados y ricos en términos de biodiversidad. La mayoría de las especies amenazadas se concentran en el Levante español, el sur de Turquía y los Balcanes, el noreste de Argelia y el norte de Túnez.

Por ejemplo, el caballito del diablo, ‘Calopteryx exul’, que se encuentra en declive y clasificado como “en peligro”, vive en ambientes acuáticos del Magreb, cuyos ecosistemas están afectados por la explotación de los recursos hídricos por el hombre, la contaminación, la irrigación y la sequía.

“La selección y protección de las áreas más importantes son fundamentales para garantizar la supervivencia de estas especies”, ha puntualizado Annabelle Cuttelod, de la UICN y coautora del informe. En este sentido, el informe propone acciones coordinadas a largo plazo, a nivel regional, nacional e internacional y subraya la responsabilidad que tienen los países mediterráneos de proteger las poblaciones a nivel global.

Seguici in Facebook