Las aves dan la voz de alarma

Por Ido Liven

TEL AVIV, ene 2010 (IPS) – El cambio climático está modificando la conducta de las aves y este fenómeno puede actuar como un sistema de advertencia sobre los peligros que el recalentamiento global implica para la vida en la Tierra, señalaron ornitólogos.

“Que las aves estén modificando su conducta significa que el clima ya está cambiando”, aseguró Marco Lambertini, presidente de Birdlife International (BI), una federación mundial dedicada a la conservación de los pájaros y sus hábitats. Estos animales son “un excelente sistema de advertencia temprana frente a lo que ocurre en el clima”. “¨”¨Numerosos estudios han investigado las consecuencias que tiene el cambio climático para la supervivencia, la migración y la reproducción de distintas especies de aves. La suba de las temperaturas primaverales retrasó la época de cría del papamoscas ficedula en toda Europa. Por la misma razón se adelantó la reproducción de las golondrinas arbóreas en América del Norte, y se atrasó en las aves marinas de la Antártida. “¨”¨”Algunas especies ganan, otras pierden. Algunas se expandirán, y otras se quedarán sin hábitat”, dijo Lambertini a IPS, presente en la conferencia anual de Observación de Aves celebrada en Tel Aviv en diciembre. “Pero se calcula que por cada especie que se beneficie (con el cambio climático), tres más tendrán problemas”, agregó. “¨”¨Las amenazas que implica el recalentamiento del planeta para la economía parecen evidentes, pero hay otras consecuencias que no lo son tanto. “Aún nos queda por considerar el valor intrínseco de la naturaleza, sus valores espirituales, estéticos, emocionales y recreativos, que son tan importantes como el valor económico”, afirmó. “¨”¨”La economía de los ecosistemas y la biodiversidad”, un estudio de reciente publicación que se propone fijarle un precio a los bienes naturales de la Tierra, tiene en cuenta el aspecto aviar. Los pájaros insectívoros, según el análisis, desempeñan una función importante en la producción de cultivos ya que mantienen a raya las plagas de insectos. “¨”¨”Es posible que la gente no lo tenga presente, pero la situación es grave”, alertó el profesor Marcel Visser, director del departamento de ecología animal del Instituto de Ecología de Holanda. “Ya existen muchas especies que están menguando rápidamente”, dijo a IPS por teléfono. “¨”¨Un estudio que Visser publicó el año pasado concluyó que 12 de las 24 especies de aves europeas analizadas redujeron la distancia de sus migraciones en los últimos 70 años. “Siempre existe una gran variación. No es que todas las especies cambien de la misma forma”, precisó. “¨”¨Otro estudio realizado por científicos de la británica Universidad de Durham proyecta que para fines del siglo 21, nueve de las 17 aves europeas estudiadas podrían ampliar la extensión de sus travesías hacia el norte. “¨”¨Un elemento clave es la existencia de alimentos. Las alteraciones climáticas afectan directamente a los tiempos de crecimiento de la flora y a las aves que se alimentan de esta o a los insectos que son sus presas. En muchos casos, las migraciones aviares ya no están sincronizadas con la abundancia de la comida. “¨”¨Otros factores conocidos que dificultan la supervivencia de los pájaros en tierra y el mar son la distribución de las presas y la reducción de los hábitats. “¨”¨Las aves “tienen que adaptarse”, dijo Yoram Yom-Tov, de la Universidad de Tel Aviv, que halló varias especies en Gran Bretaña con modificaciones en el peso corporal. “Las que no se adaptan, disminuyen en cantidad. Las que sí se adaptan, permanecen estables o incluso prosperan”, explicó. “¨”¨Cuando se trata de pronosticar los riesgos que padecerán las aves, los ornitólogos evitan dar cifras. “Todo depende de cómo habrá de cambiar el clima. Si la temperatura sube dos grados, los patrones será distintos a si la temperatura sube cuatro grados”, dijo Visser. “¨”¨En la actualidad, BI clasifica al cambio climático en el noveno lugar entre las amenazas que afectan a las aves, y recién en junio de 2008 realizó una declaración con la postura formal de la organización ante el problema. “¨”¨”Algunos movimientos de conservación ” y BI probablemente esté entre ellos ” reaccionaron tarde al desafío. Pero yo creo que estamos bien encaminados para combatirlo con energía”, comentó Lambertini a IPS. “¨”¨Las medidas de conservación que apuntan a especies determinadas de aves no son el camino de resolver la amenaza que constituye el cambio climático, según Visser. “Lo único que se puede hacer es reducir las emisiones de gases invernadero y asegurarnos que la temperatura no aumente más de, digamos, uno o dos grados”. “¨”¨BI, que tiene organizaciones asociadas de más de 100 países, cree que algunas medidas de mitigación son inadecuadas. “Las granjas eólicas mal ubicadas, la producción insostenible de los biocombustibles y métodos perjudiciales de riego y contra las inundaciones implican nuevas amenazas y formas de estrés para los pájaros y sus hábitats”, señala un documento de la federación. “¨”¨”No tenemos objeción contra las granjas eólicas. Queremos que”¦ estén ubicadas en lugares donde no perjudiquen a la biodiversidad”, explicó Lambertini. “¨”¨De manera similar, mientras la suba del nivel del mar representa una amenaza tanto para las comunidades costeras humanas como para los ecosistemas con poca elevación, la construcción inadecuada de barreras podría ser un riesgo para las aves de las orillas. “¨”¨”La defensa contra las inundaciones es algo que tenemos que hacer, pero nosotros apoyamos la prevención. No queremos apagar incendios”, dijo Lambertini. “Si no enfrentamos el problema de raíz, necesitaremos defensas cada vez más grandes. No es algo factible”. “¨”¨Un estudio publicado el año pasado por tres universidades de Canadá y Estados Unidos descubrió que los sinsontes machos tienen un canto más complejo en climas más variables. “¨”¨El sinsonte canta para atraer a su pareja, y la complejidad del canto podría indicar la calidad del intérprete. Pero aunque se cree que un mejor sonido ayuda a los trovadores emplumados a adaptarse mejor a los climas más arduos, el ritmo cada vez más acelerado del cambio podría señalar que las aves están entonando su propio réquiem. (FIN/2010)

Seguici in Facebook