Cambio climático afectará sector rural estadounidense, dice secretario de Agricultura

images-1
27 julio 2009

La preocupación de los granjeros y rancheros estadounidenses sobre el clima no es nada nuevo. ¿Habrá suficiente lluvia para las cosechas y las tierras de pastoreo?, ¿Cesará al momento de sembrar y cosechar, y antes de que nuestros arroyos y ríos se desborden?

La novedad es que los granjeros y rancheros deben estar bastante preocupados respecto de los cambios a largo plazo en nuestro clima. La ciencia lo dice claramente: Los cambios en el clima afectarán a las temporadas de cultivo, conllevarán tormentas más intensas y puede que hagan más difícil para los granjeros y rancheros tener dinero suficiente para cubrir sus necesidades.

Aunque no podemos hacer mucho respecto del pronóstico del tiempo a corto plazo, podemos y debemos actuar ahora para reducir los gases de efecto invernadero que emitimos a la atmósfera, como el dióxido de carbono, que causan el cambio climático.

Este asunto es demasiado importante como para que la agricultura y la silvicultura se queden al margen. Las oportunidades que ofrecen a los granjeros y rancheros por medio del mercado del carbono y una nueva economía energética son demasiado prometedoras como para retrasarse, porque cuando se aborde el cambio climático, no sólo estaremos protegiéndonos de una crisis climática que se avecina, sino que revitalizaremos el sector rural estadounidense.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado legislación que el Senado está revisando para crear un mercado viable de exceso de carbono, un mercado que premie a los granjeros y rancheros y dueños de bosques por sus actividades de protección. Tratar el cambio climático también pudiera tener un papel muy importante en lo que se refiere a contribuir a que nuestro país deje de consumir petróleo extranjero. Los dueños de tierras pueden tener un papel muy importante al proporcionar energías renovables que emitan poco carbono.

El potencial de nuestras tierras hábiles para generar una reducción de gases de efecto invernadero es significativo. Hoy en día ya nuestras tierras absorben bióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero de la atmósfera. De hecho, los bosques y tierras agrícolas en Estados Unidos ya neutralizan alrededor del 15 por ciento de nuestra producción interna de gases de efecto invernadero al capturar el carbono del aire y almacenarlo en sus suelos, vegetación y árboles. Muchos científicos creen que con los incentivos adecuados, los granjeros, rancheros y dueños de tierras forestales podrían hacer incluso más si utilizaran cultivos de conservación, plantaran árboles y utilizaran cubiertas para las cosechas o si utilizaran una diversidad de otras prácticas de protección, la legislación respecto del clima que incluye un mercado robusto para la neutralización del carbono pagaría a los terratenientes para que hicieran estas cosas.

Para estar seguros de ello, la legislación sobre cambio climático haría que el sector agrícola experimente tanto los costos como los beneficios. Los aumentos en el precio de la energía pueden impactar la producción de cosechas en sembrados y otras actividades agrícolas. Debido a los más altos gastos del transporte personal, los hogares rurales suelen sentir más que los urbanos el aumento de los precios de la gasolina.

Sin embargo, creo que hay en ello oportunidades significativas para los terratenientes rurales en un programa de límites y canjes que reconozca las contribuciones que tales granjas, ranchos y bosques pueden hacer en cuanto a tratar el cambio climático. Los terratenientes rurales pueden beneficiarse de los incentivos de la legislación climática y energética que premian la producción de energías renovables tales como la eólica y la bioenergía. Una variedad de tecnologías renovables como los  digestores de desechos orgánicos, la potencia geotérmica y la eólica, podrían reducir la dependencia de los granjeros de los combustibles fósiles. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos coopera con el Departamento de Recursos Energéticos para contribuir al fomento de estas tecnologías y nuestra red de expansión y extensión les ayudará a ponerlas a disposición de granjeros, rancheros y administradores de tierras.

Estas tecnologías y el fomento de una economía de energía limpia también estimularán la creación de nuevos empleos que no podrán enviarse al exterior. Cuando los granjeros, rancheros y administradores de tierras comiencen a instalar digestores de desechos orgánicos o a construir una granja de molinos, alguien tendrá que construir las máquinas e instalar los sistemas y puesto que muchas de estas tecnologías se utilizarán en áreas rurales, muchos de estos empleos se crearán en las zonas rurales de Estados Unidos.

Para producir reducciones significativas de las emisiones y asegurar un programa duradero de compensación se necesita que participen miles de terratenientes de Estados Unidos. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos en concierto con otras agencias federales puede trabajar para asegurar que los granjeros y rancheros estadounidenses reciban el crédito que se merecen por los beneficios ambientales que proporcionan.

Creo que la agricultura y la silvicultura pueden tener un papel vital en abordar el cambio climático y que si ello se hace adecuadamente, habrá oportunidades significativas para que los dueños de tierras obtengan ganancias al hacer lo mejor para el medioambiente. Para las zonas rurales de Estados Unidos, hacer las cosas bien también significará ganar bien.

Tom Vilsack es secretario de agricultura de Estados Unidos.

Seguici in Facebook