Nuevas evidencias del fracaso de la agricultura con transgénicos

images-111.jpg

Madrid, 19/1/2006 (Ecoestrategia).- Un nuevo informe sobre los resultados de los cultivos transgénicos durante el periodo 1996-2006 realizado por la organización Amigos de la Tierra Internacional, demostró que estos cultivos no han logrado resolver los principales problemas a los que se enfrentan los agricultores ni ofrecer beneficios para los consumidores.

El análisis de más de 200 informes y artículos de la industria biotecnológica, gobiernos, universidades, prensa, sociedad civil y otros actores, realizado por esta organización internacional, reveló que los transgénicos no han hecho nada para aliviar el hambre o la pobreza en el mundo. La gran mayoría de las cosechas transgénicas se emplea en piensos para el ganado fuente de carne para los países ricos.

También se desprende de las investigaciones que los cultivos modificados genéticamente comercializados en la actualidad no han hecho disminuir sino aumentar el uso global de plaguicidas, y su productividad no es mayor que la de las variedades convencionales. En definitiva, el medioambiente no ha ganado nada con la introducción de dichos cultivos.

El informe publicado por Amigos de la Tierra Internacional contrasta con la propaganda difundida por la industria biotecnológica a través del Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agrobiotecnológicas (ISAAA), que presenta los cultivos transgénicos como solución clave al hambre y la pobreza. El ISAAA es un organismo creado y mantenido por instituciones y empresas con intereses en la biotecnología, por lo que no puede ser objetivo dando datos sobre la aceptación y los resultados de los transgénicos en el mundo. De allí su falta de transparencia y la poca fiabilidad de los datos que maneja.

Tras diez años de cultivo, los transgénicos ocupan tan solo una pequeña porción del total de tierras cultivables a nivel mundial, aproximadamente el 1,5% (80 millones de hectáreas). 2006 hectáreas sido, además, un mal año para estos cultivos.

En 2006, el Ministerio de Agricultura de Estados Unidos, gran defensor de los cultivos transgénicos, reconoció por primera vez que el rendimiento de estos cultivos no es mayor que el de los cultivos convencionales. Además, un número aplastante de estudios realizados por científicos independientes demuestra que los rendimientos de los cultivos transgénicos son inferiores, o a lo sumo equivalentes, a los de las variedades no transgénicas.

El resumen ejecutivo del informe “œQuién se beneficia con los cultivos transgénicos? Un análisis del desempeño de los cultivos transgénicos a nivel mundial entre 1996 y 2006″ puede consultarse en: www.foei.org

3 Trackbacks

Seguici in Facebook