EL TRIBUNAL SUPREMO DA LA RAZÓN A WWF ESPAÑA CONTRA FERTIBERIA

La Sentencia critica la actuación del Ministerio de Medio Ambiente y su Dirección General de Costas por su “œpasividad en la defensa y protección del dominio público“, pero declara que esta inactividad “œno puede ocultar la responsabilidad de Fertiberia por los incumplimientos del título concesional”.
Madrid, 22/12/2011, (Ecoestrategia).- El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia histórica confirmando la caducidad de la concesión que autorizaba a la empresa Fertiberia el uso del litoral andaluz para el vertido de fosfoyesos. El Fondo Mundial para el Medio Ambiente (WWF) España venía denunciando ante el Ministerio de Medio Ambiente este grave episodio de contaminación y exigiendo el cumplimiento de la Ley de Costas desde hace más de diez años.

El Tribunal Supremo, en su sentencia de 10 de febrero de 2011, sostiene que la declaración de caducidad de la concesión otorgada a Fertiberia fue fundada pues realizó o consintió actividades no contempladas en el título concesional.

Esta sentencia da la razón a WWF España (parte demandada en este recurso de casación), quien comenzó a trabajar en este caso hace ahora diez años y que siempre ha defendido que las actividades desarrolladas en la marisma de Huelva eran perjudiciales para el medio natural, no estaban autorizadas e incumplían la Ley de Costas.

Todos los motivos de casación invocados por Fertiberia para anular la sentencia de la Audiencia Nacional fueron desmontados por el Tribunal Supremo, que afirma que “œsi bien sobre el litoral confluyen competencias de diferentes administraciones, éstas han de coordinarse, y se debe respetar la competencia sobre protección del dominio público marítimo”terrestre que corresponde al Estado”. De esta manera, de ningún modo la Comunidad Autónoma de Andalucía podía autorizar a Fertiberia las modificaciones que realizó en la concesión.

En cuanto a la alegación de Fertiberia de que las marismas han perdido sus características naturales y son ya irrecuperables, el Tribunal Supremo remite a la Sentencia de la Audiencia Nacional que declaró que los bienes de dominio público lo son según su naturaleza originaria y que por ley se incluyen las marismas, aun cuando, por cualquier causa, hayan perdido sus característica naturales.

Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España, declaró que “œes algo histórico, tras más de diez años de batalla legal consideramos histórica esta sentencia por el momento en que se dicta. Cuando desde todos los frentes se ataca la Ley de Costas para permitir la privatización y degradación del litoral, el Tribunal Supremo demuestra que no va a permitir actuaciones no conformes a la ley en nuestras costas”.

“œLa sentencia deja clara la inacción y pasividad de la administración durante años en el caso Fertiberia y la obligación de esta empresa contaminante a devolver la zona a su estado original”, concluyó del Olmo.

Seguici in Facebook