Sobre la muerte de otro lince

lince.jpg

18/03/2009

Purificación Gonzalez de la Blanca

Volvemos a tener noticias del lince: otro lince -en este caso una lincesa- ha aparecido muerto en una carretera. Se trataba “cómo no- de un ejemplar sometido a radioseguimiento, que portaba un enorme collar coloreado, rígido y provisto de una antena. Hemos insistido hasta la saciedad en que tales artilugios condenan al lince a la muerte, porque con su colocación se borra de un plumazo el mimetismo con el que fueron dotados por la naturaleza, en un proceso evolutivo de miles de años, y que es su principal arma de caza (la de cazar sin ser vistos).

Con ellos no pueden cazar, pero, además de pasar hambre, reciben ondas y radiaciones ” que en las personas producen alteraciones del sistema nervioso e incluso leucemia – y tienen dificultades para el apareamiento, durante el que los machos muerden la nuca de la hembra.

En fechas recientes hemos tenido conocimiento de la muerte de dos linces en una finca próxima al Santuario de la Virgen de la Cabeza, en Andújar, en donde fueron recluidos en un cercado y murieron de hambre; y la de otro lince, muerto dentro de una caja trampa, que dejaron a pleno sol con el animal dentro, en Cazorla. Pero estas informaciones, bajo cuerda, no fueron noticias, dado el ocultismo existente sobre el lince. Solo trascienden los casos de muertes públicas y notorias que no pueden ocultarse.

Trampas, capturas, anestesias, collares, revisiones reiteradas, análisis de sangre, de orina, de esperma, de parásitos, ecografías, vacunas masivas sin saber contra qué (pero financiadas), manipulación de las camadas (hasta se filman partos con cámaras de televisión), a veces impregnando a las crías con olor a tabaco, a colonia o a coñac”¦El lince es acosado sistemática e implacablemente por legiones de investigadores y capturadores.

Perseguidos, acosados, sin poder cazar, ya que -con el enorme collar coloreado- sus presas los ven y huyen, antes de que les puedan dar caza, abandonan Doñana. Es decir, ya que le imposibilitan la vida y la caza en el territorio en el que teóricamente estaban protegidos, se acercan a cortijos, zonas urbanas, basureros, en los que pueden encontrar comida más fácil. Pero cruzan carreteras, y mueren atropellados, tiroteados, apaleados.

La tarantela se repite en cada nota de prensa: “œsu pérdida supone un duro revés para la exigua población de estos felinos, considerados entre los más amenazados del planeta”. No falla. Además, es muy rentable insistir en ello, porque cuanto más amenazada esté la especie más sustanciosas son las subvenciones que se reciben para salvarla. Y las subvenciones que en principio sufragaron la extinción ahora se dedican a la cría en cautividad, que consiste en robar linces de aquellos lugares a los que no accedían estos investigadores, y las poblaciones iban en aumento (pese a tratarse en algunos casos de cotos de caza), para someterlos a un plan de cría en cautividad (“œExSitu”, le llaman pomposamente, al igual que llaman “œtraslocación” al robo y suelta en otro lugar), con la finalidad de reintroducir a los hipotéticos linces obtenidos en los lugares en donde ellos mismos los hicieron desaparecer, como Doñana. Es la secuencia de una noria: dinero para aniquilar, dinero para reintroducir. La rueda gira.
Aunque se sepa de antemano que un lince nacido en cautividad, con una madre también cautiva, que no le puede transmitir unas pautas de comportamiento de campeo, de juego, de supervivencia, de caza”¦ no tiene posibilidad alguna de supervivencia. Y aunque se sepa que los linces robados estaban mejor con sus madres. Pero dejarlos donde estaban “que iban en aumento-no da dinero.

Informan en la nota de prensa que el cadáver será transportado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre Amenazada (CAD) La autopsia será realizada por los mismos que le llevaron a la muerte. Es decir ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Los resultados serán los que convengan en cada momento porque al lince se le han infligido todos los daños imaginables, pero jamás hubo auditoria ni investigación alguna sobre unas actuaciones continuadas en el tiempo que han acabado con los linces de Doñana, ni sobre la utilización de unos fondos presuntamente destinados a la conservación del lince (con indicios más que evidentes de presunta malversación). ¿Pero son los linces patrimonio de la Estación Biológica de Doñana y de los beneficiarios del LIFE?

Y la cosa se agrava, porque al olor del dinero -del LIFE-Junta- de 26.000.000 de €, una cohorte de vividores del lince, además de los habituales de la Estación Biológica, se ha lanzado a exprimir a los últimos ejemplares de esta especie. Aunque son muchas las cantidades de las que han venido disponiendo, ya que el anterior LIFE era nada menos que de 30.000.000 de €. Y las fuentes de financiación no solo provienen de la Unión Europea sino también del MMA, CMA, TRAGSA, EGMASA, empresas privadas (como Visco), laboratorios norteamericanos como GLAXO WELLCOME, etc.

No deja de ser llamativo que, aproximadamente desde 2005, el discurso ha pasado de defender la supervivencia del lince en libertad a abogar por la cría en cautividad, para la que hay que robar los últimos ejemplares supervivientes (ni más ni menos que 60). Y con un despliegue económico sin precedentes: centros de cría, centros concertados, cámaras, alambradas, equipos de captura, rastreadores, veterinarios, biólogos, anilladores, ambientólogos, ingenieros forestales, asesores en los temas más variopintos, directores, coordinadores, comités multidisciplinares, comisiones científico-técnicas, subcomisiones, etc. La inmensa trama que parasita al lince tiene distintas cabezas y colas infinitas. Y se ramifica cada vez más, como un cáncer maligno.

Y estos ingentes presupuestos económicos hasta permiten pagar la producción de una película que transmite el mensaje subliminal de que el lince es gafe y, por más que lo miman “que no es precisamente el caso-, no parece tener solución.

Dicen que quedan pocos linces, pueden ser quince, pueden ser veinte”¦.pero estos pobres y tristes linces vienen soportando sobre sus débiles lomos el peso de un enjambre de vividores a su costa. Y sería bueno clarificar a cuantas personas mantiene cada lince y a dónde han ido a parar tan ingentes presupuestos destinados supuestamente a la salvación de esa especie. Porque este es un país de pícaros y las tramas se expanden, cuando no se atajan, como ha sucedido con el ladrillo.

La lince atropellada el pasado viernes en Doñana estaba embarazada de dos cachorros
Ecoticias.com   (Enviado por: ECOticias.com) , 16/03/09, 17:31 h
image

La hembra de lince hallada muerta en el municipio de Villamanrique de la Condesa (Sevilla), dentro del Espacio Natural de Doñana, estaba embarazada de dos cachorros machos y recibió de forma previa al atropello mortal siete impactos de perdigones.

Según informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, los resultados de la necropsia practicada al ejemplar, una hembra de siete años de edad, revelan que ésta se encontraba en estado de gestación de dos cachorros, ambos machos, que ya estaban muertos cuando se levantó el cadáver para su traslado al Centro de Análisis y Diagnóstico (CAD) de la Fauna Silvestre Amenazada que la Consejería de Medio Ambiente tiene en Málaga.

Asimismo, las radiografías practicadas al cadáver apuntan que, aunque la causa de la muerte fueron las lesiones provocadas por el atropello, el animal había recibido siete impactos de perdigones procedentes de una escopeta de cartuchos, casi con toda seguridad, propiedad de algún cazador furtivo.

A pesar de que los perdigones no afectaron a los órganos vitales, “mermaron su capacidad física y de reacción ante peligros” como el riesgo de atropello, señalaron. Se trata del primer lince atropellado en 2009, registrándose el último atropello mortal hasta la fecha el 16 de septiembre del pasado año 2008 en la carretera A-483, que une Almonte y Matalascañas (Huelva).

Estas mismas fuentes lamentaron la pérdida del ejemplar, “especialmente triste” al tratarse de una hembra en estado de gestación, ya que los dos cachorros de los que estaba embarazada “podrían haberse sumado a los que comenzarán a nacer a partir de la próxima semana”.

No obstante, destacaron que las medidas que la Junta ha acometido a través de las consejerías de Medio Ambiente y Obras Públicas y el proyecto Life Lince “han conseguido disminuir los casos de atropellos” y recordaron que las adecuaciones en carreteras del entorno de Doñana “se están ejecutado a buen ritmo”.

Además, resaltaron que la temporada de cría se presenta este año “muy esperanzadora”, ya que el número de hembras preñadas es superior al de 2007, “el mejor año desde que se inició el programa Life para la conservación del lince ibérico”, y valoraron la posibilidad de adelantar en un año la reintroducción en libertad del felino, prevista para el próximo otoño en la comarca de Guadalmellato (Córdoba).

Concretamente, en la Comarca de Doñana, se ha constatado a lo largo de los últimos años un importante incremento del número de hembras territoriales, pasando de las 12 contabilizadas en 2002 a las 17 existentes en 2009.

Seguici in Facebook