La Agricultura y Ganadería Ecológica, eficaz para prevenir los incendios

21 Gennaio 2007 · Agroecologia

30/08/2005

Esto es lo que se desprende del análisis comparativo entre las prácticas
de producción que aplica la agricultura ecológica y la agricultura
moderna. Además, existen cada vez más evidencias de que el método
ecológico de cultivo, contribuye a mitigar el cambio climático, un
fenómeno que provocará mayor riesgo de incendios y sequías en los
próximos años, en la zona mediterránea.

“œLas prácticas que aplica y propugna la agricultura y ganadería ecológica, se muestran eficaces como método de prevención de los incendios, como los que nos han azotado este verano”. Así, lo afirma el Presidente de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), Dr. José Luis Porcuna.

Según SEAE, en más del 80 % de la Superficie Agraria Útil de España se
obtiene producción en condiciones de secano, con escasas lluvias,
veranos son largos, secos y calurosos, que de forma cíclica y regular,
es acompañada por episodios de sequías, como ocurre ahora. Esta
situación es buen caldo de cultivo, para que aparezcan los incendios
forestales, que este verano han azotado la península ibérica, provocando
incluso muertos.

Los incendios contribuyen en gran medida, a la transformación de los montes y bosques en zonas más áridas y desérticas, un problema, muy agudo en nuestro país, donde el 40 % de las tierras cultivadas están en riesgo de desertificación.

Aunque las causas que provocan los incendios, son muy diversas, cada vez
se reconoce más que determinadas prácticas agrícolas y forestales lo
pueden propiciar. “œEn este aspecto es donde la agricultura y ganadería
ecológicas, se manifiestan eficaces en la prevención de muchos
incendios, ya que la mayoría de las prácticas que se aplican, tienden a
aminorar la aridez del suelo, reducir la sequedad y, en consecuencia,
minimizar el riesgo de incendio”, agregó el Coordinador Técnico de SEAE.

Como ejemplos de éstas, tenemos que la agricultura ecológica evita el
exceso de labores y la exposición del suelo desnudo, sin protección, lo
que limita su progresivo empobrecimiento y desertificación. Tampoco, se
permite la quema indiscriminada de pastizales para su rebrote y de
rastrojos agrícolas (señalada como causa principal de muchos incendios),
disminuyendo así el riesgo de inflamabilidad. Los rastrojos de cosechas
son incorporados al suelo, mediante manejos adecuados y sirven para
abonar y nutrir el suelo.

“œNo debemos olvidar el importante papel del suelo como regulador del
ciclo de los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono,
principales causantes del cambio climático”, enfatizó José Luis Porcuna.
“œEl suelo es un depósito natural de carbono orgánico y su degradación y
la pérdida de carbono se produce a través de numerosos procesos de
desertificación que incluyen, entre otros: prácticas agrícolas
inadecuadas (exceso de quema de rastrojos, laboreo excesivo),
forestales (rozas, eliminación del matorral, incendios), erosión del
suelo (por ejemplo, en la agricultura de secano abandonada), obras
públicas mal planificadas, inadecuada ordenación del territorio, etc”,
remató el Sr. Porcuna.

En relación a los bosques y pastizales, hoy en dia se sabe que una
manera de prevenir los incendios forestales es incluir y manejar el
ganado dentro del monte en pastoreo, lo que ayuda a mantener su riqueza
y limpieza. “œLa ganadería ecológica, es también extensiva, aquella que
tradicionalmente ha mantenido el dinamismo y la prosperidad en las zonas
forestales debido a su capacidad regeneradora de la fauna y flora
original, respetando el medio natural”, añadió el Sr Porcuna. La
ganadería ecológica, además procura limitar las cargas ganaderas por
área, respetar los ecosistemas naturales, en especial en el secano,
hecho que se ignoró en el pasado, ocasionando deforestación de muchas
áreas en tiempos pasados.

Gran parte de la producción ecológica actual en España se desarrolla en
el secano. Según el MAPA, en España había a diciembre de 2004, casi
400.000ha, entre pastos, bosques y zonas de recolección silvestre,
registradas de agricultura ecológica. Otras 330.000ha están siendo
manejadas con el método ecológico. De ellas casi 160.000ha se dedican a
sembrar cereales, leguminosas y para barbecho. Además existen más de
144.000ha de cultivos leñosos mediterráneos típicos del secano español,
como el olivar (91.208,65ha), los frutos secos (38.177,59ha) y la viña
(15.000ha), que se cultivan bajo el método ecológico, con prácticas de
muy bajo riesgo de provocar incendios

Por otro lado, el área dedicada a los cultivos de secano en España es
todavía grande (13 millones de ha, incluyendo 4 millones de ha de
barbechos), lo que significa que casi el 85 % del total de la Superficie
Agraria Útil (24.060.000ha) están situadas en zonas de secano. Los
grupos de cultivo de secano más destacados (en miles de ha) son:
Cultivos herbáceos (8.751ha); Barbecho y no ocupado (4.564ha); Cultivos
leñosos (4.295ha); Prados naturales (1.248ha); Pastizales (5.203ha)

“œUna superficie territorial de más de 15.000.000ha, con una repercusión
tan clara en el medio ambiente y en el resto de la actividad económica
agraria, forestal, hídrica y social del país, requiere sin duda un Plan
Estratégico Estatal del Secano, que valore y reconozca su papel”, agregó
el Sr. Gonzálvez. Este plan debería reconocer la contribución particular
que hacen las prácticas de la agricultura y ganadería ecológicas, en
especial la función del ganado en el buen uso y manejo del monte en la
prevención de los incendios, la conservación del suelo y del medio
ambiente en general, entre otros beneficios, sobretodo en las zonas
áridas del secano mediterráneo. “œEl Plan debería apoyar la
transformación de estas áreas de cultivo de secano a la agricultura
ecológica, como el método más adecuada para aprovechar estos
territorios, una vez aceptada las limitaciones que tiene y el gran
aporte a la prevención de los incendios forestales”, concluyó.

Más información en.

Seguici in Facebook