Agricultores exponen en Bruselas los efectos del Cambio Climático

Bruselas, 23/11/2005, (Ecoestrategia).- Un agricultor español acudió a Bruselas, junto a otros ciudadanos de Alemania, Italia y Reino Unido, para exponer su testimonio en primera persona sobre los efectos que el cambio climático tiene actualmente en su vida diaria y en su actividad económica. Entre las consecuencias más alarmantes, ya figuran la desaparición de la nieve en Escocia, la disminución de las abejas en Italia, las pérdidas de cosechas en España, el deterioro de los bosques alemanes y el aumento del nivel del mar en la costa inglesa.

Bautizados por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF/Adena) como “Testigos del Clima”, todos ellos piden a la Unión Europea (UE) una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Una semana antes del comienzo de la XI Conferencia de las Partes del Convenio sobre Cambio Climático de Naciones Unidas y de la primera Reunión de las Partes del Protocolo de Kioto (COP/MOP), los “Testigos del Clima” de WWF/Adena han acudido a Bruselas para explicar los efectos que el cambio climático está teniendo en la actualidad sobre su actividad diaria. Su objetivo es demostrar que el cambio climático no es un problema que pueda darse en el futuro, sino que ya está teniendo consecuencias sobre Europa. Por esta razón, han pedido a la UE una reducción urgente de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Entre los Testigos del Clima que han visitado Bruselas, cabe destacar la presencia de José Luis Oliveros Zafra, un agricultor español de 46 años, que ha perdido el total de sus cosechas de legumbres y cereales a causa de la catastrófica sequía veraniega. Oliveros sostiene que el hecho de que el clima sea cada vez más impredecible se traduce en mayores dificultades para vivir de la agricultura en España.

De igual forma, Georg Sperber, un trabajador forestal de 72 años de Alemania, ha explicado las consecuencias dramáticas del aumento de las temperaturas para los abetos del bosque “Steigerwald” de Baviera. Según Sperber, estos árboles son fundamentales para la industria forestal alemana, pero se encuentran afectados cada vez más por los ataques de las plagas de escarabajos que ponen en peligro su futuro.

Por otra parte, Cassian Garbett, el último residente permanente de una de las cinco casas de guardacostas cercanas a Seaford (costa sur de Inglaterra) de 45 años, ha sido testigo del aumento del nivel del mar y de la mayor frecuencia de las tormentas. Garbett apunta que los fenómenos climáticos extremos se han llevado las defensas costeras que el ejército había construido durante la guerra.

Asimismo, Alan Stewart, de 49 años y dueño de un centro para perros de trineo en Escocia, ve cómo su negocio está amenazado por el aumento de las temperaturas y la desaparición de la nieve. Además, como consecuencia de estos cambios, los huskies siberianos mudan a mitad del invierno.

Por último, Giuseppe Miranti, un apicultor italiano de 26 años, relata que a consecuencia de las temperaturas más cálidas las plantas florecen en épocas extrañas cambiando así el comportamiento de las abejas que reducen su actividad. A esto se añade que los parásitos redoblan sus ataques, por lo que la producción melífera decrece.

Stephan Singer, Responsable de la Unidad Europea de Cambio Climático y Energía de WWF/Adena, explicó: “Para tener credibilidad internacional, Europa debería cumplir sus compromisos con el Protocolo de Kioto y reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero un 8% para 2012. Este objetivo puede alcanzarse con un Programa de Comercio de Emisiones exigente que proporcione incentivos para inclinar al sector energético (el mayor emisor mundial de CO2) hacia un futuro más limpio y mayores reducciones después de 2012. Los ciudadanos esperan ver iniciativas auténticas por parte de la UE, puesto que el cambio climático constituye ya una realidad de su vida cotidiana”.

Seguici in Facebook