Compromiso del sector vitivinícola contra el cambio climático


Agronegocios Núm. 520. En Opinión. Junio de 2011
13-6-2011
EUMEDIA Redacción –
Convocadas por la Federación Española del Vino, y con el patrocinio de la Office Internationale de la Vigne et du Vin, OIV, representantes de más de 300 bodegas de las principales zonas vitivinícolas del mundo se han reunido en Barcelona para debatir e intercambiar experiencias y conocimientos en la lucha contra el cambio climático, al que la viña es un cultivo extremadamente sensible, en el marco de la Jornada Wineries for Climate Protection. Previamente a esta jornada se firmó la Internacional Wineries Commitment to Reduce Global Warming, una declaración de compromiso de lucha por parte del sector vitivinícola contra el cambio climático, que a continuación reproducimos:

“Es ya una realidad que, en los últimos cuarenta años, las temperaturas han aumentado 1º C en las regiones mediterráneas. Y este mismo resultado puede hacerse extensible al conjunto del planeta. Para el siglo XXI las previsiones oscilan desde los 2º C a los 5º C de aumento.
El sector vitivinícola debe mostrarse sensible a este hecho y asumir su parte de responsabilidad. Es importante que las regiones vinícolas, viticultores y bodegueros afronten este reto y se posicionen al frente de un cambio en la gestión de la energía. Se trata fundamentalmente de reducir el consumo y aplicar, de forma racional y progresiva, las energías renovables.
Este proyecto responsable no debe limitarse a una zona geográfica sino que reclama un esfuerzo global. Las personas relacionadas con la vid y el vino en todo el planeta deben tomar conciencia y comprometerse a reducir las emisiones de gas carbónico (CO2) dentro de su campo de acción.
La Declaración de Barcelona pretende ser el inicio de un movimiento de cooperación que tenga como horizonte la protección del clima y del viñedo, luchando por la conservación de nuestro hábitat, nuestro paisaje, nuestra tradición y nuestra cultura. Y pensando, a la vez, en un desarrollo sostenible del bienestar social que no comprometa los recursos y las condiciones de vida de la humanidad. Este esfuerzo responsable podría a ser un precedente para la toma de conciencia de otros sectores del tejido productivo.
Decálogo del Manifiesto de Adhesión
1. Reducción de emisiones.
Reducir la huella de carbono por botella producida en la proporción fijada por la Unión Europea, 20% en el año 2020.
2. Edificación sostenible.
Utilizar técnicas de construcción que aprovechen y disminuyan el uso de recursos naturales, de tal modo que reduzcan el consumo de energía eléctrica y, en general, el impacto ambiental de la habitabilidad de los edificios y consigan la integración con el paisaje.
3. Energías renovables y eficiencia energética.
Usar fuentes de energía alternativas para cubrir parte de las necesidades térmicas de la bodega e implementar sistemas de auditoría energética para ahorrar consumo en la actividad productiva.
4. Agricultura sostenible y biodiversidad.
Aplicar prácticas de cultivo que permitan la conservación de los recursos naturales y el medio ambiente, limiten el uso de productos químicos y favorezcan la flora, la fauna y la calidad de los suelos.
5. Reducción de la huella hídrica.
Optimizar el uso del agua por unidad productiva mediante la realización de una gestión eficaz y eficiente de la disponibilidad de este recurso en la agricultura, la jardinería y los procesos productivos.
6. Ecodiseño.
Introducir el criterio medioambiental en el diseño del packaging del producto con el fin de minimizar su impacto en la naturaleza.
7. Reducción de residuos.
Reducir la cantidad generada de residuos y aplicar medidas de reciclaje y valorización de los materiales. Utilizar los subproductos de la bodega, como nueva materia prima de producción.
8. Distribución eficiente.
Minimizar el impacto ambiental de la distribución del producto mediante el uso de transporte energéticamente más eficiente (ferrocarril, vehículos con menor consumo de combustible…) y la optimización de cargas y rutas.
9. Investigación e innovación.
Desarrollar líneas de investigación orientadas a conseguir la reducción del uso de recursos naturales, la generación de residuos y las emisiones de CO2.
10. Comunicación.
Sensibilizar a los proveedores y a los trabajadores en buenas prácticas medioambientales y de lucha contra el cambio climático”.

Más info en  http://www.ideaa.eu/blog.php/?p=2946

Seguici in Facebook