Monumentos naturales

images3.jpg

Los árboles se convierten en destinos turísticos
Tana Oshima
Natura / El Mundo. Junio 2007

Una nueva iniciativa acaba de desvelar otra forma de viajar: aquélla que se convierte en la aventura de buscar un árbol singular. La ‘Guía del viajero. Árboles, leyendas vivas’ (descargable en ‘www.obrasocialcajamadrid.es’) nos ofrece el mapa del tesoro para llegar a nuestra meta sin perdernos por los caminos a menudo abandonados y recónditos que conducen a los ejemplares de los árboles más singulares de España. Son declarados árboles singulares aquéllos que destacan por su edad -con varios cientos de años-, por sus dimensiones extraordinarias, por su rareza o por su valor histórico y cultural.

“Los paisanos no salen de su asombro cuando ven que has venido desde tan lejos sólo para ver un árbol”, cuenta Ezequiel Martínez, fotógrafo y autor de gran parte de las fotos que ilustran la guía. “De hecho, muchas veces insisten en que veas tal o cual iglesia antes, porque no pueden entender que sólo estés ahí por un árbol”. La práctica no es muy común de momento, pero “puede ser de gran ayuda para la conservación” de las especies leñosas, opina Susana Domínguez, responsable de los textos. “Eso sí, hay que respetar las pautas de sostenibilidad que vienen en la guía, como no subirse a los viejos ejemplares, por grandes que sean”, añade. Susana recuerda haber visto numerosos árboles ya secos o moribundos, abandonados en tierras deshabitadas. Otros, sin embargo, estaban demasiado expuestos a la actividad humana, por lo que los autores de la obra decidieron no incluirlos como posibles destinos.

El problema de la protección de árboles es un tema candente entre los conservacionistas. Hasta ahora, la falta de una ley estatal que obligue a las comunidades autónomas a proteger sus árboles monumentales ha mantenido un vacío, en opinión de los expertos, en el que algunas regiones tienen normativas al respecto y otras no. Sin embargo, el borrador del proyecto de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, a punto de ser llevado a Consejo de Ministros, contempla por primera vez un artículo (el 33.2) relativo a árboles singulares, los cuales son elevados a la categoría de monumentos naturales, por lo que cada comunidad autónoma estará obligada a darle la protección requerida.

Para José Manuel Sánchez de Lorenzo-Cáceres, coordinador de la obra ‘Flora ornamental española’, de 12 volúmenes, la protección de los árboles singulares en nuestro país “ha mejorado mucho”. “Hemos pasado de la desidia o abandono a que casi todas las comunidades autónomas tengan ya una legislación al respecto. Muchas de ellas están elaborando catálogos de los ejemplares dignos de conservación”, declara el experto.

Tras haberse recorrido más de 300.000 kilómetros por el territorio español, Ezequiel y Susana no opinan lo mismo. “La gestión de las comunidades autónomas deja mucho que desear. No basta con poner a estos árboles una plaquita y declararlos protegidos. Hay que evitar las plagas, los incendios, cuidarlos y darles el trato adecuado a su edad y a sus condiciones, podarlos con atención, evitar la presión humana… Para eso hace falta dinero, y no se está destinando dinero”, dice el fotógrafo.

Amantes de árboles, conservacionistas y antiguos técnicos del Ministerio de Medio Ambiente coinciden en que es necesaria una ley general del Estado que controle la protección de estas ‘catedrales’ ‘vivientes’, de las que en España se cuentan unos 3.500 ejemplares, pertenecientes a un centenar de especies autóctonas: robles, encinas, alcornoques, sabinas, castaños, tilos, tejos, pinos u olivos, entre otros. En la última década, dicen los expertos, ha desaparecido el 20% de los árboles singulares del país, y el 80% restante se encuentra gravemente amenazado.

Desarrollar un turismo sostenible y respetuoso en torno a estos ejemplares es la idea que propone la guía. “Cuando vas a estos lugares te das cuenta de que le estás dando un valor a algo que la gente no sabe que lo tiene. El árbol de repente cobra importancia”, recuerda Ezequiel. Por su parte, Susana señala que, aunque el objetivo final del viaje sea visitar un árbol monumental, “lo bonito es el camino, y no sólo el destino en sí”. La guía ofrece los numerosos atractivos turísticos que rodean a cada uno de los ejemplares seleccionados, desde los monumentos históricos de los pueblos hasta la gastronomía.

PROYECTO

La iniciativa ‘Leyendas vivas’, patrocinada por la Obra Social Caja Madrid, pretende catalogar y difundir todos los árboles singulares de España. Fruto de este proyecto fue el libro ‘Árboles, leyendas vivas’, de Ezequiel Martínez y Susana Domínguez. En él se recogían los 100 ejemplares más destacables del país.

CRITERIOS

Los llamados árboles singulares destacan por su rareza, por su forma poco habitual, por su avanzada edad, por su tamaño y por su valor histórico. El diámetro y la altura de cada uno los fija el Inventario Forestal Nacional.

EL CASO DEL DRAGO

El célebre drago de Icod de los Vinos es uno de los árboles más valorados y protegidos de España, hasta el punto de que se ha convertido en un motivo de visita turística a la isla canaria de Tenerife.

EJEMPLARES SINGULARES

– Tilo de Garcilligeros. ‘Tilia platyphyllos’. Cuenca. 300-500 años.

– Higuera de las Doscientas Estacas. ‘Ficus carica’. Formentera. 19 m. de copa.

– Alcornoque de El Bandolero. ‘Quercus suber’. Peña del Indio, Madrid. 500 años.

– Carballo de Cartelos. ‘Quercus robur’. Carballedo, Lugo. 28 m. de diámetro de copa.

– Sabina de María. ‘Juniperus thurifera’. Chirivel, Almería. 900-1.000 años de edad.

COMPROMISO

Ahorro de papel. Para contribuir a la conservación de los árboles, la guía tiene una edición limitada en papel pero puede descargarse libremente de la página ‘web’: ‘www.obrasocialcajamadrid.es’

DATOS PRÁCTICOS

La ‘Guía del viajero. Árboles, leyendas vivas’ incluye, además de abundantes fotografías, información útil para el visitante, como qué otros atractivos ofrece una determinada ruta, qué pueblos hay alrededor, cómo llegar, qué comer y una serie de consejos y recomendaciones prácticos a la hora de iniciar el recorrido a pie.

Seguici in Facebook