PROTESTAN CONTRA EL BANCO MUNDIAL POR SU RESPONSABILIDAD ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO

Madrid, 1/3/2001, (Ecoestrategia).- Con ocasión de un Día de Acción Global, realizado el pasado mes de febrero, se llevaron a cabo protestas contra el Banco Mundial en una decena de ciudades, entre ellas Zagreb, París, Berlín, Roma, Johannesburgo, Washington, Londres y Madrid para denunciar la Nueva Estrategia Energética del Grupo del Banco Mundial que piensa ser implementada a partir del 2011.

Estas acciones simbólicas buscan ejercer presión sobre el Banco Mundial para lograr que deje de financiar combustibles fósiles y para demandar a los gobiernos que dejen de dar dinero al Banco Mundial.

Las organizaciones InspirAction, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra entregaron una carta a la ministra Elena Salgado en la que denunciaron que en 2010 el Grupo del Banco Mundial, con el apoyo público español, ha financiado con más de 4.700 millones de euros a las energías fósiles en los países emergentes y empobrecidos, 116% más que el año anterior.

Isabel Ortigosa, de InspirAction, explicó que “œla política energética actual del Banco Mundial consiste principalmente en financiar al sector privado proyectos de combustibles fósiles a gran escala, un enfoque que claramente ha fracasado a la hora de proporcionar energía a las comunidades empobrecidas o reducir la pobreza. De hecho estos proyectos, al emitir más carbono a la atmósfera, aceleran el cambio climático. Esto causa más pobreza todavía”.

En los últimos cinco años, la financiación del Banco Mundial para las centrales eléctricas de carbón se ha multiplicado por 40, alcanzando un récord de 3.300 millones de euros en 2010. En Sudáfrica, el Banco Mundial ha concedido un préstamo a la compañía Eskom para construir una central eléctrica de carbón que proporcionará energía subvencionada a grandes empresas, mientras que las familias locales que tienen la suerte de tener acceso a la electricidad enfrentan un fuerte aumento en sus facturas y empeorando sus condiciones de vida. La nueva planta emitirá unos 25 millones de toneladas de CO ² por año, provocando más cambio climático, así como contaminación del aire, el agua y afectando gravemente la salud de las comunidades locales.

Seguici in Facebook