Rapaces envenenadas en fincas de caza menor

20.000 aves rapaces en peligro de extinción han sido envenenadas en los últmos 15 años, según Adena/WWF

buhito.jpg

Madrid, 12/4/2007, (Ecoestrategia).- El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF/Adena) dio a conocer un nuevo informe sobre el impacto del uso ilegal del veneno en la fauna de nuestro país en los últimos quince años. En este documento la organización analizó no sólo el origen de un problema que ha causado la muerte de 20.000 rapaces en este periodo, sino también las soluciones para erradicarlo.

Según estimaciones de WWF/Adena, en los últimos quince años han muerto a causa del veneno más de 20.000 aves rapaces de las cinco especies más amenazadas en nuestro España. Según un nuevo informe de la organización, titulado “œEl veneno en España”, esta práctica se convierte así en la mayor amenaza para un amplio grupo de especies, gran parte de ellas en peligro. De hecho, el buitre negro, el águila imperial, el quebrantahuesos, el alimoche o el milano real figuran, entre otros, como principales víctimas de este problema.

En España, el veneno sigue ligado principalmente a la gestión de la caza menor. Así, se utiliza en teoría contra zorros y otros carnívoros a los que se considera competidores por las mismas presas. Pero en realidad se ha demostrado que, lejos de ser un método de control de predadores, el uso de cebos envenenados es una fórmula de eliminación indiscriminada y masiva de fauna.

Las aves rapaces son las principales víctimas de esta práctica y, en segundo lugar, los mamíferos domésticos, en su mayoría, perros. En cuanto al impacto por regiones, Andalucía es la CCAA más afectada, seguida en el número de casos por Castilla y León y Castilla-La Mancha. No obstante, a pesar de figurar en el primer y tercer puesto, cabe destacar también que Andalucía y Castilla-La Mancha han mejorado en los últimos años. En este sentido, han procedido al cierre de cotos para favorecer la recuperación del medio afectado por el veneno, a lo que se une la puesta en marcha en Andalucía de una patrulla de perros que detectan cebos envenenados a modo preventivo.

No obstante, aunque haya habido ciertos avances, uno de los datos más preocupantes del informe es que el número de casos no se ha reducido en los últimos años. WWF/Adena sostiene que esta falta de resultados se debe a que las Administraciones han asumido la gravedad del problema y, por lo tanto, no existe voluntad política para solucionarlo. Esto se traduce en una ausencia de vigilancia especializada y en la escasez de sanciones, tanto penales como administrativas, que favorecen la impunidad de los infractores.
Los expertos de WWF/Adena insisten en que es urgente la aprobación de Planes Regionales contra el veneno por parte de las CCAA. De ahí que hoy haya lanzado una ciberacción a través de la cual todos los ciudadanos pueden implicarse pidiendo esta medida a los Consejeros de Medio Ambiente de las autonomías más afectadas y que aún carecen de ellos. Esta acción se puede llevar a cabo a través de la web: www.wwf.es

Seguici in Facebook