Ver aves en Castilla

images12.jpeg images-13.jpeg
La Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León lanza un programa de visitas guiadas a espacios naturales de la comunidad para potenciar el turismo ornitológico y rural

La observación de aves cobra cada vez mayor protagonismo en países como Alemania, Bélgica, Holanda o el Reino Unido, donde ávidos urbanitas están dispuestos a caminar durante horas y luego esperar pacientemente en cualquier rincón indómito para conocer in situ los hábitos de las especies que pueblan sus lagunas, roquedos, bosques y estepas.

Se trata de un turismo de naturaleza no estacional que le viene como anillo al dedo a la urgente necesidad de conjugar la sostenibilidad del medio natural con su uso público: el desarrollo rural pasa por un modelo que compatibilice el crecimiento económico y social y la gestión ambiental.

Castilla y León cuenta con un total de 70 ZEPAs (Zonas de Especial Protección para las Aves) que representan más del 21% de la superficie total de esta comunidad autónoma, la región más extensa de la Unión Europea. Es, por tanto, un territorio natural privilegiado donde están censadas 218 aves reproductoras, entre ejemplares en migración y autóctonas. Y muchas de ellas lo hacen en zonas con una bajísima densidad de población y en regresión.El Proyecto TRINO (Turismo Rural de Interior y Ornitología), puesto en marcha por la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León con la colaboración de 14 Grupos de Acción Local diseminados por ocho de las provincias de la comunidad autónoma, es una decidida iniciativa para poner en valor algunas de esas comarcas más deprimidas de la región: desde las Arribes del Duero salmantinas y zamoranas a los Picos de Europa leoneses o la Montaña Palentina, o desde las lagunas interiores de la Tierra de Campos a las Hoces del Duratón segovianas.

Se han diseñado 17 rutas de observación por espacios integrados en la Red Natura, recorridos que permitirán desvelar los secretos de la vida de aves esteparias, rupícolas, acuáticas y forestales, de ribera o de montaña, atlánticas y mediterráneas. Cada una de las salidas, planificada para grupos de 16 personas como máximo, contará con un guía ornitólogo además de otro guía especialista en la zona y un vehículo de apoyo.

Las rutas tienen una duración media de cuatro horas y se pueden realizar, según la accesibilidad del espacio a visitar, a pie o en 4×4. La organización cuenta con la participación de empresas de ocio activo y alojamientos de turismo rural, lo que facilitará la estancia de los interesados en la zona antes y después de la actividad.

El precio por ruta y persona es de 45 euros y las salidas comenzarán a mediados de marzo con paseos por las Riberas de Castronuño (Valladolid), las Hoces del Rudrón (Burgos), las Arribes del Duero (Salamanca y Zamora) o los Altos de Barahona (Soria). Se puede reservar plaza a través de Internet.

———————

www.patrimonionatural.org

IMPULSO RURAL

El programa TRINO para la promoción del turismo ornitológico en Castilla y León moviliza a 14 grupos de acción local de la comunidad. El objetivo es que los agentes locales protagonicen la iniciativa, que tiene el objetivo de conseguir la dinamización socioeconómica de 692 municipios. En ellos viven más de 336.000 habitantes. Las zonas protegidas de Castilla y León poseen grandes valores naturales y, al mismo tiempo, una baja densidad de población con una pirámide de población envejecida. El proyecto trata de aunar naturaleza e impulso económico para las zonas rurales.

Seguici in Facebook