Se Reduce en España la Superficie de Cultivos Transgénicos

Madrid, 1/12/2006, (Ecoestrategia).- Pese a la enorme superficie que sigue ocupando el maíz transgénico en España, según el Ministerio de Agricultura (MAPA) y por segundo año consecutivo, en el 2006 se ha reducido la superficie.

En el transcurso de una reunión mantenida recientemente entre el director general de Agricultura del MAPA, el director de la Oficina Española de Variedades Vegetales, el director ejecutivo de Greenpeace y el responsable de la campaña contra los transgénicos, los responsables del MAPA afirmaron que este año se habían sembrado en España 53.000 hectáreas de maíz transgénico (respecto a las 57.000 hectáreas que estos mismos representantes daban para la campaña 2005).

El anterior gobierno promovió los transgénicos: España ha sido desde el 1998 el único país de la Unión Europea (UE) cuyo el gobierno ha tolerado el cultivo de transgénicos a gran escala. Ahora, pese a que el gobierno del PSOE está llevando a cabo una política de organismo modificados genéticamente (OMG) continuista, las cifras permiten auspiciar un futuro más optimista para la salud global del medio ambiente, de la agricultura y de los consumidores.

Sin embargo, el gobierno español sigue sin ofrecer cifras claras sobre los transgénicos. El mismo MAPA afirma que no dispone de un análisis de las superficies, sino que se trata simplemente de las cifras de ventas de semillas de las mismas multinacionales del sector (como ejemplo de la falta de coherencia en los datos, esta semana la multinacional Monsanto ha presentado a los medios en Eslovaquia unas cifras sobre cultivos transgénicos a la UE, entre las cuales destacan en España 53.000 hectáreas el 2005 y 60.000 el 2006, afirmando que se trata de fuentes del MAPA).

El baile de cifras es constante y es el espejo de una realidad inaceptable: decir transgénicos en España es decir falta de transparencia, irregularidades, contaminación e irresponsabilidad. Los responsables mencionados anteriormente reconocen, por ejemplo, no ser conscientes de que es obligatorio el establecimiento de unos registros públicos de los campos de transgénicos que permitan al conjunto de la ciudadanía conocer la situación de estos cultivos, pese a los años que llevan las organizaciones ambientalistas y sociales reclamando la aplicación de la Directiva 18/2001 y de las normas españolas que transponen esta directiva.

“œLa reducción de la superficie de transgénicos no debe hacernos olvidar la dura realidad que somos el único país de la UE cuyo gobierno tolera el cultivo de transgénicos a gran escala, los constantes episodios de contaminación de campos vecinos y la falta de transparencia de un gobierno que empezó afirmando que cambiarían las cosas, pero que reproduce fielmente la línea marcada por el gobierno del PP”, afirmó Juan Felipe Carrasco, responsable de la campaña contra los transgénicos de Greenpeace.

Greenpeace reiteró una vez más que el gobierno español debe cambiar drásticamente su política de transgénicos y prohibir el cultivo en España, porque no se dan ni existen las condiciones por garantizar que estos cultivos no tengan efectos negativos sobre el medio ambiente y la salud. “œPor todo esto, el gobierno debe modificar las normas de coexistencia que está gestando, por poder defender el derecho de los labradores y de los consumidores, en lugar de garantizar los ingresos del puñado de multinacionales cuyo único objetivo es ejercer el control sobre la agricultura”, concluyó Carrasco.

Seguici in Facebook