GREENPEACE DEMUESTRA QUE EUROPA PUEDE OBTENER TODA SU ELECTRICIDAD CON FUENTES RENOVABLES


Oceana también aplaude los avances que se están dando en energía eólica marina tanto en España como en Portugal
Madrid, 14/3/2001, (Ecoestrategia).- La organización ecologista Greenpeace evidencia en su informe La batalla de las redes, que dio a conocer en España, cómo Europa puede cambiar su sistema eléctrico mediante redes inteligentes que permitiría que toda su electricidad provenga de energías verdes. El análisis revela que la rigidez de las centrales nucleares y de carbón impide aprovechar toda la energía renovable que hay disponible, por lo que son un gran obstáculo en el camino hacia un sistema 100% renovable.

Entre sus principales conclusiones, el informe muestra la necesidad de eliminar el 90% de las actuales centrales térmicas de carbón y nucleares para 2030, con el objetivo de tener un suministro eléctrico estable y eficiente con un 68% de fuentes renovables para esa fecha.

La batalla de las redes expone por primera vez cómo sería una red inteligente para Europa en 2050. Basándose en exhaustivos modelos desarrollados por la consultora en ingeniería Energynautics, Greenpeace refleja cómo la gestión inteligente de la red, la tecnología de control y una red de líneas de transmisión eficientes pueden equilibrar de forma fiable la demanda con el suministro procedente de energías renovables variables a través del continente, incluso cuando haya poco viento o sol.

El informe revela cómo las energías renovables entrarán cada vez más en conflicto con las centrales nucleares y de carbón. En momentos de máxima producción, se está impidiendo el funcionamiento de generadores renovables, que producen energía limpia y sin coste adicional, para permitir que las centrales nucleares y de carbón sigan funcionando.

Ésto se debe a que la energía eólica y solar fotovoltaica es variable, mientras que las centrales nucleares y de carbón son constantes pero inflexibles, una característica que cada vez se aleja más del concepto del sistema energético flexible, eficiente y de menor coste que industria y responsables políticos necesitan para el futuro.

Según Jan Vande Putte, responsable de la campaña de Energía de Greenpeace Internacional, “œlos políticos europeos deberían distanciarse del carbón y la nuclear, que están bloqueando el progreso hacia el sistema energético limpio, moderno y eficiente del futuro. El año pasado se decidió parar miles de aerogeneradores para permitir que las centrales nucleares y de carbón continúen con su negocio peligroso y sucio”.

El caso de España

El informe presta especial atención a España, donde el rápido crecimiento de las energías renovables en los últimos años permite comprobar en la práctica las conclusiones de la investigación. En el país, las renovables suministraron en 2010 un 35% de la electricidad (mientras que la nuclear aportó solo un 21% y el carbón un 8%), lo que convirtió a España en un exportador neto de electricidad a Francia.

Las renovables han llegado ya en algunos momentos a proporcionar más de dos tercios de toda la electricidad. Sin embargo, Greenpeace recuerda que en repetidas ocasiones en que ha coincidido una baja demanda eléctrica con una alta disponibilidad de viento, se ha dado la orden de parar parques eólicos, lo que ha dejado perder cientos de megavatios limpios, ante la imposibilidad de detener las centrales nucleares.

“œEl problema de la nuclear no es solo su peligrosidad, como demostramos la semana pasada en Cofrentes (Valencia), sino el obstáculo que supone esta energía rígida para la integración de energía renovable a gran escala”, declaró José Luis García Ortega, responsable de la campaña Cambio climático y Energía de Greenpeace España.

“œSi queremos aprovechar toda la energía renovable, limpia y autóctona de que disponemos, necesitamos un sistema energético flexible, con redes inteligentes y centrales que puedan modular su producción, y hay que programar el abandono de las peligrosas e inflexibles centrales nucleares”, señaló García.

Atlas Eólico Marino

Por su parte, la organización internacional de conservación marina Oceana aplaudió los pasos que se están dando tanto en Canarias con el lanzamiento de su Atlas Eólico Marino como en Portugal con la propuesta de desarrollar un primer prototipo de aerogenerador flotante, así como las diferentes iniciativas que se han venido desarrollando en Cantabria o Cataluña para el definitivo despegue de la eólica marina en el sur de Europa.

“œNecesitamos que los países mediterráneos sigan la ruta ya trazada por el norte de Europa, aprendiendo por una parte de la experiencia ya conseguida y afrontando nuevos retos como el desarrollo de tecnología flotante”, manifestó Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa. “œSólo conseguiremos un verdadero avance si seguimos potenciando la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación y si los diferentes gobiernos se deciden a dar un verdadero impulso a este sector”.

Durante el año 2010 se instalaron en Europa 308 nuevos aerogeneradores marinos, con lo que la potencia instalada ascendía a finales del año a 2.946 megavatios (MW). Esta cantidad se encuentra distribuida en 9 países del norte de Europa, con un claro liderazgo del Reino Unido. Sin embargo, aún no existe ningún parque eólico offshore en el Mediterráneo, en parte por el menor recurso eólico disponible, en parte por las grandes profundidades cerca de la costa y en parte por la poca iniciativa e impulso de los diferentes gobiernos.

En este sentido, Oceana considera fundamental que los gobiernos y las comunidades autónomas entiendan el enorme potencial energético que nos ofrecen a largo plazo los mares y océanos y que se encaminen a un aprovechamiento sostenible con el medio.

La enorme dependencia de las economías respecto a las importaciones de petróleo y gas, la alta volatilidad de los precios de este tipo de energía y la creciente concentración de sus reservas y sus producciones en regiones políticamente inestables hacen aumentar de manera alarmante la incertidumbre en los mercados. La única vía para frenar esta tendencia es una mayor diversificación en el suministro de fuentes de energía primaria y una mayor participación de energías limpias y renovables.

Según el portavoz de Oceana, “œnecesitamos reducir las emisiones de CO2 de origen humano provenientes principalmente de la quema de combustibles fósiles, como es el caso del petróleo. Seguir concediendo permisos de investigación de hidrocarburos que terminan en futuras plataformas petroleras y que inevitablemente se transforman en más CO2 en nuestra atmósfera y en nuestros océanos no sigue las políticas de cambio climático marcadas por la UE. Si queremos frenar esta tendencia, debemos continuar apostando por una mayor participación de la cuota de energías renovables en el mix energético global”.

El próximo 28 de febrero, los ministros de energía de la Unión Europea se reúnen para concretar cómo cumplir el mandato de priorizar las energías renovables y la eficiencia energética acordado por los jefes de Gobierno el pasado 4 de febrero en la Cumbre de la Energía. Los ministros deben decidir sobre la coordinación de las redes eléctricas europeas para lograr la máxima integración de energías renovables.

Más información. http://www.greenpeace.org/espana/es/reports/La-batalla-de-las-redes/

Seguici in Facebook