Qué es el Cambio Climático

El dióxido de carbono y otros gases calientan la superficie del planeta de forma natural, al atrapar el calor del sol en la atmósfera. Esto es bueno, porque permite que nuestro planeta sea habitable. Sin embargo, la quema de combustibles fósiles como el carbón, el gas y el petróleo, junto con la tala de bosques, ha incrementado enormemente la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre, con el consiguiente aumento de las temperaturas.

La inmensa mayoría de científicos coinciden en señalar que el calentamiento global es un fenómeno real, que está sucediendo en la actualidad y no se debe a causas naturales, sino que es consecuencia de la actividad humana. Las pruebas son abrumadoras e innegables.
Ya estamos experimentando algunos cambios. Los glaciares se derriten, hay plantas y animales que están siendo obligados a abandonar sus hábitats, y el número de tormentas graves y de sequías crece.

El número de huracanes de fuerzas 4 y 5 casi se ha duplicado en los últimos 30 años.
La malaria se ha extendido a altitudes más elevadas. A lugares como los Andes colombianos, a 2.100 Km . sobre el nivel del mar.
El volumen de agua procedente del hielo derretido en los glaciares de Groenlandia es más del doble que hace diez años.
Al menos 279 especies de plantas y animales se están desplazando hacia los polos como respuesta al calentamiento global.

Si el calentamiento continúa, es de esperar que tenga consecuencias catastróficas.
Las muertes causadas por el calentamiento global se doblarán en sólo 25 años, hasta alcanzar las 300.000 personas al año.
El nivel del mar en todo el mundo podría elevarse en más de seis metros por el derretimiento de hielo en Groenlandia y la Antártida , lo que provocaría la destrucción de zonas costeras de todo el mundo.
Las olas de calor serán más frecuentes e intensas.
Las sequías y los incendios incontrolados sucederán más a menudo.
El Océano Ártico podría sufrir un deshielo completo en el verano de 2050

Más de un millón de especies en todo el mundo podrían estar condenadas a la extinción en 2050.

No hay duda de que somos capaces de solucionar este problema. De hecho, tenemos la obligación moral de hacerlo. Pequeños cambios en tu rutina diaria pueden suponer una gran ayuda a la hora de detener el calentamiento global. Ahora es el momento de unirnos para solucionar este problema.

www.climatecrisis.uip.es

Seguici in Facebook