“Necesitamos reverdecer nuestros ecosistemas"

“Necesitamos reverdecer nuestros ecosistemas”, Darren J. Doherty

Para Darren J. Doherty, el adjetivo “regenerativo” no es algo que se pueda limitar a la agricultura, la ganadería o la forma de cuidar la Naturaleza. También se refiere a los vínculos familiares, sociales, comunitarios de las personas que forman parte de esa Naturaleza. De hecho, su organización,  “RegenAg”,  se autodefine como “una alianza global de familias y organizaciones comprometidas en ayudar en la regeneración de los suelos, las granjas, las comunidades y las formas de vida relacionadas con el campo”.  Isabel Fernández del Castillo charló con él.

-Has estado en España varias veces en los últimos cuatro años… ¿Cómo ves el estado del terreno en España?

-Pues no ha mejorado nada desde la primera vez que estuve aquí, cada vez está peor, se está deshidratando, y perdiendo su carbono muy rápidamente. Es un problema que avanza de forma exponencial.

-Los expertos afirman que el cambio climático repercutirá negativamente en la producción de los alimentos, que de hecho se está reduciendo ya.  ¿Cuál es tu visión sobre este tema? ¿Qué medicina necesitamos?

-Creo que es mejor no ser tan derrotistas. El cambio climático, además de un fenómeno global, es un fenómeno local. Puedes modular su influencia según la forma en la que gestionas la vegetación. Si tu suelo está desnudo, no hay árboles, no hay vegetación… entonces vas a sufrir por efecto del cambio climático. De hecho ya generamos cambios en el clima en el pasado al crear este tipo de paisaje. Recientemente he leído sobre cómo los fenicios influyeron en el paisaje del sur español con sus actividades de minería, y en cierto modo ese efecto todavía está ahí, 2.000 años después.  El efecto de la armada española, que destruyó bosques enteros para construir barcos, persiste varios cientos de años después. Sólo hay que ver los Monegros. Hemos deshidratado progresivamente la península ibérica. Y es muy difícil para los ecosistemas secos recuperarse de esto.  Si te llevas los árboles, eliminas a las comunidades. Si quitas la cubierta vegetal, eliminas cualquier capacidad del suelo para retener la humedad y autorregenerarse. Hay un contexto global, y un contexto global, que se amalgaman. Así que definitivamente tenemos que trabajar en un contexto local.

CONÍFERAS Y EUCALIPTOS

-En España tenemos grandes incendios cada verano. Hay muchos bosques de coníferas y eucaliptos, y las labores de prevención a veces también “limpian” los retoños de árboles. ¿Cómo deberíamos manejar esto?

– La razón por la que los bosques se vuelven cada mas esclerófílos, con plantas cada vez más secas, y un suelo que no puede retener la humedad, es porque el suelo no está cubierto, y pierde humedad a través de la evaporación.  Cortar la hierba y dejarla sobre el suelo es una práctica razonable. Lo que no ocurre normalmente, sin embargo, es que a continuación se realice una adecuada sucesión de plantas y árboles de hoja caduca. La paleobotánica indica que España fue bastante más húmeda de lo que es ahora, con un clima y un ecosistema mediterráneo, pero que incluia plantas húmedas que ya  no están.  Creo que no es inapropiado empezar a moverse hacia un tipo de silvicultura, que implique un aprovechamiento sostenible de lo que se pueda cosechar en un bosque: setas, madera…  porque conservar estas áreas tiene que tener un rendimiento que lo haga posible. Tiene que haber un interés nacional porque los incendios salen muy caros. Con los eucaliptos y los pinos, lo mejor es reducir el numero de ejemplares por hectárea, no dejarles ser los organismos dominantes que son, convertir todo ese material en madera, biochar, biomasa o energía y abrir el sistema y crear una economía en torno a eso, promover una mayor biodiversidad, reduciendo al mismo tiempo el riesgo de incendio.

-Cambiemos de tema.  ¿Qué es el diseño keyline (linea clave) y cómo puede ayudar a revertir los procesos de erosión del terreno?

-El diseño keyline es un sistema de guía a través una escala de permanencia. Conocemos las esferas que nos influencian. Primero, el clima, que determina la forma del paisaje y lo que podemos o no hacer. En muchos sitios en España hemos ido de paisajes suaves y húmedos, a paisajes abruptos y angulosos. Eso es una señal de desertificación, porque no hay la humedad necesaria que evite que la “carne” se desprenda del “hueso”. Está pasando en toda España. Luego hay que entender que el clima y la forma del terreno deben proporcionar el agua necesaria. El suelo condiciona la cantidad de agua que se puede tener, porque, si tienes tierra desnuda, entonces se origina más actividad termal que eleva y dispersa las nubes. El diseño keyline también nos informa de cómo debemos colocar las carreteras en el sistema, para poder recoger agua y reducir la erosión; y dónde podemos colocar sistemas de recogida de agua. Lo que está pasando ahora es que malgastamos el agua del subsuelo para irrigar cosechas, a un coste energético muy elevado, con lo cual los niveles freáticos están cada vez más bajos, y el agua más contaminada por los productos químicos. Así necesitamos cosechar agua de fuera de la superficie del terreno, y ahí es donde el Diseño keyline aporta un sistema eficaz para la cosecha de agua para riego. También deberíamos reincorporar los árboles en las fincas agrícolas y ganaderas, que debería ser una prioridad nacional, siguiendo la linea de la topografía y el agua. El diseño keyline también nos informa de dónde deben ponerse las cercas para el ganado, que es un tema crítico.

CÓMO INTEGRAR EL GANADO

-¿Cómo integras el ganado de forma que también resulte “regenerativo”?

-La mayor parte de la gente continúa utilizando cercas estáticas, que es una tecnología anticuada. Si realmente queremos rehabilitar el paisaje habría que cambiar los sistemas de cercado estáticos y degenerativos por otros dinámicos. En ganadería, lo mejor es mover constantemente a los animales. ¿Qué es peor, tener una vaca en una hectárea durante 365 días, o 365 vacas en una hectárea durante un día? 365 vacas en una hectárea en un día es lo que pasa en la Naturaleza, donde los animales son pastoreados por los depredadores, y están constantemente en movimiento, dejando detrás una gran cantidad de estiércol y orina. Cuando vuelven 364 días más tarde, la vegetación que se han comido se ha regenerado completamente. Es mucho más productivo, y además evitamos los parásitos. Es uno de esos círculos viciosos. Las cercas subdividen el suelo, y el suelo es la mayor riqueza de un país. Si tenemos prácticas en agricultura y ganadería que construyen suelo, también aumentamos la infiltración de agua y la captación de carbono. El agua que se infiltra se libera lentamente, no rápidamente, prevenimos la escorrentía y que todo ese sedimento se escurra ladera abajo.  Recordando de nuevo a la armada, el río Guadalquivir era navegable hasta Jaén. Después de cortar los árboles, se llenó de sedimento y dejó de ser navegable.  Hay muchos ejemplos de que lo que hacemos es estúpido.  ¿Cuándo vamos a aprender?

-Muchos agricultores se están encontrando con situaciones extremas, de periodos de sequía seguidos por granizo.  ¿A qué atribuyes este fenómeno creciente?

-Es un tema interesante, ya que está pasando lo mismo en otros entornos parecidos al mediterráneo, como Australia, Chile o California, donde los episodios de granizo son cada vez más frecuentes y destructivos. La tierra desnuda crea una corriente ascendente de aire caliente. Los pilotos de vuelo sin motor adoran entrar en estas grandes zonas secas, porque el aire caliente inmediatamente les eleva. Si eres una nube que viene del Atlántico, con una alta densidad de aire húmedo, y te encuentras con la Península Ibérica, que en este momento está mayoritariamente color marrón, e irradiando calor, la nube va a ser inmediatamente empujada hacia arriba. Los cúmulos se convierten en estratocúmulos, que son las nubes que producen el granizo, porque hace mucho frío allí arriba. Las máquinas nos permiten cambiar el paisaje de grandes áreas, y por tanto cambiar el clima de estas áreas radicalmente.

EL CASO DE MADEIRA

-¿Has conocido alguna experiencia en la que este proceso de desertificación se haya revertido, y el clima se haya estabilizado?

-Puedo dar un ejemplo portugués, la isla de Madeira, que a mediados del siglo XIX estaba completamente desprovista de vegetación. Cuando llegaron los británicos, la revegetaron completamente con especies exóticas. Como resultado, ahora llueve con bastante regularidad. Porque cuando tienes vegetación existe una humedad en el ambiente que atrae a las nubes, y esa es la razón de por qué los bosques tienen más lluvia que las zonas desnudas. Por eso pienso que es crítico que establezcamos más vegetación. Necesitamos reverdecer nuestros ecosistemas. Aunque sean pastos, siempre que estos estén compuestos por especies herbáceas perennes, es decir, activas en verano, no sólo en la estación húmeda. Todas estas cosas ayudan al clima local. Australia es probablemente el sitio donde hay una mayor extensión de pastos perennes, gestionados con el sistema del Manejo Holistico (Holistic Management), que estimula el crecimiento de pastos perennes además de los anuales, generando un sistema de sabana, plantando también árboles… Un poco como la dehesa de encinas española, sólo que en la dehesa la única especie perenne es la encina o el alcornoque, el resto del sistema es anual. En Australia hay agricultores que están cambiando sus prácticas en esta dirección, produciendo el secuestro de 30 toneladas de carbono por hectárea al año, y produciendo cereales al mismo tiempo. En la agricultura convencional, la producción de una tonelada de cereales produce una pérdida de 7 toneladas de suelo fértil. Esta es la diferencia de cultivar cereales en un sistema simbiótico con hierbas perennes, sin pérdida de producción y aumentando los márgenes.  Hay una mayor ganancia en términos económicos, una mayor ganancia en términos de biodiversidad, y también de secuestro de carbono, etc. 30 toneladas de carbono al año por hectárea supone una mejora general y constante de todo el sistema.

-¿Cuál sería el siguiente paso de la agricultura ecológica actual para reducir su dependencia de los insumos, aunque sean ecológicos?

-Debemos aprender a ser más simbióticos, y también  habría que reconocer los límites de la escala. Los cereales sí pueden cultivarse a gran escala con este sistema de cultivo en pastos, que permite a los agricultores cultivar cereales sin arar, sin herbicidas, etc. , con el mismo rendimiento. Llevamos 15 años haciéndolo, sabemos qué hacer con los cereales. Las verduras… es otro asunto. El cultivo de verduras es una actividad muy intensiva, y –digamos- artificial, porque dependen absolutamente de nosotros. No puedes cultivar una cebolla en la Naturaleza. Si queremos cultivar estos productos en un entorno sin perder carbono del suelo, e incluso capturándolo, entonces hay que hacerlo de otra forma, con cultivos de cobertura, creando un sistema simbiótico, con rotación de cultivos, etc., para que puedas reducir el nivel de mecanización. Un cultivo intensivo como el de las verduras, y a gran escala es difícil hacerlo de una forma sostenible, y no digamos regenerativa, es decir, mejorando el sistema mejore constantemente. La cuestión es que necesitamos aumentar el número de agricultores. Uno de los mayores problemas que tenemos en el mundo es que tenemos un aumento exponencial de la población, y una reducción exponencial de tierra cultivable, y del número de agricultores en activo.  Hay que cambiar eso, reintelectualizar la agricultura, descubrir el inmenso atractivo que tiene trabajar con la Naturaleza, y no en contra de ella.

Isabel Fernandez del Castillo

DOHERTY EN ESPAÑA. UN CURSO DE PROYECTO TERRA MATER

Como punto final a su gira por Europa, Darren J. Doherty ofrecerá un curso en Madrid los días 17 y 18 de noviembre, en la bella localidad de Bustarviejo. Será un seminario que no dejará indiferente a nadie, una oportunidad para adentrarse en esta apasionante e integradora visión holística de la agricultura y las actividades humanas como punto de partida para una necesaria regeneración de la Naturaleza, y de las comunidades humanas como parte intrínseca de ella. Cómo potenciar la biología del suelo, rehidratar el terreno, cosechar agua de lluvia, obtener buenos rendimientos regenerando el terreno o tener fincas mas fértiles y productivas sin insumos externos… son algunos de los temas que tratará Doherty. El curso esta organizado por Proyecto Terra Mater, que nació con la vocación de facilitar la transmisión de esta visión holistica de la Naturaleza y la producción de alimentos a organizaciones de países en vías de desarrollo.

Información e inscripciones: www.terramater.es y 916363945

Seguici in Facebook