Unos 70 establecimientos hacen productos orgánicos en San Juan, Argentina

16 Marzo 2011 · Agroecologia


Los funcionarios del Ministerio de Agricultura se reunieron la semana pasada con Convivium, el grupo formado por unas cincuenta familias productoras de alimentos, artesanos, académicos, y alumnos de diferentes escuelas y universidades trabajando para el mismo objetivo.

 

Desde 1985 a la fecha esta actividad creció en superficie cultivada y exportaciones. El 80% corresponde a la actividad agroindustrial como vinos, mostos y aceites. En el país durante los últimos 5 años creció más del 30% establecimientos y un 70% en superficie.

Texto y fotos: Adrián Alonso

La agricultura orgánica encuentra un amplio campo de desarrollo para los pequeños y medianos productores de San Juan. La diferenciación de valor a través de la certificación de este tipo de cultura productiva no sÓlo permite obtener un diferencial de precios, sino acceder a cada vez mayores nichos de mercados que buscan el consumo saludable y el cuidado del medio ambiente.

“En San Juan existen más de 70 establecimientos que practican estilo de vida, este modo natural de hacer la agricultura” expresó Miguel Más, vitivinicultor elaborador de espumantes y vinos orgánicos y presidente de Convivium Raíz de Cuyo, durante la visita a su establecimiento pocitano de funcionarios del Ministerio de Agricultura de la Nación.

Durante el encuentro en el que participaron además productores orgánicos locales, se supo que el movimiento orgánico en San Juan gana cada vez más adeptos. Cabe recordar que este tipo de agricultores encontró sus primeros seguidores en el empresario Eladio López y Miguel Más allá por 1985.

Actualmente empresas de la talla de Fabril Alto Verde, Conexport, Ambalí, Darol, son entre otras referentes de este estilo de producción agroindustrial a las que se suman pequeños y medianos productores en distintos rubros.

Lo natural

“Conviviun es una agrupación de pequeños productores, artesanos, elaboradores y gente ocupada en nuestra cultura y rescate de las tradiciones locales, con el objeto de trabajar por una alimentación buena, limpia y justa” explicaron los productores orgánicos, agregando que “las reuniones son habituales y en su marco se reúnen más de 50 personas con las mismas aspiraciones”.

“Dentro de esta definición se han trazado metas para que la elaboración y preparación de los alimentos, conserven los sabores y aromas naturales, a través de una producción limpia, o sea protegiendo al medio ambiente y practicando el comercio justo. Todo esto sin descuidar el trabajo sobre nuestras raíces, enseñanzas ancestrales, y cultura, verdaderos constituyentes del alimento del alma”.

Según indicó Miguel Más, “hace más de veinte años que venimos trabajando, con el apoyo de diversos organismos gubernamentales y no gubernamentales, sobre la agricultura orgánica; tanto en la creación de espacios donde la gente pueda sentirse contenida, (MAPO-Movimiento Argentino para la Producción Orgánica); Fudec- Fundación de Desarrollo Ecológico), como en la formación y educación de trabajadores y consumidores, a través de programas de trabajo, como “La cultura del alimento y la tierra”.

“La creación del Convivium, parte de nuestra participación en Terra Madre en 2006 y 2008, en Turín, Italia, en donde se nos incentivó a generarlo, en virtud de las acciones que veníamos realizando, comentaron.

Según relataron el 8 de marzo del 2009, durante un evento organizado por la Escuela de Creatividad Arte Sana, y patrocinado por Huerta Orgánica Anahata (Champañera Miguel Mas), festejando el Día Internacional de la Mujer, se realizó la presentación oficial del Convivium Raíz de Cuyo, (en el que Slow Food Internacional me ha designado responsable fiduciario de este Convivium).

“A un año y medio de la creación de nuestro Convivium, se han realizado diferentes cursos y encuentros de capacitación a fin de fortalecer su autoestima, el respeto por el medio ambiente, el comercio justo y la acción solidaria dentro del grupo”, culminó Más.

Seguici in Facebook