El Vaticano considera “pecado grave” atentar contra el medio ambiente

martino.jpg

El País / EFE – Roma – 07/06/2007
El cardenal Martino dice que hace falta “un cambio de vida en Occidente” para comprender la importancia del equilibrio de la naturaleza

El Vaticano considera “pecado grave” y un “insulto a Dios” atentar contra el medio ambiente. Al menos así lo ha expresado el presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, cardenal Renato Raffaele Martino, en una entrevista publicada hoy por el diario Il Messaggero.

El cardenal Martino explica en la entrevista el punto de vista de la Iglesia católica sobre la destrucción medioambiental, muy en boga últimamente por la amenaza del calentamiento global. Así, considera que los atentados contra el medio ambiente son un “insulto a Dios”, aunque hay grados: “Tirar una bolsa de basura por la calle es pecado venial, pero quien destruye la Amazonía comete un pecado grave”, señala Martino. “Destruir el gran pulmón verde que es la Amazonía es dañar a toda la humanidad y no sólo a las poblaciones autóctonas”, explica Martino.

El cardenal, que anuncia que su dicasterio está estudiando la creación de un documento sobre el medio ambiente, comenta que la Iglesia católica ha mostrado siempre su preocupación por él y que en el Catecismo, se lee que “la tierra y sus bienes son un don que podemos usar, mejorar, pero no destruir”.

Martino explica que para defender el medio ambiente “es necesario cambiar estilo de vida, sobre todo en Occidente”. “El cambio tiene que comenzar con un nuevo camino educativo, empezando por las escuelas. Falta la educación ambiental en todos los niveles y la percepción de las consecuencias que provoca la contaminación sobre la naturaleza y el equilibrio”, añade.

El responsable del dicasterio de Justicia y Paz del Vaticano muestra también su pesar por la falta de un acuerdo sobre la protección medioambiental entre los países del G-8 (los siete países más industrializados y Rusia) y espera que se tome pronto alguna medida ante “un problema urgente”. Según Martino, la opinión pública está perdiendo su confianza en los grandes países, que “sólo podrán volver a ser creíbles si logran establecer algo que vaya más allá de sus propios intereses y enriquecimiento”.

Seguici in Facebook