La ganadería convencional genera más gases con efecto invernadero

images25.jpg

SEAE 29/08/07.

La ganadería genera más emisiones de gases causantes del efecto invernadero
que el sector del transporte, según un informe de la Organización de las
Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

“La respuesta puede suponer una sorpresa para muchos”, afirma la FAO en una
nota en la que asegura “es necesario encontrar soluciones urgentes”.

Según el informe, “˜el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero
-el 18%, medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2)- que el
sector del transporte”™, del que no indica el porcentaje.

El comunicado destaca que la ganadería es, además, “˜una de las principales
causas de la degradación del suelo y de los recursos hídricos”™.

Henning Steinfeld, miembro de la FAO y uno de los autores del estudio,
asegura que sin duda “˜el ganado es uno de los principales responsables de
los graves problemas medioambientales de hoy en día”™.
El estudio dice que la producción mundial de carne se duplicará de los 229
millones de toneladas, en 1999-2001, a los 465 millones de toneladas, en
2050, y la de leche aumentará en ese período de 580 a 1.043 millones de
toneladas.

Añade que el sector pecuario es el de mayor crecimiento en el mundo en
comparación con otros sectores agrícolas y es el medio de subsistencia para
1.300 millones de personas.

“˜Pero ese rápido desarrollo tiene un precio elevado para el medio ambiente”™,
según el informe. “˜El coste medioambiental por cada unidad de producción pecuaria tiene que reducirse a la mitad sólo para impedir que la situación empeore”™, advierte el documento.

Si se incluyen las emisiones por el uso y cambio de la tierra, el sector
ganadero es responsable del 9% del CO2 procedente de las actividades humanas.

Pero el porcentaje es más elevado cuando se trata de gases con efecto
invernadero más peligrosos como el óxido nitroso, que procede del estiércol
y es 296 veces más perjudicial que el CO.

Además, es responsable del 37% de todo el metano producido por la actividad
humana, gas que es 23 más veces más perjudicial que el CO2 y que se origina
en su mayor parte en el sistema digestivo de los rumiantes.

A ello se añade el 64% del amoniaco, que contribuye de forma significativa a
la lluvia ácida.

La FAO explica que la ganadería usa el 30% de la superficie terrestre del
planeta en pastizales y un 33% de la superficie cultivable para producir
forraje.

La tala de bosques para pastos es una de las principales causas de la
deforestación, en especial en Latinoamérica, donde por ejemplo el 70% de la
foresta desaparecida en el Amazonas se ha dedicado a pastizales.

La actividad ganadera figura entre los sectores más perjudiciales para los
“˜cada día más escasos recursos hídricos”™ al contaminar las aguas; favorecer
la eutrofización, proliferación de biomasa vegetal debido a la excesiva
presencia de nutrientes, y destruir los arrecifes de coral.

Los principales agentes contaminantes son los desechos animales, los
antibióticos y las hormonas, los productos químicos utilizados para teñir las pieles, los fertilizantes y pesticidas para fumigar los cultivos
forrajeros.

El informe, producido con la ayuda de la Iniciativa para la Ganadería, Medio
ambiente y Desarrollo, propone tener en cuenta esos elevados costes
medioambientales y sugiere una serie de medidas para mejorar la situación.

Estas van del uso de métodos de conservación del suelo a la mejora de la
dieta de los animales para reducir la fermentación intestinal y las
consiguientes emisiones de metano, pasando por la construcción de plantas de
reciclaje del estiércol.

Seguici in Facebook