La cerveza Budweiser aparece contaminada con arroz transgénico

images6.jpg

Ciudad de México, 12/10/2007, (Ecoestrategia).- Budweiser, una de las cerveceras más importantes del mundo, está comercializando cervezas producidas con arroz transgénico Bayer sin informarlo a sus millones de consumidores, según denunció la organización Greenpeace en México.

Un laboratorio independiente realizó pruebas para Greenpeace en un molino de Arkansas, Estados Unidos, operado por Anheuser- Busch para fabricar la cerveza Budweiser. Los resultados demuestran la presencia de arroz transgénico de Bayer LL601 en tres de cuatro muestras tomadas en ese molino. El arroz transgénico Bayer LL601 no ha sido aprobado para consumo humano ni animal en ningún país, salvo en Estados Unidos.

México es el séptimo importador de Budweiser en el mundo a través de Grupo Modelo. La cerveza de esa marca que llega al país es directamente importada de esa región, por lo que existe la probabilidad de que los consumidores mexicanos estén consumiendo arroces transgénicos ilegales a través de este producto.

El arroz LL601 es una de las tres variedades transgénicas experimentales que contaminaron el arroz largo estadounidense en 2006. Desde entonces, se ha encontrado esta contaminación en cerca de 30 por ciento de todo el arroz grano largo estadounidense, con impactos negativos masivos en la industria norteamericana y en los mercados internacionales donde se comercia este grano.

“œAnheuser-Busch debe informar claramente sobre el nivel de contaminación transgénica en el arroz usado para fabricar Budweiser y aclarar qué medidas está tomando para que esta cerveza no llegue a los mercados internacionales en donde su consumo está prohibido”, afirmó Doreen Stabinsky, coordinadora de la campaña de transgénicos de Greenpeace Internacional.

Budweiser es una de las cervezas que usa arroz como ingrediente y esta marca se encuentra en 60 países alrededor del mundo, entre ellos México. De hecho, el molino Anheuser-Busch es el mayor comprador de arroz en los Estados Unidos: adquiere entre 6 y 10 por ciento de la cosecha anual total de ese país.

Sobre esto último, cabe señalar que Greenpeace informó a Anheuser-Busch sobre sus hallazgos y buscó información de la compañía sobre la extensión de la contaminación y sobre sus políticas globales para el uso de trangénicos. Anheuser-Busch respondió que aunque el arroz transgénico está aprobado en los Estados Unidos, no se usa para fabricar la cerveza Budweiser destinada a mercados en donde este grano está prohibido.

“œTanto Budweiser como Grupo Modelo deben informar oficialmente y con pruebas contundentes a los consumidores que su producción está libre de transgénicos. Los consumidores mexicanos no queremos consumir a ciegas de este tipo de organismos de los cuales se desconocen sus efectos en la salud”, dijo Aleira Lara, coordinadora de la campaña de agricultura sustentable y transgénicos de Greenpeace en México.

Seguici in Facebook