Guía práctica para adaptar las grandes ciudades al cambio climático

images4.jpeg
Diseñada por el Banco Mundial

Washington, 20/8/2008, (Ecoestrategia).- ¿Qué tienen en común las megaciudades de Bangkok (Tailandia), Yakarta (Indonesia), Shanghai (China) y Hanoi (Vietnam)? Pues que, según los expertos, estas megaciudades asiáticas corren mayores riesgos ante fenómenos meteorológicos extremos como resultado del cambio climático.

Las grandes urbes, muchas de ellas en zonas costeras, están cada vez más expuestas a la subida del nivel del mar y a otras consecuencias del cambio climático que amenazan los bienes y la vida de sus miles de millones de ciudadanos. El daño infligido podría incluso socavar el progreso económico logrado en las últimas décadas, según lo advirtió el informe Ciudades resistentes al clima elaborado por el Banco Mundial (BM).

El documento del organismo económico internacional plantea que es posible reducir la vulnerabilidad de las ciudades a los desastres que ocasiona el cambio climático. Los responsables de formular políticas que están respondiendo a los mayores riesgos encontrarán desde este momento apoyo de instituciones internacionales de desarrollo, entre las cuales figura el Banco Mundial.

Con el objetivo de ofrecer un instrumento para evaluar el nivel de riesgo que corre una ciudad ante los embates del cambio climático y crear estrategias adecuadas que aumenten su resistencia, el Banco Mundial se unió a la Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres (ONU/EIRD) y al Servicio mundial para la reducción y la recuperación de desastres (GFDRR, por sus siglas en inglés) y así publicar el informe interactivo Ciudades resistentes al clima (Climate Resilient Cities), que ya ha sido presentado en toda la región de Asia oriental y el Pacífico.

Sus autores consideran que este informe, sobre la reducción de la vulnerabilidad de las ciudades a los trastornos del cambio climático y el fortalecimiento de la gestión de riesgos de desastres, será una herramienta útil para las autoridades locales de cualquier parte del mundo.

Los más vulnerables

Hoy en día, ocho de las 10 urbes más populosas del planeta están ubicadas cerca de un río o del mar y ya están expuestas a riesgos como inundaciones, terremotos, tifones e infraestructura deficiente. Dado que los fenómenos climáticos son cada vez más frecuentes y devastadores, las autoridades locales deberían comenzar ahora a planificar la forma de hacer frente a estos efectos antes de que sea demasiado tarde.

Según Neeraj Prasad, especialista principal en medio ambiente del Banco Mundial para la región de Asia oriental y el Pacífico, “œa la larga, las ciudades más afectadas por el cambio climático serán las que estén menos preparadas”.

Los riesgos son enormes. En muchos casos, las ciudades son el centro de la economía, por eso el impacto del cambio climático en las poblaciones urbanas también perjudica al país. El documento Ciudades resistentes al clima estima que por cada metro que sube el nivel del mar, se produce una pérdida del 2% en el producto interno bruto (PIB) debido a la escasez de agua dulce, el daño a la agricultura y a la industria pesquera, la interrupción del turismo, la reducción de la seguridad energética y otras repercusiones.

La densidad demográfica también aumenta la vulnerabilidad de las ciudades frente a las alteraciones climáticas. Para 2030, los centros urbanos albergarán a casi 4.000 millones de habitantes. Por lo tanto, hacer las ciudades más resistentes al clima debe ser hoy en día una prioridad para todas las autoridades locales y los urbanistas.

El coordinador del programa ambiental del Banco Mundial para Camboya, la República Democrática Popular Lao, Malasia y Tailandia, Jitendra J. Shah, recalcó que “œcuatro de las 10 ciudades más vulnerables están ubicadas en esta región. Hemos sido testigos de desastres como el tsunami de 2004, y recientemente el ciclón Nargis en Myanmar y un tifón en Filipinas. Los gobiernos locales enfrentan ahora el reto de resolver esta situación”.

¿Qué se debe hacer?

El estudio Ciudades resistentes al clima ofrece un instrumento que puede ayudar a los responsables de formular políticas a identificar los puntos frágiles de una ciudad, elaborar estrategias para aumentar su resistencia a los desastres naturales y establecer un vínculo entre el cambio climático, la reducción de riesgos de desastres,la planificacióny la gestión urbana.

Ciudades resistentes al clima emplea un doble enfoque para alentar a las ciudades a desarrollar estrategias de adaptación al cambio climático y planes para mitigar las consecuencias de futuras catástrofes, así como encontrar formas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en primer lugar.

Algunas medidas son simples, como fomentar la conciencia pública sobre los efectos del cambio climático, proporcionar más espacios verdes, andar en bicicleta o caminar más, incrementar el uso de vehículos de transporte público de bajo consumo energético. Otras exigen apoyo legislativo e inversión pública, además de brindar alternativas a los combustibles fósiles y mejorar la calidad de la infraestructura pública y de los edificios.

El informe incluye también buenas prácticas de las ciudades que han tomado el reto del cambio climático con seriedad, entre ellas Milán, Tokio, Nueva York, Dong Tan en China, Hanoi, Singapur, y unas pocas ciudades dentro del área metropolitana de Manila. Por otra parte, ofrece una amplia gama de opciones de mitigación y adaptación a aquellas ciudades que todavía están definiendo su propia estrategia en este asunto.

“œCada ciudad es diferente. Hay que responder en función de las características propias de la ciudad donde uno vive. No existe una solución única a los efectos del cambio climático. Es importante poder anticipar el posible impacto en su ciudad y tomar la decisión de hacer algo al respecto”, concluyó Neeraj Prasad.

Seguici in Facebook