Valencia prepara una marca de frutas y verduras oficial de “Residuo Cero”

17/02/09, 08:46 h

Agricultura prepara una marca para vender frutas y hortalizas sin residuos químicos, aunque no se podrán denominar ecológicos.

La Conselleria de Agricultura prepara una nueva marca de calidad para distinguir y acreditar las frutas y hortalizas de la Comunitat Valenciana que se vendan sin residuos químicos. Los productos que gocen de tal cualidad, por no haber utilizado en su producción plaguicidas, podrán venderse con el contraste oficial de “Residuo Cero”.

Según explicó ayer la consellera del ramo, Maritina Hernández, a los máximos dirigentes del cooperativismo agrario valenciano, esta iniciativa se enmarca en los planes del Consell de propiciar nuevas alternativas para mejorar la competitividad y rentabilidad del sector agrario. Estos planes supondrán una inyección económica de 102 millones de euros que servirán para reforzar líneas de inversión ya existentes y crear otras nuevas.

Entre las líneas preferentes están las de fomento de la investigación y búsqueda de nuevas producciones o distintas formas de presentarlas y comercializarlas, más acordes con la demanda en alza de la sociedad moderna.

La contramarca “Residuo Cero” busca, precisamente, dar satisfacción a un creciente porcentaje de consumidores que prefieren comer artículos que sepan que no contienen ningún resto de productos químicos, por más que los que sí los contienen no representan ningún problema para la ingestión humana, si se trata de plaguicidas autorizados, se han respetado los plazos de seguridad y los residuos son infinetisimales, dentro de los parámetros legalmente permitidos.

Las frutas de “Residuo Cero” no llegarán a ser ecológicas, porque no seguirán necesariamente las duras exigencias de estos en cuanto a fertilización, ausencia de herbicidas (¿¿¿¿???????), etc., pero serán más naturales que las de ‘agricultura integrada’, que sólo asegura que los residuos de plaguicidas quedan por debajo de la mitad de lo permitido. En este caso estarán al cero total, y eso será demostrable mediante análisis para poder lucir la acreditación.

En realidad es una producción más natural en aquello que afecta más directamente a los consumidores cuidadosos: sin restos químicos en el fruto, que es lo que se come, y de hecho hay bastantes producciones que se logran así o pueden conseguirse con pequeños esfuerzos adicionales.

Para reforzar este tipo de producción, la conselleria está impulsando la investigación que desarrolle nuevos métodos de lucha contra las plagas mediante el uso de organismos benéficos y productos naturales e inocuos.

Enrique Bellés, director de la Federación de Cooperativas Agrarias Valencianas (Fecoav), dijo ayer que esta línea de trabajo puede tener mucho futuro y que Murcia también está preparando actuaciones similares.

Otro de los puntos estelares de los nuevos programas de la Conselleria de Agricultura, que la consellera presentó a la cúpula cooperativa, consiste en estudiar la viabilidad de polígonos agrarios. Serían unidades de cultivo en común que integrarían terrenos de distintos dueños, incluyendo campos abandonados o que no se cultivan.

Al estilo de lo que son los polígonos industriales, con los polígonos agrarios se pretende asegurar que la finalidad del suelo seguirá siendo la agraria, al margen de posibles reclasificaciones urbanísticas. Sin embargo, los cambios que plantea está antigua idea provoca muchas dudas de tipo jurídico sobre los derechos de propiedad y uso. Pero hay un doble motivo que anima a la Administración en este frente: no perder capacidad de producción de alimentos y contribuir a mantener verde y cuidado el entorno rural y paisajístico.

Las cooperativas reafirmaron a Maritina Hernández su decisión de colaborar con ella en la idea de crear polígonos agrarios y la consellera adelantó que su departamento ya estudia el entramado jurídico y planteará el tema a la Federación Valenciana de Municipios.

fuente: www.lasprovincias.es

Seguici in Facebook