Nobel de la Paz para la comunidad científica

images5.jpg

Por Gustavo Capdevila

GINEBRA, 12 oct 2007 (IPS) – El cambio climático guarda relación con la paz global porque sus efectos pueden amenazar la estabilidad internacional, interpretó Rajendra Pachauri, uno de los miles de científicos galardonados, junto con el ex vicepresidente estadounidense Al Gore, con el premio Nobel de la Paz.

El indio Pachauri preside el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, conocido por sus siglas en inglés IPCC y creado en 1988 por las Naciones Unidas para evaluar la información científica, técnica y socioeconómica relevante en la comprensión de ese fenómeno ambiental, sus efectos potenciales y las opciones de adaptación y mitigación.

El Comité Noruego del Nobel anunció este viernes en Oslo el otorgamiento de la distinción de este año al IPCC y a Gore, destacado político ambientalista y vicepresidente de su país en dos períodos consecutivos, entre 1993 y 2001.

Pachauri supuso que el premio es un reconocimiento del vínculo que existe entre el cambio climático –desencadenado casi con certeza por ciertas actividades económicas, según el IPCC– y una posible ruptura de la paz en el futuro.

“Me alegra comprobar que el Comité Noruego del Nobel ha observado el cambio climático en ese contexto”, dijo Pachauri a corresponsales en esta ciudad suiza, sede del IPCC, en una videoconferencia desde Nueva Delhi, la capital de su país.

“No digo que la paz mundial será amenazada por las consecuencias del calentamiento global, sino que puede ser amenazada”, precisó.

“Pero vivimos en un mundo muy desigual, con áreas muy pobres, sin infraestructuras para afrontar siquiera los cambios del clima que se producen normalmente. Entonces, los cambios climáticos más graves e intensos obviamente las afectarán”, previno el presidente del IPCC.

“También hay que decir que en algunas partes del mundo podremos tener movimientos de población como consecuencia del cambio climático. En esos casos, las estructuras sociales se desmoronarán y siempre habrá un peligro de conflicto”, presagió.

“Por eso, el cambio climático bien puede convertirse en una amenaza para la paz mundial”, concluyó Pachauri.

El anuncio del Nobel de la Paz fue recibido en círculos ambientalistas de Ginebra como un reconocimiento a la labor de los científicos que en 19 años han contribuido a la elaboración de cuatro informes del IPCC, convertidos en voces de alarma sobre los efectos del calentamiento global.

La divulgación del cuarto informe se completará en la reunión que el IPCC sostendrá en la ciudad española de Valencia, entre el 12 y el 17 de noviembre.

Al mes siguiente, desde el 3 al 14 de diciembre, se reunirá en la ciudad indonesia de Bali la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, donde los Estados tomarán decisiones para frenar el calentamiento global.

“Mi consejo a todos los gobiernos involucrados en la conferencia de las partes es que examinen los aspectos científicos y los conocimientos contenidos en los informes del IPCC”, expresó Pachauri.

Los documentos mencionados exponen que la humanidad ha alterado sustancialmente la atmósfera de la Tierra. Las concentraciones de dióxido de carbono registradas en 2005 excedían los valores naturales que han existido durante 650.000 años. Los 11 años más cálidos desde que se emplean registros instrumentales ocurrieron durante los últimos 12 años.

La quema de combustibles fósiles, como carbón, gas y petróleo, la deforestación, la ganadería, entre otras actividades, provocan la emisión de gases que, como el dióxido de carbono, atrapan el calor del sol en la atmósfera, contribuyendo a intensificar el efecto invernadero natural.

Ese proceso, conocido como recalentamiento global, ha desatado el llamado cambio climático, según el consenso científico representado en el IPCC.

Durante el siglo XX, el incremento promedio de las temperaturas fue de 0,74 grado, mientras que el nivel del mar creció 17 centímetros y las nieves han desaparecido en gran parte del Hemisferio Norte, indican los datos del IPCC.

Las proyecciones para el siglo actual adelantan, en el mejor de los escenarios, un aumento de las temperaturas medias de 1,8 grados. Las perspectivas más sombrías mencionan que ese incremento puede llegar hasta cuatro grados.

Pachauri sostuvo que el Comité Noruego del Nobel ha reconocido ese trabajo del IPCC. Pero aclaró que todos los científicos que han colaborado con el IPCC son “los laureados del Nobel, quienes han sido reconocidos y aplaudidos”.

“Este reconocimiento y este premio depositan nuevas responsabilidades sobre nuestros hombros. Debemos hacer más y nos queda un largo camino por recorrer”, dijo Pachauri.

El secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, Michel Jarraud, estimó que a través del IPCC se ha premiado el papel de la comunidad científica internacional en crear conciencia y comprensión del efecto de las actividades humanas en el clima.

“A causa de sus limitados recursos, los países en desarrollo afrontan mayores riesgos y vulnerabilidades”, opinó Jarraud.

A su vez, Renate Christ, secretaria del IPCC, interpretó que la distinción reconoce que el cambio climático es un factor cuyo impacto puede comprometer el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, adoptados por la comunidad internacional en 2000 para combatir la pobreza y la desigualdad en todo el mundo.

“Este reconocimiento puede ayudar a impedir ese efecto negativo o, al menos, es lo que espero”, dijo Christ a IPS.

Pachauri celebró que el premio fuera compartido con Gore, quien “es una magnífica persona”, dijo.

Gore se ha dedicado a promover en todo el mundo la toma de conciencia sobre la responsabilidad humana en el cambio climático.

“Su compromiso es obviamente una de las razones por las cuales el mundo es mucho mejor desde hoy”, agregó.(FIN/2007)

Seguici in Facebook